Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Viernes, 3 de diciembre de 2010
La Jornada de Oriente - Puebla - Cultura
 
 

José Luis Velázquez reúne 25 años de su trabajo pictórico en Compartir espacio

 
PAULA CARRIZOSA

La sombra y la luz, la textura y el plano, la línea recta y la curva, el blanco y el negro; son algunas de las dualidades que hay en la pintura de José Luis Velázquez, un artista poblano que el día de ayer, en San Pedro Museo de Arte, inauguró la exposición Compartir espacio, la cual reúne parte del trabajo realizado en 25 años.

Más por iniciativa propia que por el respaldo de las instituciones encargadas de difundir la cultura, el artista trabajó en esta muestra que está dedicada a festejar las más de dos décadas en las que no se ha comprometido con otra cosa que no sea la pintura.

Recordó que luego de estudiar en el Instituto de Artes Visuales, allá por el año de 1983, comenzó a pintar y fue el propio Héctor Azar, quien reconoció que “en Puebla, era el único artista auténtico”.

De su generación, expresó que algunos han muerto, otros han cambiado de residencia y otros más, se dedican a otras cosas que nada tienen que ver con la pintura.

Sobre Compartir espacio, detalló que la colección refleja las diversas etapas por las que ha pasado su obra, en la que resaltan aquellos detalles que de repente aparecen y luego se diluyen, para posteriormente, volverse a imponer en su pintura.

Velázquez señaló que series como Rezos y sueños se caracterizaron por elementos como el círculo y el cuadrado, mientras que en Estudios de la eternidad resaltó su preferencia por el número tres: puntos, líneas o círculos pequeños.

Su obra, continuó, va entre los estilos figurativo y abstracto, que utilizan una gama de colores sobrios como negro, blanco, ocres, sepias y grises, en los que resalta el rojo, “que se impone sobre los otros, como la vida”, precisó.

–¿Por qué continúa haciendo pintura, cuando algunos aseguran que es una disciplina caduca?

–Creo que todo va siendo conforme corre el tiempo: hace años los impresionistas pensaron que la fotografía terminaría con la pintura, y ésta sobrevivió. Ahora hay un sentimiento paralelo, y se debe a los adelantos tecnológicos, pero creo que la disciplina es capaz de apropiarse de los elementos que le convienen y de adaptarse. Al final, todo se va enriqueciendo”.

Compartir espacio se compone de 36 obras. De la exposición resalta un texto de la especialista Monserrat Gali Boadella, quien ha reconocido el trabajo y la trayectoria de este artista

La obra estará expuesta durante todo el mes de diciembre en el inmueble ubicado en la 4 Norte número 3, en el Centro Histórico de Puebla.

 
 
Copyright 1999-2010 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV