Con homenajes y misas despiden al general Rafael Moreno Valle

Jorge Castillo
Intolerancia
Martes 16 de febrero de 2016

Finalmente los restos mortales del ex gobernador Rafael Moreno Valle, descansan en Atlixco, su tierra natal, luego de una serie de homenajes oficiales y religiosos.

En un ritual post mortem se unieron a la pena de los familiares, políticos, empresarios, funcionarios estatales, municipales, presidentes municipales, y ex gobernadores y ediles.


Fueron dos grandes eventos de homenaje a quien fuera gobernador de 1969 a 1972 en Puebla y que falleciera el pasado sábado a los 98 años de edad.

El primer homenaje se realizó en el Centro Integral de Servicios (CIS), donde se recordó institucionalmente al abuelo del gobernador Rafael Moreno Valle.

Ahí quien tomó la palabra fue el ex gobernador Melquiades Morales Flores y selló su discurso con la frase; “Sabía ser amigo de sus amigos”.

Además refirió que fue un hombre ejemplar que antepuso la política al servicio de los ciudadanos

Don Rafael gobernó nuestro estado con austeridad y excepcional entrega“, recordó el también ex gobernador Melquiades Morales al recordar la trayectoria del general al frente del gobierno de Puebla.

Posteriormente un numeroso sequito se enfiló hacia la Iglesia del Cielo, ubicada en la colonia La Paz, donde llegaron diversas personalidades del ámbito local poblano.

De los primeros en llegar a la iglesia para escuchar la misa oficiada por el arzobispo de Puebla, fueron su nieta, Gabriela Moreno Valle Rosas y su esposo Fernando Manzanilla Prieto.

Asimismo acompañaron el sequito, el presidente municipal Antonio Gali Fayad y su esposa Dinora López, además del edil de San Andrés Cholula, Leoncio Paisano.

Asimismo asistió el senador Javier Lozano, quien entro a la iglesia detrás del diputado federal Eukid Castañón Herrera; Fernando Morales y el ex futbolista Roberto Ruiz Esparza.

Asimismo todo el gabinete morenovalista asistió a la ceremonia religiosa, desde el Fiscal del Estado, Victor Carrancá, hasta Luis Bank Serrato.

Además diputados locales como Patricia Leal y Jorge Aguilar Chedraui, no podían faltar.

En la ceremonia religiosa, el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, emitió palabras de consuelo a los deudos del ex mandatario estatal.

Al término del homenaje, con la urna que guardan las cenizas, con los colores de la bandera mexicana, en las manos del hijo del general y padre del actual gobernador Rafael Moreno Valle, el sequito se enfiló rumbo a Atlixco, pero no sin antes hacer una fila para dar el pésame al gobernador Rafael Moreno Valle, quien portaba un traje y corbata negra, que enmarcaban un rostro deprimido, ojos húmedos y taciturnos.

Remembranza 

Hace 47 años se pronunció por primera vez el nombre de Rafael Moreno Valle, en una toma de protesta del gobernador de Puebla.

Durante lo que fue una celebración que duró casi 24 horas, el abuelo del actual gobernador electo, tomó posesión del cargo aquel 1 de febrero de 1969.

En ese entonces, el doctor y general del Ejército Mexicano, Moreno Valle, llegó a Casa Puebla en un entornó político- económico muy parecido al del 2011.

El país se veía inmerso en una pugna, pero no contra el crimen organizado, sino contra los estudiantes universitarios o el comunismo.

Por estos mismos problemas estudiantiles, Moreno Valle llegó en medio de mucha expectación y esperanza, luego de controvertido sexenio iniciado por Antonio Nava Castillo, muy similar al de Mario Marín Torres.

Pero a diferencia de este último quien estuvo a punto de caer del poder apenas en su primer año de gobierno, Nava Castillo sí se vio obligado a renunciar en 1964 en unos de los momentos más difíciles de la historia poblana.

El gobierno local vivía en ese entonces, ácidos enfrentamientos con facciones políticas de izquierda arraigados en la hoy Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

El movimiento derivó en balaceras, mismas que Nava Castillo reprimió violentamente en numerosas ocasiones por medio de las corporaciones policiales locales.

Esto llevó al gobernador a renunciar a su cargo, dejando el poder a Aaron Merino Fernández, nombrado por el último presidente de la república poblano, Gustavo Díaz Ordaz.

El gobernador interino establece contacto y una serie de acuerdos con los dirigentes universitarios, aumento del subsidio y respeto absoluto a su Autonomía, lo que salva a Puebla, pero no lo quita de la incertidumbre.

Apenas tres meses antes del ascenso de “el abuelo” -como ahora es llamado-, se había registrado la masacre de Tlatelolco en la ciudad de México, donde cientos de jóvenes fueron asesinados por las autoridades, ese 2 de octubre de 1968.

Ese día, que hasta la fecha “no se olvida”, dejó una herida abierta en el pueblo, sobre todo en los estudiantes, que no borraron las promesas hechas por El Abuelo para congraciarse sobre todo con los universitarios, quienes se la cobraron tiempo después.

A los 98 años

Apenas en agosto del 2016, El Abuelo Rafael Moreno Valle celebró su cumpleaños 98, acompañado por su familia y amigos más cercanos

El general Rafael Moreno Valle nació en Atlixco, Puebla, el 13 de agosto de 1917.

Se graduó como Médico militar en 1940 y fue Senador de la República, Secretario de Salud Federal, Gobernador Constitucional del estado de Puebla y Presidente Nacional de la Cruz Roja Mexicana.

Pero la cercanía de Moreno Valle Rosas con su abuelo es de siempre, inclusive el nieto consentido en su página de Internet hace pública su admiración por su pariente de abolengo priista:

“Tengo un gran ejemplo en mi abuelo, el Doctor y General Rafael Moreno Valle, quien fue gobernador del estado de Puebla. Me enorgullece seguir sus pasos ya que fue un hombre dedicado al servicio público y a la ayuda a los demás, él fue una persona con valores que supo inculcar a sus hijos y nietos”.

“Así, de mi abuelo recibí la vocación de servicio, la enseñanza de lo que es estar en la política y la forma en que la política puede ser un instrumento para servir a los demás y la manera en que se puede utilizar el poder para servir a la gente”.

Inclusive en la revista Rostros del 16 de Mayo de ese mismo año, el primer gobernador panista de Puebla responde a la pregunta: “¿Quien te inspiró para entrar a la política?, fueron las pláticas, los viajes, las convivencias con mi abuelo lo que me inspiró a entrar al servicio público (…) Para mi fue un gran orgullo seguir sus pasos y llegar al Senado 48 años después que él”.