Trabajadores ya están “hasta el gorro” de promesas incumplidas; exigen equidad y mejores empleos

El secretario general del sindicado de la Cerámica y la Construcción en la planta Porcel–Lamosa Revestimientos, Pascual Cuahutle Netzahualcóyotl pidió a los candidatos priistas comprometerse con las necesidades de los trabajadores. Foto:Alejandro Ancona/La Jornada de Oriente

Tras coincidir en que los trabajadores “ya está hasta el gorro” de promesas incumplidas de candidatos y del gobierno, representantes obreros demandaron el impulso a una reforma fiscal para disminuir las cargas impositivas que padecen los obreros, la atracción de mejores empresas “no tallercitos ni maquiladoras”, elevar el poder adquisitivo y eliminar la desigualdad laboral y discriminación hacia las mujeres, además de violencia y trata de personas, así como combatir el desafortunado incremento de feminicidios.

En la ceremonia de conmemoración del Día del Trabajo que llevó acabo la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y que fue utilizada para la promoción de algunos de los candidatos al Congreso de la Unión del PRI, los representantes de los obreros lamentaron las condiciones en las que se encuentran por la falta de las atención de las instituciones del Estado, así como la desigualdad que priva entre “ricos y pobres”.

En el acto, al que también llegó el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del estado, Noé Rodríguez Roldán, en representación del Ejecutivo local, así como integrantes del Poder Judicial y de instancias jurisdiccionales en materia laboral, los trabajadores pidieron mayor seguridad para frenar flagelos como violencia y trata de personas.


Marcía Rodríguez, integrante del Sindicato de Trabajadores del Cecyte, exigió frenar la desigualdad y discriminación que en pleno siglo XXI padecen miles de mujeres.

“Vengo a denunciar que todavía se padece feminicidio, violencia en el hogar, salarios bajos, mala atención en seguridad social y discriminación, que cese la trata de personas que es la esclavitud del  siglo XXI, alto a los feminicidios”, soltó ante cientos de integrantes de esta central obrera.

También pidió frenar la discriminación laboral que todavía enfrentan miles de mujeres, que por solo la condición de féminas perciben menores remuneraciones y un trato inequitativo en sus espacios laborales.

“Se debe frenar la discriminación, que no nos contraten por estar embarazadas, ya no más discriminación, solicitamos igualdad de género, que nuestra opinión sea tomada en cuenta por eso desde aquí levanto la voz, para que oiga el gobierno, porque urge tomar medidas para que nunca más existan patrones que no contraten a mujeres por estar embarazadas, que nunca más exista un estado de discriminación de género que hoy se presenta, hago un llamado para que construyamos la igualdad para que nunca más exista un papel que diga mujer embarazada o con distinto salario”, espetó Marcia Rodríguez.

En la celebración, que sirvió para que la CTM, principal central obrera del PRI, promoviera entre sus trabajadores a los candidatos priistas Anabel  Alvarado Varela, abanderada al senado y a los aspirantes a diputados federales, Blanca Águila Lima y Mariano González Aguirre –quien en su presentación fue abucheado por algunos sectores de los obreros-, el secretario general de la sección Porcel-Lamosa Revestimientos, del sindicado de la Cerámica y la Construcción, Pascual Cuahutle Netzahualcóyotl pidió a los postulantes a comprometerse con las necesidades de los trabajadores.

“Nos da gusto que nos acompañen las candidatas y candidatos a senadores y diputados federales, a los cuales les vamos a hacer una propuesta muy concreta, queremos su compromiso, necesitamos que se legisle para quitar la carga fiscal que los trabajadores sufrimos sobre el tiempo extraordinario que laboramos, no es posible que nos quiten más de 40 por ciento de los que percibimos por este concepto, es un crimen que a los cautivos se nos joda de esa manera”, dijo.

Abundó: “Si ustedes se comprometen a dar la batalla y legislar por quitarnos ese flagelo, nosotros buscaremos el apoyo de nuestra familia, nuestros amigos y el de cada uno de nosotros, para votar y hacerlos nuestros representantes en el Congreso de la Unión, pero queremos compromisos serios y con palabras, porque tomadas de pelo ya estamos hasta el gorro”.

De paso, exigió a nombres de sus compañeros, que el gobierno del estado incremente su gestión para atraer más inversión a la entidad, pero sobre todo, que ésta incida en mejores empleos.

“En Tlaxcala necesitamos que el gobierno redoble esfuerzos, que siga en el enfoque de sus acciones para atraer inversiones que puedan generar riqueza al estado, pero inversiones fuertes, no tallercitos ni maquiladoras que pagan poco y que no dan certidumbre a los trabajadores y sus familias, nosotros queremos trabajo decente con el que podamos salir adelante, no queremos dádivas, ni empleos burocráticos, utilizados solamente con fines políticos”, apuntó.

Además, el líder sindical pidió al gobierno del estado elevar el nivel educativo con la finalidad de que los futuros profesionistas obtengan las herramientas necesarias para atender las oportunidades de mejores plazas laborales y “no que éstas sean aprovechadas por gente de otros lados que vienen arrebatarnos esos trabajos”.

Cuahutle Netzahualcóyotl sostuvo que ya es tiempo que la demagogia de líderes obreros, empresariales y representantes populares termine, porque “se nos reconoce como unas de las manos de obra más productivas del país”, pero al momento de fijar las retribuciones eso no se toma en cuenta, por lo que “ya es tiempo que el agradecimiento se vea reflejado en nuestra papeleta y en nuestro bolsillo”.

En respuesta a las exigencias, la candidata al Senado por el tricolor, Anabel Alvarado sostuvo que la demanda de reforma fiscal de los trabajadores sería una de sus planteamientos de agenda parlamentaria que presentaría en caso de resultar ganadora, por lo que incluso, anunció que se reunirá con los trabajadores de la CTM para integrar la propuesta respectiva.

Tras los discursos de los trabajadores, la mayoría de ellos se fueron a convivir con sus respectivos sindicatos, que en esta ocasión, como casi siempre, además de dotarlos de uniformes deportivos y hasta tenis, dispusieron de viandas, grupos musicales y algunas cajas de cervezas.