Por unanimidad, ejidatarios de Cuapiaxtla acuerdan no ceder tierras a empresas

Alrededor de 150 ejidatarios del municipio de Cuapiaxtla determinaron por unanimidad que no rentarán ni venderán las aproximadamente 800 hectáreas de cultivo a una empresa italiana que ofrecía a cada uno de ellos la cantidad de 25 mil pesos anuales, “ni a ninguna industria transnacional”.

En reunión celebrada el sábado pasado en la Casa Ejidal, a invitación del comisariado José Luis Romero, cerraron la posibilidad de negociar con esa firma extranjera que proyecta abastecer de energía a la planta Audi, ubicada en San José Chiapa, Puebla, informó el presidente del Sistema Producto Amaranto, Perfecto Barrales Domínguez.

“Son personas afectadas en las fracciones San Bartolo y La Capulinera, las cuales son las más arboladas del ejido y la mejor zona ecológica”, pero se encuentra rodeada de vías de ferrocarril, de conductos de gas natural, de postes de alta tensión y de tres pozos de riego, características que la convierten en un área atractiva para industriales.


Ya no vamos a ceder terrenos a las empresas transnacionales –acentuó-, nada para los alemanes, nada para los italianos, nada para los españoles, porque ya tenemos experiencia, el gobierno  nos ha dicho que como son proyectos de desarrollo la población iba a beneficiarse, pero fue todo lo contrario, no hubo ninguno y nada más ocuparon nuestras tierras de labor para negocios.

Por tanto, los ejidatarios prepararán un proyecto de agroindustria familiar, el cual será  presentado al gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez, para exponer una forma de “hacer redituable al campo” con la siembra de maíz nativo y amaranto.

En días pasados Barrales Domínguez denunció que una empresa italiana intentaba convencer a productores para que rentaran sus parcelas; sin embargo, ninguna autoridad intervenía en este asunto para mediar entre ambas partes.

“Por eso –recalcó- es que hubo una decisión unánime de no al proyecto de las celdas solares de Italia. Platicamos entre nosotros, pues reaccionamos a tiempo viendo la experiencia de Audi y otras, porque la gente sí estaba decidida a rentar”.

A la fecha ninguna autoridad federal ni estatal ha respondido sobre este caso, ni la presidencia municipal conoce del proyecto, eso –añadió- es extraño porque siendo una cosa tan importante para el territorio de Tlaxcala, no hay información al respecto.

Este silencio generó desconfianza entre los ejidatarios, pues “parecía que había gato encerrado” en lo que sería una obra industrial con inversión de millones de euros. “Cómo es que nadie sabía de esto”, ni el gobernador a quien se le entregó un escrito.