Venta de combustible robado provoca desplome de ventas en gasolineras de Calpulalpan: GUEPT

Venta de combustible robado provoca desplome de ventas en gasolineras de Calpulalpan, reveló la presidente de la asociación Gasolineros Unidos para los Estados de Puebla y Tlaxcala (GUEPT), Luz María Jiménez Almazán. Foto:Alejandro Ancona/La Jornada de Oriente

El robo de combustible en la región poniente de la entidad ha provocado que se desplome la venta de diesel en las estaciones de servicio de Calpulalpan, reveló la presidente de la asociación Gasolineros Unidos para los Estados de Puebla y Tlaxcala (GUEPT), Luz María Jiménez Almazán.

“El problema que tenemos ahora con el diesel es verdaderamente de espanto, en la región de Calpulalpan, que es paso obligado al nuevo aeropuerto, nos hemos percatado del desplome de las ventas de diesel debido a la escandalosa oferta del producto en el mercado ilegal, incluso lo hemos denunciado a las autoridades competentes y hemos llamado su atención para que vigilen ese tramo”, explicó en entrevista.

Jiménez Almazán aseguró que como asociación tienen evidencia documental y gráfica de que una gran cantidad de vehículos que se dirigen al aeropuerto con materiales “o qué se yo”, se abastecen del mercado ilegal, “está terrible la situación”.


Tras referir que se ha denunciado esta situación a los responsables de la seguridad en Tlaxcala, la dirigente de la GUEPT confió en que sean las autoridades las que se coordinen a fin de encaminar sus acciones al “foco del problema”, si bien “está a la vista de todos porque este tipo de acciones se presenta a pie de carretera, de manera libre y sin que nadie los moleste”.

En cuanto a las condiciones de seguridad en las estaciones de servicio, expuso que a diferencia de Puebla donde se presentan  asaltos cada vez más violentos, con armas de fuego y en algunos casos con saldo de personas muertas, en Tlaxcala solo se registra el robo hormiga, asaltos por la tarde o noche.

Sin embargo, observó que hay muy poco apoyo de parte de las autoridades para atender este problema, pues “desafortunadamente ha sido imposible hablar con el gobernador (Marco Antonio Mena Rodríguez), es imposible conseguir una cita con algún funcionario, todos se pasan la bolita. Pido una cita con el gobernador y después de meses me contestan y me mandan con el secretario de Gobierno y de ahí me mandan con el secretario de Desarrollo Económico y el de Economía me dice que no tiene nada que ver”.

Puntualizó que el “problema de la venta ilegal de combustible no se va acabar por decreto, no se va acabar solo y tampoco lo va acabar un gobierno por eficiente y bueno que fuera o por buena intención que tuviera; este delito que ha apremiado a la sociedad debe atacarse por varias vías y tiene que ser sancionado tanto el que vende producto ilegal como el que lo compra. Tiene que convertirse en delito grave, el robo, venta y compra de combustible robado, mientras eso no suceda va a seguir este problema”.

Puntualizó que en tanto los ciudadanos no se den cuenta que contribuir a la expansión del robo de combustible perjudica a todos y no asuman el firme propósito de no comprar combustible robado y no ser cómplice de este delito, “no vamos a prosperar”.