Un diputado en cada hijo te dio

Reducir el número de legisladores

Representantes de minorías en Tlaxcala

Bájenles el salario o que sean honoríficos


Se ha confirmado, informa la Xóchil, que PRI y PAN han presentado iniciativas para la reforma constitucional local que se armonice con los cambios “político–electorales”. Uno de los elementos más novedosos y, por lo tanto, donde se centrará la discusión es en la reducción del número de diputados, unos quieren a 21, otros a 24 y otros a 27.

La Malinche considera que no debería reducirse, sino ampliarse el número de diputados, siguiendo el señalamiento que hace el himno nacional: un diputado en cada hijo te dio, y así deberían ser reconocidos como legisladores todas las personas que hayan cumplido 18 años de edad y tengan un modo “honesto de vivir”.

Pero si todos son diputados, acota la Sábila, ya no tiene chiste ser diputado, tengo una mejor solución, que se queden en el número que están, pero bájenles el salario o conviértanlos en puestos honoríficos, así tendrán que chambear realmente por compromiso político o ciudadano y no desempeñarlo como una chamba.

Si mal no recuerdo en las clases de primaria decían que los diputados representan a la población, de ahí me surge la pregunta, dice la Xóchil: ¿Cuántos habitantes representa un diputado?

La Malinche y la Sábila se quedan con cara de juát, porque no saben qué responder, por lo que se meten a la computadora para ver qué encuentra y saber si existe un criterio que determine ¿cuánto ciudadanos representa un diputado?

Cuántos habitantes representa un diputado

Comencemos por Europa, dice la Malinche, por ejemplo en España, en promedio hay un diputado por cada 100 mil habitantes; el censo dice que viven 35 millones de españoles y tienen 350 diputados, el problema es que la base que se usa para cada zona autonómica no es la misma, mientras que en Teruel hay un diputado por 38 mil, en Coruña es uno por 133 mil.

La Sábila recuerda que la Constitución de 1857 tenía como base “uno por cada 60 mil habitantes o fracción que pase de 20 mil”, la que se aumenta en la Constitución de 1917: “52. Se elegirá un diputado propietario por cada 100 mil habitantes, o por una fracción que pase de 30 mil, teniendo en cuenta el censo general”, es decir, originalmente el criterio es la población resultante del censo.

Pero esos son los federales, yo creo que hay que centrarse en los locales, propone la Xóchil. ¿Cuánto habitontos representa un diputado local?, porque yo sé que en Campeche hay uno por cada 23 mil habitantes, en Colima uno por cada 26 mil, en Baja California uno por 30 mil y en Nayarit uno por cada 36 mil, en tanto que Tlaxcala es de uno por cada 36.5 mil habitantes.

Hasta parece que estás leyendo el mismo cuaderno que los españoles, pero no te das cuenta, le reclama la Malinche, que los vecinos de Tlaxcala tienen mucho más, por ejemplo Puebla tiene un diputado por 141 mil habitantes, el Estado de México uno por cada 200 mil, Veracruz uno por cada 152.8  mil e Hidalgo uno por cada 88 mil.¿Qué referencia hay que tomar?

¡Eso quiere decir que no hay un criterio!, afirma la Sábila, y la asignación de la cantidad de representación popular que recibe unos diputados está en función de la población, pero no existe un criterio, por lo que debería utilizarse otro criterio, porque si vemos cuántas personas eligieron a los actuales diputados, son algo así como presidentes de comunidad.

¡Eso no es cierto!, exclama la Xóchil, nuestros diputados fueron electos por la mayoría de los ciudadanos de su distrito, a grado tal que las mayoría que conjuntan a su alrededor les permite decir que son el mejor ejemplo de la cadena de transmisión de mando, ya que la mayoría le dio el voto para representarlos en el Palacio Legislativo.

Veamos qué tan cierto es eso, dice la Malinche, y se pone a revisar al embargado Instituto Electoral de Tlaxcala en su acuerdo CG 338/2013 “por el que realiza el cómputo de la elección de diputados por el principio de representación proporcional y asignación por partido político de las diputaciones correspondientes con base en la suma total  de los votos registrados en las actas de cómputo distrital derivadas de los procesos electorales ordinario y extraordinario de 2013”, uuuufffff.

En promedio eligen 7 mil 570 electores a un legislador

Como a la Malinche se le va el aire solo de nombrar el título del acuerdo, la Sábila procede a ordenar los votos válidos que se le asignó a cada partido político y descubre que seis diputados fueron electos por entre 5 mil y 6 mil votos, uno por más de 6 mil pero menos de 7 mil, cinco por más de 7 mil pero menos de 8 mil, tres por más de 8 mil pero menos de 9 mil, dos por más de 9 mil pero menos de 10 mil y dos por 11 mil y 12 mil votos, respectivamente. O sea que en promedio en Tlaxcala un ciudadano que logre 7 mil 570 votos se convierte en diputado.

Eso quiere decir que nuestros legisladores tienen en promedio la representación del ¡20 por ciento de los electores de su distrito!, se sorprende la Xóchil, luego entonces por qué siempre están diciendo que si las mayorías esto, que si las mayorías aquello, si ninguno de los que está ahí está por la mayoría de los votos de los ciudadanos de su distrito, sino de la mayoría de los que votaron, lo que quiere decir que son puros representantes de minorías. ¡Hay que formar un GP de enanos electorales!

La Malinche trata de bajarle la sorpresa a la Xóchil diciéndole que deberían hacer la propuesta para que dejen de existir los distritos y los diputados de mayoría, a efecto de que  todos sean representantes de minoría, bajo el siguiente criterio. Si los diputados representan a la población y la competencia de mayorías los reduce a ser electos por minorías, todo el estado podría convertirse en un distrito o circunscripción y si se decide que sean 21 diputados, eso quiere decir que cada diputados debe representar a 55 mil tlaxcaltecas, por lo tanto debería hacerse una lista con 21 candidatos y todos hacer campaña, porque no representan –como hasta ahora– un distrito sino a toda la población y los votantes elegir al partido que los postula, y de acuerdo con el número de votos obtenidos se les da un número de diputados.

La Xóchil le pide a la Malinche si fuera tan amable de explicárselo con manzanitas, por lo que ésta le expresa: supongamos que efectivamente se adopta el criterio de un diputado por cada 55 mil tlaxcaltecas y se toman como base los resultados de la elección de 2013, tenemos que el PAN obtuvo 100 mil 380 votos, el PRI 119 mil 933 votos, el PRD 88 mil 660 votos, el PT 32 mil 735 votos, el Verde 21 mil 600 votos, Movimiento Ciudadano 22 mil 255 votos, Panal 34 mil 239 votos, PAC 51 mil 261 votos y PS 39 mil 29 votos, eso quiere decir que  el PAN tendría un diputado, el PRI dos diputados, el PRD un diputado y hasta ahí.

El Congreso local se reduciría a cuatro diputados con verdadera representación, afirma la Sábila, pero como nadie va a quedar contento, bajemos la aspiración representacional y que no sean 55 mil, sino que el resultado total efectivo se divida entre el total de diputados que se considera deben formar parte del Congreso, que en éste caso supongamos son 21. De acuerdo con el acuerdo CG 338/2013, la votación válida en 2013 fue de 509 mil 492 votos, entre 21 significa que cada uno debe representar a 24 mil 261 votos, así el PAN tendría  cuatro diputados, PRI cuatro diputados, el PRD tres diputados, el PAC dos diputados, el PT, Panal y PS un diputado cada uno. El Congreso se integraría con 16 diputados. ¡Qué ahorro!

Pero los partidos no quedarían contentos, señala la Xóchil, por qué no les repartes las cinco diputaciones que quedan en función de su resto mayor, es decir, uno al PRI, uno al PRD, uno al PS, uno al Verde y uno a Movimiento ciudadano, con lo que la Legislatura alcanzaría para cuatro diputados del PAN, cinco del PRI, cuatro del PRD, dos del PAC, dos del PS y uno para el PT, Verde, Panal y Movimiento Ciudadano cada uno.

¡Estás loca!, eso nadie lo puede aceptar, bufa la Malinche, es como si estuvieras pidiendo que esta reforma le quite tres diputados al PAN, cuatro al PRI, uno al PRD, dos al Verde, uno a Movimiento Ciudadano y uno al Panal, eso no es posible, así que deja de hacer tus corridas y piénsale una solución menos dramática.

La Sábila considera que al no existir ningún criterio objetivo, la decisión de cuántos diputados deben formar la Legislatura será definido de forma arbitraria, quizá tomando de referencia las medias: si Campeche tiene un diputado por cada 23 mil 498 habitantes y el Estado de México uno por cada 200 mil, pues que se quede a la mitad, algo así como 100 mil, pero si Tlaxcala tiene un diputado por cada 36.5 mil habitantes, pues que se quede en algo así como dos veces lo que es actualmente, es decir 72 mil habitantes por diputado.

Ya ves, apunta la Malinche, mejor convirtamos en diputados a todos los tlaxcaltecas mayores de 21 años de edad y repartamos entre ellos el dinero que ahora ganan los legisladores, con lo que resolvemos un problema de ingresos y de representación.




Ver Botones
Ocultar Botones