Tito Cervantes Zepeda, nuevo procurador de Justicia de Tlaxcala

En la sesión ordinaria de este jueves, 23 de los 25 diputados se decantaron a favor de la designación de Tito Cervantes Zepeda como nuevo procurador de Justicia de Tlaxcala

El magistrado en retiro, Tito Cervantes Zepeda fue designado por el pleno del Congreso local como nuevo titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), quien se comprometió a un combate frontal a la delincuencia y a la corrupción, aunque dejó abierta la posibilidad de integrar con compadres y amigos su equipo al frente del Ministerio Público de la entidad.

En la sesión ordinaria del pleno de la LXII Legislatura local y a pesar de la presunta oposición que existía para aceptar la terna de aspirantes, 23 de los 25 diputados se decantaron a favor de la designación del ex presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), luego de que éste fuera considerado como idóneo para ocupar el cargo de procurador.

Antes de su unción, tanto Tito Cervantes Zepeda como los otros dos integrantes de la terna que remitió el titular del Poder Ejecutivo local, Marco Antonio Mena Rodríguez, al Legislativo, Marisol Barba Pérez y Marcelino Flores Rojas, presentaron un examen de oposición, en el que cada uno explicó sus argumentos en búsqueda del respaldo de los congresistas.


Al examen, celebrado ante el pleno del Congreso, Tito Cervantes Zepeda arribó con un séquito de amigos, incondicionales y seguidores, quienes prácticamente llenaron la sala de sesiones del Poder Legislativo para tratar de presenciar la ponencia de su amigo y después la unción del ahora procurador.

Ante un jurado integrado por el ex procurador de Puebla, Alberto Julián y Nacer, así como de los catedráticos Miguel Ontiveros Alonso y Alejandro Porte Petit González, quienes a decir de algunos profesionales del Derecho que también estuvieron presentes, realizaron un examen propio para el lucimiento de los concursantes, Tito Cervantes, Barba Pérez y Flores Rojas dieron a conocer su curriculum y algunas de sus principales propuestas.

Ahí y tras asegurar que su trayectoria es multianual en funciones de Ministerio Público, Tito Cervantes Zepeda sostuvo que al frente de la Procuraduría tendría “una gran tarea, porque necesitamos hacer todo lo necesario para que el nuevo sistema penal funcione a favor de la sociedad. Se requieren de varias acciones, debemos tener como prioridad la capacitación de los ministerios públicos y de la policía, porque ahora con el nuevo esquema las pruebas deben ser científicas, bien valoradas y reales para que sean sustento en el actuar de la PGJE, porque de otra manera no se tendrá éxito”.

Además, en su exposición de propuestas, sostuvo que es necesario atender de mejor manera el delito de la trata de personas, flagelo por el que lamentó ha sido estigmatizada Tlaxcala, a pesar de que, dijo, existe en todo el país, en el mundo y en toda la historia de la humanidad.

“Los tlaxcaltecas no somos culpables de un señalamiento, entonces lo tenemos que atender, para investigar este tipo de delito que lacera a la sociedad, es vergonzante pero no es un problema que atañe solo a Tlaxcala, lo tenemos que atender y elaborar acciones para tener éxito”, apuntó.

Además, admitió que el asunto de la corrupción que impera en el sistema de procuración de justicia sería una de las principales acciones a atender, porque ésta “se encuentra en todas partes, está infiltrada y es necesario buscar la manera de atender”.

También se pronunció a favor de la capacitación y del servicio civil de carrera de los integrantes de la PGJE,

Por su parte, los otros dos aspirantes al cargo de procurador, Barba Pérez y Flores Rojas, también hicieron lo propio, en donde ofrecieron capacitación y respeto irrestricto a los derechos humanos, así como combate a la corrupción e impulsar la equidad de género en la conformación de esa institución.

Sin embargo, tras un receso de más de una hora en el que el jurado deliberó, éstos determinaron que de los tres aspirantes, Marcelino Flores Rojas no era idóneo para ocupar el cargo de titular de la PGJE, por lo que los diputados solo tendrían que tomar en cuenta para el cargo a Barba Pérez y a Tito Cervantes Zepeda.

Por ello, al someter a votación por cédula, 23 diputados se decantaron por el ex magistrado y ex diputado local, Tito Cervantes Zepeda, mientras que un sufragio fue para Marcelino Flores Rojas –a pesar que fue declarado como no idóneo para el puesto– y una abstención.

Tras la declaratoria, de manera inmediata, Tito Cervantes Zepeda rindió la protesta de ley al cargo de procurador, hecho que generó júbilo entre las decenas de seguidores que el magistrado en retiro llevó al recinto.

Más tarde, en conferencia de prensa,  el ahora procurador aseguró que no llegará a dicha institución a “cortar cabezas” de funcionarios que han acompañado a la hasta este jueves titular de la dependencia, Alicia Fragoso Sánchez, ello “porque no es nuestro estilo, pero vamos a ver cómo está funcionando la PGJE y ya sobre la marcha vamos a ir dando los cambios que a veces son necesarios… vamos a hacer una evaluación del personal y con un equipo que llevaremos para ver a quienes debemos cambiar”.

Contrario a ello, ofreció contacto directo con la ciudadanía, pero para ello pidió el apoyo y respaldo de todos los sectores, incluidos los medios de comunicación.

“Seré un verdadero servidor público, estaremos en contacto con la gente, para que sepa que estaremos atento con la sociedad y hacemos un llamado a la ciudadanía para que nos ayude a mejorar las condiciones de seguridad de Tlaxcala y del país”, explicó.

Respecto a la atención al combate a la trata de personas, el nuevo procurador aseguró que la investigación científica será fundamental para frenar ese delito, aunque insistió en que los tlaxcaltecas no deben “autoflagelarse con ese estigma, porque si existen mafias y gentes (sic) que operan en ese sentido, necesitamos descubrirlas, pero para eso también necesitamos la colaboración de la sociedad”.

Además, asumió el compromiso de celo tolerancia tanto a la delincuencia como a la corrupción, “ese es el papel fundamental de la Procuraduría, no podemos tolerar delincuencia alguna, sería tanto como estar compaginados con ellos… y tenemos que investigar igual para que nuestro personal se conduzca de manera honesta, eso es lo que pretendemos y para ello habremos de ver la forma de que se les pague bien, porque ese es uno de los principales problemas que tenemos, por lo que buscaremos que tanto los ministerios públicos como la policía estén bien remunerados, y dignos, que no sean fácil de caer en el soborno”.

Sin embargo, Tito Cervantes Zepeda descartó la posibilidad de someter a un proceso de oposición la designación de la mayoría de los funcionarios de la PGJE, porque hacerlo por esta vía, “sería burocratizar esto, hay gente que debemos reconocer que tiene talento y la debemos premiar, llamarla a colaborar. Quizá solo el caso del subprocurador, que haga examen, aunque eso se lleva un trámite prolongado”.

En este sentido y en caso de que ratifique la posibilidad de realizar por oposición la designación del subprocurador, no aseguró que este ejercicio pudiera realizarse a través de una convocatoria abierta a la ciudadanía con el perfil que esa posición demanda.

–¿Pero las direcciones no serán para sus amigos?–, le inquirió un reportero.

–Pues vamos a tratar por todos los medios que sea gente responsable, que eso es lo importante, que se concientice de la importancia del trabajo que va a realizar, porque sí necesitamos desempeñarnos bien.

–¿Aunque sean amigos o recomendados?–, le reviró.

–Bueno, pudiera darse el caso, pero siempre y cuando completen los requisitos de honestidad fundamentalmente, conocimientos y algo de experiencia que se tenga para servir bien, sobre todo porque, repito, vamos a combatir la corrupción y entonces tenemos que hacer una advertencia para quienes lleguen que necesitamos conducirnos ya de forma diferente, porque ese es el reclamo y allá todo se sabe, ahora todo se sabe, todo está a la vista, no se puede esconder nada, admitió.

Por último, el nuevo procurador reiteró su compromiso por mantener a Tlaxcala como una de las entidades más seguras del país, pero para ello insistió en mantener la unidad social, porque “si no lo hacemos así, y ahora que vemos cómo ocurren asuntos graves en otros estados, no queremos que ocurran estos en Tlaxcala, sino al contrario, que sigamos siendo un estado seguro, esa es la pretensión fundamental”.