Búsquedas en el diario

Proporcionado por
       
 
Viernes, 30 de mayo de 2008
La Jornada de Oriente - Puebla - Política
 
 

Se presentó el libro El Movimiento Estudiantil Poblano 1952–1957

Karmele Azcue Bilbao, autora del libro El Movimiento Estudiantil Poblano 1952–1957, aseguró ayer, durante la presentación de su texto, que es necesario que la Universidad Autónoma de Puebla (UAP) se preocupe más por valorar y preservar su historia, pues las mejores casas de estudios del mundo fundamentan sus cambios en ésta, y así lo debe hacer la universidad poblana.

 
Josué Mota Corro
Puebla, Puebla

La presentación del libro se realizó ayer en el salón Paraninfo del edificio Carolino de la UAP, en el marco de la Fería Nacional del Libro, y para presentarlo asistieron los académicos Rafael Torres y Guadalupe Prieto, quienes resaltaron la importancia de contar con un libro sobre el movimiento que impulsó la autonomía de la máxima casa de estudios del estado de Puebla.

El primero de ellos elogió el libro por mantener en la memoria colectiva de los universitarios a Francisco Arellano Ocampo, quien falleció en 1998 y fue dirigente de la Federación Estudiantil Poblana (FEP), quien impulsó y consiguió la reforma universitaria con la que llegó la autonomía de la UAP en el año 1956.

Rafael Torres comentó que en algunas ocasiones se encuentra a personas que conocieron el movimiento estudiantil de esos años y le hablan de los importantes logros de los últimos años de la UAP, entre los que se hallan premios nacionales, nuevos edificios, cambios en el mobiliario, pero se refieren al pasado de la universidad de modo despectivo, como por ejemplo: “Qué bueno que la universidad ya cambió, porque estaba muy mal”.

El orgullo de los universitarios, recalcó, consiste no sólo en los logros recientes, sino en el pasado y principalmente en los movimientos estudiantiles como el que abordan el libro de Azcue Bilbao y otros de la década siguiente.

Hay que recordar, dijo el académico, que durante el tiempo en que se promovió la reforma universitaria el gobierno de Rafael Ávila Camacho intentó en varias ocasiones militarizar la universidad, y todo lo que actualmente consigue la UAP es gracias a la búsqueda de la autonomía del movimiento estudiantil de lo que calificó como “la historia contemporánea de la universidad”.

Por su parte, Guadalupe Prieto expresó su beneplácito por participar en la presentación de un libro que, dijo, puede ser leído desde al menos cinco formas, ya que no sólo de habla del movimiento estudiantil, sino también de la forma en que se vivió el comunismo en aquellos años, de la lucha entre la Puebla progresista y la Puebla conservadora, de la vida cotidiana de Puebla y también de la participación de las mujeres en este movimiento fundamental para la construcción de la UAP.

Karmele Azcue Bilbao dijo que El Movimiento Estudiantil Poblano 1952–1957 fue escrito a partir de una serie de entrevistas realizadas durante casi un año con el dirigente estudiantil Francisco Arellano Ocampo, quien además fue un destacado investigador.

Dijo que este libro constituye un reconocimiento a Francisco Arellano Ocampo por la labor realizada a favor de la universidad como dirigente estudiantil. Finalmente, aseguró que es necesario que la UAP haga un mejor esfuerzo por preservar la historia y valorarla, para que a partir de ésta se hagan los cambios requeridos.

 
 
Copyright 1999-2008 Sierra Nevada Comunicaciones - All rights reserved
Bajo licencia de Demos Desarrollo de Medios SA de CV