Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Lunes, 13 de diciembre de 2010
La Jornada de Oriente - Puebla -
 
 

 CUITLATLÁN 

El SNTE le advirtió a RMV que no le puede dar la espalda al sindicato

 
FERMÍN ALEJANDRO GARCÍA

La lectura entre líneas que se pudo percibir en el mensaje que la sección 23 del SNTE lanzó el sábado –en el segundo Encuentro de la Unidad– es que Rafael Moreno Valle Rosas no podrá hacer ningún cambio en materia educativa si no toma en cuenta al sindicato magisterial, y en otros ámbitos, si se olvida de quienes le ayudaron a ganar los comicios del 4 de julio.

La relevancia de este mensaje cifrado, que se hizo ante unos 5 mil profesores reunidos en el Complejo Cultural Universitario, es que sí a alguien le debe el triunfo Rafael Moreno Valle Rosas es al SNTE y a los operadores de la sección 23, encabezados por Eric Lara Martínez, quienes realizaron el trabajo más fino para movilizar ciudadanos a las urnas y para desactivar a la estructura del PRI.

Aunque en el encuentro del sábado en los discursos oficiales nunca se hizo alusión al proceso electoral ni mucho menos hubo el más mínimo asomo de malestar con el próximo gobierno, ni el saliente; queda claro que el SNTE 23 organizó el encuentro para mostrar su poder de convocatoria y la fortaleza de sus líderes, que lo mismo pueden hacer ganar a un candidato a la gubernatura, que ser factor de derrota de una fuerza política.

Y esto viene a colación por dos aspectos fundamentales:

1. Hace un año, casi en la misma fecha, pero en el mismo lugar y con los mismos líderes magisteriales, es decir Eric Lara y Rafael Ochoa, quien es el secretario general de la organización a nivel nacional, se pactó con el gobernador Mario Marín Torres y el actual titular de la SEP, Darío Carmona García, una agenda educativa que se desarrollaría a lo largo de 2011.

Ese acuerdo en ese entonces se interpretó como un acercamiento que podría derivar en un pacto político–electoral a favor del PRI o por lo menos para que no hubiera una relación hostil entre ambas partes.

Al final Darío Carmona no hizo nada para consolidar ese acercamiento entre el SNTE y el gobierno, lo que derivó en que el sindicato no tuviera las más mínimas dificultades u oposiciones para acabar brindando apoyo económico, logístico y político al candidato opositor Rafael Moreno Valle Rosas. Basta recordar que fueron los operadores de la sección 23 quienes lograron que la mayoría de los candidatos a ediles del PT pidieran el voto diferenciado a favor del aspirante a la gubernatura de la Coalición Compromiso por Puebla y eso, le habría significado por lo menos unos 100 mil votos al ganador de la contienda.

Las consecuencias de la equivocación del PRI y de Darío Carmona de haberle dado la espalda al SNTE son obvias: fueron un factor decisivo de la debacle del tricolor.

2. Rafael Moreno Valle Rosas ha empezado a dar muestras de que pagará con creces las facturas políticas que le debe a la presidente del SNTE, Elba Esther Gordillo Morales. Sin embargo, eso no significa que tenga de su lado al grueso de los maestros y a los dirigentes locales del sindicato.

Varios gobernadores han cometido el error de suponer que si tienen la simpatía de Elba Esther Gordillo tienen de su lado a las bases magisteriales, lo cual es un grave error.

Moreno Valle ha dado muestras de que tiene el deseo de tener una relación cercana al sindicato magisterial, razón por la cual mandó el sábado a su próximo titular de la SEP, Luis Maldonado Venegas, a pronunciar un efusivo discurso en el que prometió que no habrá ningún cambió en la educación sin el consenso de los profesores. Pero eso no es suficiente ni es garantía de nada.

El próximo jefe del Poder Ejecutivo, si quiere tener de su lado al SNTE, tendrá que buscar mejores beneficios económicos y sociales para los maestros, dar participación política al SNTE y lo más importante,  contener a dos sectores fundamentales de su gobierno, las cuales serán:

Por un lado, los panistas provenientes del Yunque y por otro lado, a muchos de sus colaboradores, que serán de corte gerencial y derechistas. Ambos sectores se caracterizan por ser enemigos de la educación pública, laica y gratuita; de los sindicatos en general, en particular del SNTE; y de todo aquello que no se ajusta a los criterios de política económica neoliberal, la cual domina la vida del país y es una fábrica de pobres.

Dicho de otra manera, Moreno Valle corre el riesgo de transitar con el SNTE la misma ruta que tuvo con Felipe Calderón Hinojosa, ya que el sindicato magisterial primero fue factor para que el panista ganara la presidencia de la República y luego de una luna de miel que duró un par de años, la relación del mandatario federal se ha ido erosionando con el sindicato magisterial, a tal grado que Elba Esther Gordillo ahora la apuesta a que el PRI regrese a Los Pinos por la vía de Enrique Peña Nieto.

Sí Moreno Valle comete el mismo yerro de Darío Carmona y su relación con el SNTE, podría estar cometiendo un error capital para su próximo gobierno. 

 

En la UAP no habrá ningún cambio

Ante las versiones de que entre este mes y enero de 2011 habría importantes cambios en el gobierno central de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP) de cara a la sucesión rectoral, este fin de semana se frenó esas versiones y quedó asentado que ni en el corto o mediano plazo no habrá cambio alguno en la administración central de la institución.

Este sábado, en el Complejo Cultural Universitario, el rector de la UAP, Enrique Agüera Ibáñez, aprovechó la oportunidad para acercarse a conversar de manera informal con un grupo de periodistas y tildar de “mentiras” y “chismes” las filtraciones que indicaban supuestos cambios de los dos funcionarios de su mayor confianza: Damián Hernández Méndez y Jorge David Cortés Moreno.

Flanqueado de Damián Hernández, el rector indicó que él nunca ha usado las filtraciones para anunciar cambios en su equipo de trabajo y recordó, que cuando integró su primera administración, nadie pudo pronosticar que José Ramón Eguibar Cuenca sería nombrado secretario general de la UAP.

Agüera dejó en claro que el periodo de la sucesión es todavía remoto y que no tiene ni motivos ni interés de quitar de la secretaría general a José Ramón Eguibar y poner en esa posición a Jorge David Cortés, y mandar a la Dirección de Comunicación Social a Damián Hernández.

 
 
Copyright 1999-2010 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV