Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Miércoles, 1 de abril de 2009
La Jornada de Oriente - Puebla - Cultura
 
 

El teocintle es el ancestro del maíz, que ha dado identidad a México: investigador

 

El alimento básico de Latinoamérica / Foto Abraham Paredes
YADIRA LLAVEN

“El teocintle es un grano de cáscara dura, dificil de comer, que fue el ancestro del maíz, ese monstruo cultural mesoamericano, que sus pobladores aprendieron a domesticar, desde 2 mil 500 antes de Cristo, en el Ceneolítico tardío. Así lo demuestran sus pares iguales de cromosomas, tras evolución genética, que en la actualidad nos permite ser el alimento básico de Latinoamérica.

“Nuestros antepasados aprendieron a tostar el teocintle y convertirlo en palomitas, que fue una invención mesoamericana y no hollywoodense, como muchos creen. Hay que aclarar que la palabra maíz no es del lengua náhuatl, si no taina, pues los primeros españoles que llegaron a México entraron por esa parte”, expuso el investigador Tomás Pérez, del Centro de Estudios Mayas de la UNAM, quien ofreció cátedra el fin de semana en el Museo Amparo, sobre el surgimiento de la civilización.

En su exposición comentó que pese a las investigaciones, “aún no se explica cuál fue el método empleado por los mesoamericanos para lograr la transformación del teocintle al maíz. Es un misterio todavía”.

“El teocintle era una vaina de granos, y nuestros antepasados cambiaron totalmente su estructura genética para darle forma de mazorca, con pelos que se fecundan y se convierten en granos, y posteriormente se le creó el totomoxtle, la hoja de la que carecía. Los primeros olotes que se encontraron fueron de unos tres centímetros, muy pequeños, no como los de ahora que superan hasta los 20 centímetros”.

Muchos países se pelean la paternidad del maíz, polemica que ha sido recogida en la obra Historia de un bastardo, de Arturo Warman. “Ahí están los turcos, chinos, africanos, peruanos, guatemaltecos, pero sin duda es en la antigua Mesoamerica donde se gesta su creación”.

Existe, agregó el articulista de la revista Geografía Nacional, hasta un mito en otomangue, en nuestra cultura, que habla que el hombre fue moldeado de masa de maíz, y otro que narra el origen de los granos negros, rojos, amarillos y blancos.

Además del maíz, también se cultivo la yuca, el chile, el tomate, la jícama y el camote, productos que tienen la misma estirpe que el teocintle.

Por otro lado expuso, en América existieron una veintena de culturas, no sólo la mesoamericana, como Pampas, California, Amazonía, Caribe, Chaco y Andina, entre otras.  No obstnate, “la gran mayoría de la gente cre que la cultura mesoamericana fue la única que imperó en el contienente, cuando no es así”.

Por ejemplo, citó, las cerámicas más tempranas que se han encontrado han sido en la zona de Georgia y Miami, mucho antes que en México. Allá también existen pirámides muy similares a las de Mesoamérica. Además, “la cerámica es la delatora del sedentarismo y del subsitema de la agricultura, del resurgimiento de algunas aldeas y de la especialización de labores”.

 
 
Copyright 1999-2009 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV