Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Viernes, 3 de diciembre de 2010
La Jornada de Oriente - Puebla - Política
 
 

Calderón impulsó las coaliciones porque sabía que AN iba a perder: Bartlett Díaz

 
MARTÍN HERNÁNDEZ ALCÁNTARA

El ex gobernador de Puebla, Manuel Bartlett Díaz, aseguró que el presidente de la República, Felipe Calderón Hinojosa, promovió la conformación de alianzas entre la derecha y la izquierda porque sabía bien que su partido, Acción Nacional (PAN), no tenía la menor posibilidad de triunfo en las elecciones estatales del presente año, en las que vienen y en la presidencial de 2012.

Durante una conferencia que dictó ayer en el auditorio de la Facultad de Derecho Universidad Autónoma de Puebla, “La importancia de la Revolución Mexicana y su impacto político–social en el siglo XXI”, Bartlett aseguró que las coaliciones han servido de parapeto para Acción Nacional, porque a ella sólo se ha sumado una facción del Partido de la Revolución Democrática (PRD) –la que encabeza su presidente, Jesús Ortega Martínez– “que poco o nada representa”, y los otros institutos políticos que no tienen representatividad significativa en la sociedad, como Convergencia y Nueva Alianza.

El también ex senador de la República puso como ejemplo el caso poblano: “hablan de que ahora un gobierno plural, una coalición (Compromiso por Puebla) es la que va a gobernar, pero lo cierto es que, y eso todos lo sabemos, la corriente de los chuchos no es nada en Puebla, son apenas tres o cuatro personas. Ese es un chiste, porque el que verdaderamente va a gobernar es el PAN, y si no hay que ver bien con quién va (Rafael) Moreno Valle, se la pasa muy contento en actos panistas donde se aplauden unos a otros”. Su aseveración causó hilaridad en algunos de quienes lo escuchaban.

Antes de su ponencia, Bartlett Díaz ya había enfilado sus baterías contra el gobernador electo.  En una entrevista que varios reporteros le hicieron en pleno arroyo vehicular de la unidad académica, alguien le preguntó qué opinaba sobre la investigación que se realiza a la administración del fideicomiso de la Reserva Territorial Atlixcáyotl–Quetzalcóatl, a lo que respondió: “lo que yo he dicho es que la reserva territorial que rescatamos para esta ciudad ha sido mal manejada, y qué bueno que hagan una investigación a fondo de cómo se vendieron esos terrenos”.

–¿Qué opina usted de la corrupción imperante en muchos funcionarios de gobierno?– le cuestionaron.

–Que se investigue y que se investiguen también los hoyos financieros de antes; es decir, vamos a hacer una limpia general, ¿no?, porque por ahí hay también un “hoyo financiero” que no se ha aclarado, ¿verdad?

Los informadores también le pidieron su opinión sobre la posibilidad de que la sempiterna lider del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo Morales, respalde al Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la elección presidencial dentro de dos años, a lo que respondió que no se puede confiar en una política que lo mismo apoyó al tricolor en el estado de Veracruz para que ganara Javier Duarte Ochoa la gubernatura e hizo lo propio para que Rafael Moreno Valle, bajo las siglas de Acción Nacional, obtuviera el mismo cargo en Puebla.

El ex secretario de Gobernación federal, quien fue presidenciable en dos ocasiones, también criticó desde la entrevista al Primer Magistrado del país: “¡Calderón está liquidado!”, aseguró, al tiempo de explicar que en su administración la pobreza ha aumentado dramáticamente, el Ejército está en las calles y la violencia es el pan de cada día.

Añadió que otro rasgo distintivo del gobierno de Calderón es que no ha sabido poner freno a los poderes fácticos como las empresas televisoras y los organismos sindicales, en franca alusión al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

En su conferencia, Bartlett manifestó que el papel de Televisa y TV Azteca –esta última “una institución pública que se robaron los dos Salinas” (Carlos, el ex presidente de la República, y Pliego, el dueño de la televisora del Ajusco)– para ejercer un dominio “cretinizante” (sic) de manipulación, es el que juegan todas las televisoras locales en los países en los que los gobiernos planean reformas para acabar con las lacras del neoliberalismo.

“Lo vimos con la cobertura que CNN le dio a la guerra de Irak, en donde nos mostraron la heroicidad de un grupo de marines fuertemente armados sometiendo a un terrible dictador por un hombre bueno y casi santo llamado Bush. La televisora hace la labor de la manipulación global y las locales hacen la labor de la manipulación local”, señaló el ex gobernador.

En México las dos televisoras plantean la insostenible guerra del narco como “una lucha entre el bien y el mal, en la que las fuerzas del bien someten al pozolero, al barbas, al profe. Esos espacios son patrocinados por la PGR que tiene mucho dinero ahora de las partidas que le han quitado a la educación”.

Particularmente sobre la guerra contra el narco, Barlett manifestó que es un total despropósito porque la sangre la está poniendo México, con 30 mil muertos para que la droga no pase a Estados Unidos, en donde enervantes como la marihuana son consumidos en 18 estados a discreción, bajo el pretexto de que es para uso terapéutico.

La Revolución

Ya en la conferencia, Manuel Bartlett Díaz aseguró que los festejos por el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución fueron deslucidos y excluyentes del pueblo, precisamente porque Calderón representa al sector conservador que en el siglo XIX y XX se opuso a los movimientos de reivindicación social.

Recordó, por ejemplo, que la de la Independencia fue celebración vedada, un espectáculo televisivo que excluyó a las mayorías. A Calderón y al PAN, apuntó, no le quedó otra que apechugar y celebró a los héroes que encabezaron una gesta libertaria sobre el imperio español, pero no hay que olvidar, acotó, que antes de que fueran gobierno, los panistas festejaban la consumación de la Independencia el 27 de septiembre, rindiendo tributo al Ejército Trigarante, cuyos dirigentes a la postre se convirtieron en la nueva casta tiránica de México.

Sobre los festejos de la Revolución, expresó se convirtieron en una alegoría militar, “porque Calderón sólo puede pensar en términos de armas”.

El ex gobernador resaltó en varias ocasiones el hecho de que el gobierno de Calderón sólo resaltó en las celebraciones del primer siglo de la gesta revolucionaria la figura de Francisco I. Madero, “porque fue la única que más o menos le acomodaba”, pero prescindió del tributo a otros próceres como Zapata o Carranza.

La lucha de Zapata, explicó, representa la lucha por la justicia social, uno de los dos ejes de la Revolución: su objetivo era establecer un régimen de contenido de equidad social, principalmente mediante la disolución de latifundios. “Los campesinos eran siervos” y encabezaron una brega en ese frente al que también desde otras trincheras se unieron los obreros por la reivindicación de sus derechos, ya que la regulación del trabajo fue otro punto medular en las demandas.

Sobre Carranza, el ex gobernador poblano señaló que su virtud como triunfador entre los caudillos es que supo recoger los principios de la Revolución e impulsó los principios de soberanía social, que forman el otro eje del movimiento social.

Bartlett reconoció que han habido retrocesos, estancamientos y traiciones al proyecto revolucionario de México, pero destacó que las garantías sociales y la soberanía que se tiene aún es resultado de los gobiernos que emergieron de ese movimiento, y no de “la reacción” que se ha empeñado en ir desmantelando el aparato productivo y educativo del país.

 
 
Copyright 1999-2010 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV