Vacantes y bajos salarios

En la conmemoración del Día Internacional del Trabajo una de las demandas de la clase laboral fue mejorar los salarios en Tlaxcala, pues no basta solo con que haya más opciones para emplearse.

En tema debe analizarse desde dos extremos, uno es el de empleos con una baja remuneración, que desafortunadamente es mayoría en Tlaxcala y en el país. Y el otro de puestos laborales bien pagados, pero que requieren un perfil profesional y del dominio de un segundo idioma, principalmente inglés o alemán.

En la Quinta Feria Nacional del Empleo que se realizó la semana pasada en Apizaco, las autoridades resaltaron que se ofrecieron más de 4 mil vacantes.


El número suena, de primera impresión, muy alto, pero 2 mil 623 vacantes fueron para personas que tuvieran secundaria terminada, lo que de inmediato lleva a deducir que los salarios no son los mejores. Otras 503 vacantes fueron para gente con primaria y 356 con preparatoria.

Además, empresarios de la rama textil se quejan de que tienen problemas para cubrir sus vacantes. Incluso, se habla de que hay alrededor de mil fuentes laborales disponibles en empresas de la región sur del estado. En esta cifra se incluye la demanda de personal de una industria de la rama automotriz, la cual ha tenido muchos problemas de mano de obra desde su apertura hace casi una década.

Como se verá, en Tlaxcala sí hay opciones de empleo en este momento, pero las autoridades deben analizar los motivos por los cuales no se insertan las personas al mercado laboral: falta de capacidad y adiestramiento, bajos salarios, estudios que no están acordes con el perfil que requieren las empresas o decidía de la gente por laborar.

En el caso de la industria textil, las generaciones de trabajadores ya envejecieron y han optado por la jubilación, pero a los jóvenes ya no les interesa ser obreros en este sector, si bien varias plantas han actualizado sus procesos y demandan gente con conocimientos actualizados. El Sepuede tiene un gran reto para acompañar el proceso de promoción de inversiones del gobierno estatal.