Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Miércoles, 26 de octubre de 2010
La Jornada de Oriente - Puebla -
 
 

 CUITLATLÁN 

En riesgo, “la transición de terciopelo”

 
FERMÍN ALEJANDRO GARCÍA

Tal parece que la llamada “transición de terciopelo” entre el gobierno del estado saliente y el entrante está en riesgo por la actitud que han tomado miembros del Partido Acción Nacional (PAN) y del Consejo Coordinador Empresarial –cercanos al círculo del gobernador electo Rafael Moreno Valle Rosas– de empezar a golpear a la actual administración del Poder Ejecutivo por temas como la obra pública, la última cuenta pública del sexenio y la venta de dos predios en la reserva territorial Atlixcáyotl–Quetzalcóatl.

Los ataques y filtraciones contra el gobierno de Mario Marín Torres no han salido del círculo cercano a Moreno Valle, pero sí del grupo del panista Pablo Rodríguez y el organismo cúpula de los empresarios, lo cual rompe con el esquema de que había que sacar adelante la transición en un ambiente de respeto, cordialidad, colaboración mutua y estabilidad.

Esa situación crea un problema mayor y una duda en torno al gobernador electo, Rafael Moreno Valle Rosas, por lo siguiente:

El problema que genera esta situación puede ser de consecuencias mayores si no se controla; me explico: a todas luces la gente del PAN al atacar al actual Poder Ejecutivo, tal como lo ha hecho en los últimos días al grado de llegar a la amenaza de emprender un juicio político contra el gobernador antes de que concluya el sexenio, muestra que los panistas siguen actuando como una fuerza política de oposición, como si estuvieran en campaña electoral, como si hubieran sido los perdedores de la contienda del 4 de julio, y no como el partido que próximamente, por primera vez en su historia, será gobierno en el estado de Puebla.

Si hubiera plena comprensión y madurez en el PAN del proceso político inédito que se está viviendo en Puebla, que es la llegada de la oposición al poder, los panistas y empresarios afines a la derecha actuarían con una visión de Estado, de civilidad y de sensatez, pues lo único que están generando es una provocación a las fuerzas del PRI, y éstas, a partir de febrero de 2011, empezarán a actuar como grupos de presión contra el nuevo Poder Ejecutivo.

En el momento actual, Mario Marín y quienes forman su grupo están resintiendo los cuestionamientos, las críticas, filtraciones y denuestos que no son procesos legales. Por ahora son quienes sufren esa situación, pero a partir del próximo año, si la transición no camina con armonía, los marinistas podrían empezar a actuar de otra manera, que es atacar de manera permanente, sistemática, al gobierno de Moreno Valle Rosas.

Y si el próximo sexenio inicia con un ambiente de crispación política, que ponga en riesgo la estabilidad del estado, puede generar un costo político de graves consecuencias para las próximas administraciones del Poder Ejecutivo y de los gobiernos municipales del PAN.

¿Qué necesidad había de golpear al gobierno por el asunto de los terrenos de la Reserva Territorial Atlixcáyotl–Quetzalcóatl? Ninguna, al final de cuentas es facultad del gobierno desincorporar bienes públicos, es una facultad del gobernador en turno y el sexenio concluye hasta el último día de enero.

En todo caso, si la venta de los predios resultaba ser un acto ilegal o en condiciones ventajosas para los particulares que los adquirieran, eso tendría que ventilarse en instancias legales en el momento procesal oportuno  y hasta que se consumara la transacción.

La duda que genera dicho asunto es la siguiente: ¿el coordinador general de la transición, Fernando Manzanilla Prieto, ha consentido dichos ataques o ha dejado de tener control de la gente que rodea al gobernador electo Rafael Moreno Valle Rosas?

Si Fernando Manzanilla no consintió esos ataques, entonces es una situación preocupante, ya que el próximo equipo gobernante está perdiendo el control desde antes de tomar el poder.

Y si Manzanilla Prieto lo consintió, pues entonces desde el propio grupo de Moreno Valle se estaría rompiendo con el proceso de transición estable, terso y civilizado, y eso podría generar un costo negativo para el nuevo gobierno.

Norberto Tapia Lastisnere, con

un pie en Comunicación Social

 

Apunte este nombre: Norberto Tapia Lastisnere se perfila a ser el próximo director de Comunicación Social del gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas.

No es especulación, este funcionario federal ya ha empezado a tener contactos con miembros del actual gobierno para conocer el funcionamiento del área de Comunicación Social.

Tapia Lastisnere es un hombre cercano a Maximiliano Cortázar Lara, quien hace unos meses dejó la titularidad de la Coordinación de Comunicación Social de la presidencia de la República y fue nombrado vocero del Comité Ejecutivo Nacional del PAN.

Actualmente Norberto Tapia es director general de Televisión Educativa de la Secretaría de Educación Pública, el cual es un cargo tiene por segunda vez.

Antes de ser funcionario de la SEP fue director general de Relaciones Interinstitucionales en la Coordinación de Comunicación Social de la presidencia de la República, con Maximiliano Cortázar, y cuando Juan Camilo Muriño era secretario de Gobernación se hizo cargo de la Dirección de Radio, Cine y Televisión de esa dependencia.

Tapia tiene un largo historial en el gobierno federal que se remonta al conflicto armado de Chiapas, que explotó en 1994, pues fue coordinador del área de medios de comunicación en los –fallidos– diálogos de paz que hubo entre el Ejército Zapatista de Liberación Nacional y el gobierno de Ernesto Zedillo Ponce de León.

 
 
Copyright 1999-2010 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV