Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Viernes, 16 de julio de 2010
La Jornada de Oriente - Puebla -
 
 

 CUITLATLÁN 

Tres estrategias del SNTE que definieron el triunfo de Moreno Valle

 
FERMÍN ALEJANDRO GARCÍA

Un detalle que ha pasado desapercibido es que el Partido del Trabajo (PT) en los pasados comicios del 4 de julio obtuvo 241 mil 687 votos –de manera global– en la elección de ediles, pero en la de gobernador el número de sufragios se cae a 123 mil 634; es decir, se reduce en 118 mil 53 unidades. ¿Qué pasó? Que muchos candidatos a alcaldes del PT pidieron un voto diferenciado para ellos y para Rafael Moreno Valle Rosas, el entonces aspirante de la coalición Compromiso por Puebla.

Lo relevante de este asunto es saber quién operó ese comportamiento de los candidatos del PT, de quienes se pasó desapercibido que muchos de ellos eran profesores.

Ha trascendido que esa operación estuvo a cargo de un conjunto grande de negociadores y activistas del SNTE que tuvieron como cabeza central a Eric Lara, el secretario general de la sección 23 del sindicato magisterial.

Eso que pasó con varios candidatos del PT a presidentes municipales es una de las tres estrategias que tuvo a su cargo el SNTE y que fueron fundamentales para el triunfo de Rafael Moreno Valle Rosas.

La operación mayor se hizo una semana antes de las votaciones. Y mediante una llamada de Elba Esther Gordillo, la presidente del SNTE, que habría hecho a Moreno Valle, se nombró al líder de la sección 23  como la cabeza de todas las estrategias emprendidas, al señalarle: “Quien sabe de elecciones es Eric Lara”.

¿Por qué se hizo la mayor parte de las acciones una semana antes de los comicios? Porque  Elba Esther Gordillo siempre divide su apoyo a candidatos a puestos de elección popular en dos etapas. La primera es ayuda para las campañas. Y la segunda se da únicamente a favor de los aspirantes que tienen posibilidades reales de ganar, y es cuando el sindicato se involucra en la movilización de votantes.

Aunque en el caso de Puebla siempre se consideró al SNTE como principal soporte de Rafael Moreno Valle, en realidad el sindicato buscó llevar una relación cordial con el otro espirante fuerte, el priista Javier López Zavala. A tal grado que se había estudiado –dentro del sindicato magisterial– que el apoyo a la coalición opositora se reduciría únicamente al ámbito de las campañas.

La decisión de involucrarse en la movilización de votantes a favor de Moreno Valle se tomó dos semanas antes de la elección, cuando en el SNTE conocieron el rechazo de Javier López Zavala a acudir a un encuentro, que organizó el Comité de Acción Política del Magisterio el 29 de junio en el Centro de Convenciones, para escuchar las propuestas de los tres candidatos a la gubernatura.

Ahí se esperaba que llegara López Zavala e intentara ganarse el apoyo de los maestros ofreciendo importantes mejoras laborales para los docentes, como incrementar el aguinaldo a 90 días para los profesores que antes eran del ámbito federal o estableciendo mejores condiciones para jubilados y pensionados.

Ese desaire de Javier López Zavala no solamente generó desconcierto, sino que orilló al SNTE a decidir ir con toda su estructura en contra de la alianza PRI–PVEM.

Se sabe que quien intervino para impedir que López Zavala acudiera al en cuentro con más de 2 mil inspectores, directores y miembros de la estructura política del SNTE, fue el titular de la SEP, Darío Carmona García.

Las tres estrategias que emprendió el SNTE en los días previos a la elección fueron las siguientes:

1. Aunque muchos candidatos del PT a alcaldes fueron en un principio apoyados por el PRI, como una manera de hacer contrapeso a la alianza del PRD con el PAN a favor de Rafael Moreno Valle, al final un número importante de petistas no recibió el respaldo ofrecido por el tricolor.

Ese espacio, o mejor dicho ese abandono, fue aprovechado por el SNTE, sobre todo con los candidatos que son profesores, para apoyarlos económicamente y poco a poco irlos convenciendo de que buscaran el voto diferenciado a favor de Moreno Valle.

Incluso habrían recibido respaldo económico, material y logístico para que movilizaran a posibles electores el día de los comicios, pero con la condición de que los votos fueran a favor del antipriismo. O dicho de otra manera, contra López Zavala. 

Sería exagerado decidir que la totalidad de los 118 mil votos de diferencia que hay entre las cifras –del PT– de la elección de alcaldes y la de gobernador son producto de esa operación, pero sí una parte importante surgió de ese factor.

2. Se sabe que el SNTE infiltró las estructuras del Instituto Estatal Electoral y se buscó el respaldo de funcionarios encargados de distribuir la paquetería electoral o de tener bajo su responsabilidad los centros de votación en aquellas casillas que eran claves para el voto opositor.

De esa manera se evitó que en esos lugares funcionaran los grupos de movilización del PRI, sobre todo en lo relativo al riesgo de inflar votaciones.

Tal parece que en el PRI se les olvidó que ese trabajo lo sabe hacer bien el SNTE, y que hasta apenas hace unos años lo realizaba a favor del tricolor.

3. Otro lado flaco que aprovechó el SNTE, es que muchos operadores del PRI, es decir quienes garantizan los votos, no estaban conformes con el trato que les habían dado en el partido.

Se dice que el SNTE consiguió entenderse con  30 por ciento de esos operadores, una cantidad suficiente para evitar muchos votos a favor de la Alianza Puebla Avanza.

Todas estas operaciones del sindicato magisterial estuvieron a cargo de miembros de las secciones 23 y 51, así como un numeroso grupo de docentes que llegaron de la sección 36 del estado de México, de Michoacán y de Guanajuato, además de expertos que tiene la organización dedicados exclusivamente a cuestiones electorales.

En los últimos días se decidió que el general de todo ese esfuerzo sería Eric Lara. Por esa razón el 4 de julio, a eso de las 16 horas, la profesora Elba Esther Gordillo se comunicó con el dirigente de la sección 23 para preguntarle: “¿cómo vamos?”.

A lo que el líder local le respondió: “ya ganamos y todavía tengo a 3 mil operadores que nos pueden generar  30 mil votos en la capital ¿Qué hago?”.

“¡Mándalos!”, fue su última orden.

 
 
Copyright 1999-2010 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV