Alcalá se viste de opositora en su registro

Las bases del tricolor y los senadores de su partido acorazan el registro de la senadora con licencia.

Mario Martell
Intolerancia
Lunes 22 de febrero de 2016

Blanca Alcalá Ruiz aguardó seis años para registrarse como precandidata del PRI a la gubernatura y cuando lo hizo la senadora dejó la comodidad de sus declaraciones esquivas y mudó la sonrisa cliché para fustigar las aspiraciones futuristas de Rafael Moreno Valle, sus viajes en helicóptero mientras la mayoría de los poblanos se mueven a pie, el endeudamiento estatal y las obras sin utilidad social del gobierno morenovallista.


Alcalá Ruiz se enfundó en el corsé de política opositora y los priistas —que aprobaron la ley Bala y la ley de Proyectos de Prestación de Servicio (PPS)— aplaudieron a rabiar su oratoria “anti-régimen” y por momentos visceral, resguardados en la amnesia de consentir los excesos gubernamentales desde el Congreso local.

La senadora con licencia no delineó a profundidad la diferencia política entre su propuesta para gobernar ni tampoco hizo una autocrítica sobre el silencio priista en los temas polémicos del actual gobierno pero en su discurso intentó plantarse sólida frente a su adversario político, Antonio Gali, cuya tutoría desde Casa Puebla, intentó evidenciar en su discurso.

Ante cientos de militantes del expartidazo sobre la calle 5 poniente, Alcalá aludió a la dupla política morenovallista formada por el exalcalde, Antonio Gali Fayad y al gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, sus adversarios, quienes también provienen de las filas del PRI pero que hoy son panistas: “Vamos por una contienda dura en la que competimos en contra de un candidato impuesto y otro candidato que usa nuestros impuestos porque ansía ser presidente de la república y, vamos a ser honestos, ni siquiera tiene posibilidades”.

Alcalá quien, como lo hiciera Rafael Moreno Valle en su arranque de campaña desde el municipio de Eloxochitlán —uno de los más pobres del país— habló de la existencia de “dos Pueblas” acusando al actual gobierno de la desigualdad social. Actualmente, viven en Puebla, 3 millones 958 mil personas en situación de pobreza por lo que la pobreza de los poblanos será uno de los temas de la campaña política a la minigubernatura.

Alcalá estuvo rodeada por sus correligionarios de todos los grupos priistas. Desde su círculo próximo formado por Ricardo Urzúa, José Chedraui, Karina Romero Alcalá, Edgar Chmacero, Víctor Giorgana y Mónica Barrientos, hasta quienes bloquearon a la exalcaldesa en sus aspiraciones políticas hace seis años cuya reaparecieron para salir en la foto, marchar con ella como parte de la bufalada tricolor o saldar la deuda con su pasado político provocó reacciones polarizadas de júbilo o denuesto.

La senadora con licencia se movió entre la retórica opositora para “recuperar Casa Puebla” —Alcalá fustigó a Gali a quien delineó como “un candidato diseñado”— y el flashback de su pasado estudiantil que la condujo al sentimentalismo retórico y lacrimal para cerrar con una convocatoria para que el PRI le cierre el paso a Rafael Moreno Valle a la candidatura presidencial.

***

Blanca Alcalá Ruiz encabezó una caminata por el Centro Histórico de la ciudad para registrarse como precandidata del PRI a la mini gubernatura.

Las huestes priistas se dieron cita en el Gallito desde donde caminaron hasta la sede del PRI municipal donde se ubicó un templete colocado exprofeso para el mensaje de la candidata del tricolor

Alcalá aguardaba que fuera la hora para partir hacia su registro. Entre tanto, Alcalá Ruiz recibió en el patio del hotel Quinta Real los parabienes de los priistas: desde los exgobernadores Melquiades Morales Flores y Mario Marín Torres, a quien lo acompañaba su esposa, Margarita García hasta los dirigentes de los sectores priistas como Leobardo Soto Martínez, dirigente de la CTM; el exdiputado federal, Alberto Amador Leal, tío del diputado del PRD Carlos Martínez Amador, quien impulsó la coalición PAN-PRD a favor del morenovallismo; el subsecretario de la Sedatu, Juan Carlos Lastiri Quirós. También la acompañaron la diputada, Ivonne Ortega y su compañero senador por Jalisco, Arturo Zamora, quien fungió como vicepresidente de la mesa directiva del Senado.

Ortega, promotora de la carrera política de Blanca Alcalá, saludó afectuosamente a la senadora con licencia. La exgobernadora de Yucatán abrazó a Alcalá y la tomó de la mano en señal de triunfo.

La bufalada priista se puso a disposición de la virtual candidata del PRI a Casa Puebla.

Otros compañeros senadores de Alcalá se sumaron a las felicitaciones como: Mely Romero, Miguel Ángel Chico y David Penchyna.

Como turistas en pleno frenesí político, los priistas se subieron a un turibús que los trasladó al Gallito a donde ya la aguardaban las bases del tricolor.

La senadora con licencia caminó escoltada por el coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa y por el diputado federal, Jorge Estefan Chidiac. También en la primera fila se hallaban su compañera de bancada, la senadora, Lucero Saldaña Pérez y el presidente del Icadep, Guillermo Deloya. Del brazo del senador Gamboa se colgaba el exdiputado, Javier López Zavala. La acompañaban también la diputada, Ivonne Ortega, exgobernadora de Yucatán y la secretaria del PRI municipal, Mónica Barrientos.

Al viejo estilo, porras, consignas, mantas, gorritas con el nombre de la senadora, los sectores y las organizaciones del expartidazo marcharon para el registro de Alcalá Ruiz.

“¡Blanca gobernadora, Blanca gobernadora!”, corearon los priistas de a “pie”, los que cómo dijo en su discurso la senadora no se mueven en helicóptero.

La marcha fue atropellada pues cambió la trayectoria original pero finalmente llegó al pie del PRI municipal.

***

Afuera de las instalaciones del PRI municipal, la aspirante a candidata por su partido, Blanca Alcalá Ruiz se enfocó a descalificar las aspiraciones presidenciales de Rafael Moreno Valle, gobernador de Puebla, a quien consideró que carece de posibilidades de ser candidato a la presidencia de la República.

La senadora con licencia dedicó a Moreno Valle un “no le alcanza para se presidente de la República” metiendo al gobernador de lleno en su discurso.

La senadora no quitó el dedo del renglón de lo que consideró “obras faraónicas” de la actual administración estatal como la rueda de observación que costó 400 mdp y habló de la existencia de dos Puebla separadas y desiguales:

“Veo dos Pueblas de quienes se trasladan por helicóptero por los aires y quienes como ustedes vienen a pie”.

La senadora priista recurrió al mismo tema con el que Rafael Moreno Valle inició su campaña a la gubernatura en Eloxochitlán, uno de los municipios más pobres de Puebla, el 5 de abril del 2010. La “teoría de las dos Pueblas”.  En dicho municipio, el entonces candidato Moreno Valle dijo: “(…) veo a Puebla dividida, Puebla está dividida entre unos pocos que se han beneficiado de la corrupción y otros que la condenamos (…) en Puebla hay una minoría que quiere conservar sus privilegios pero hay una mayoría que está cansada de tantos abusos”.

Seis años después y con más de tres millones de pobres viviendo en Puebla, Alcalá fustigó al gobierno estatal, como lo hiciera Moreno Valle: “La Puebla que tiene solamente acceso a la rueda de la fortuna y la que no tiene fortuna. Veo la Puebla de los empresarios honestos y tratan a salir adelante, y veo a empresarios fuereños que son solamente resultados de este sexenio”.

Alcalá se dirigió a los militantes de su partido y les agradeció el esfuerzo por acompañarla en el día de su registro.

Además, agradeció a quienes aspiraron a ser los candidatos. “Por supuesto, a Enrique Doger, a Lucero Saldaña, a Víctor Giorgana, a Juan Carlos Lastiri a todas y a todos mis compañeros gracias por estar aquí”.

Acompañada también de sus padres y de su familia, Alcalá Ruiz habló de su vida en Puebla de cómo sus padres se hicieron poblanos por adopción: “En Puebla donde decidieron adoptar a Puebla como su casa, es aquí en Puebla donde he crecido y me he formado en la secundaria federal o la secundaria Zapata que aprendí que todo ello era importante”.

Alcalá Ruiz abordó el tema de la represión en contra de los opositores pero tampoco profundizó en uno de los temas que ha sido denunciado por actores sociales: “Me he encontrado que los presidentes tienen miedo, tienen miedo de acabar en la cárcel como el presidente de san Miguel Canoa”.

Aunque admitió que la actual administración ha realizado muchas obras de infraestructura criticó la utilidad social de las mismas: “Sé que muchas de esas obras no son funcionales porque a ellos no les importan ustedes”.

Además, Alcalá Ruiz abordó la deuda adquirida por el gobierno estatal a través de los Proyectos de Prestación de Servicios (PPS) que la bancada del PRI aprobó en el Congreso de Puebla: “Como nunca antes el estado está hipotecado”.

Pero a pesar de haber iniciado con fuerza su discurso al abordar el tema de la violencia hacia las mujeres, Alcalá hizo una lejana alusión, sin profundizar en los asesinatos en contra de mujeres en Puebla, que al menos hasta ayer contabilizaban en el año 15 asesinatos que podrían considerarse feminicidios: “Y como nunca antes necesitamos que las mujeres vuelvan a sentirse segura”.

Alcalá remachó en contra de las aspiraciones de Moreno Valle: “Sé que hay quienes hoy quieren tener aspiraciones presidenciales. La verdad es que no se los vamos a permitir. No les alcanza. Pero lo que sí nos alcanza a los priistas es recuperar Casa Puebla, dar esta batalla. Esta será la batalla por la dignidad, por la transparencia, por la justicia de los poblanos”.

La frase

“Puebla es más que obras y concreto, Puebla es su gente, Puebla es sus necesidades, Puebla es la gente del campo, Puebla es el estado que merece dignidad, Puebla es el estado que merece respeto.”, Blanca Alcalá Ruiz

A detalle

Alcalá Ruiz caminó escoltada por el coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa y por el diputado federal, Jorge Estefan Chidiac.