TELEFÉRICO PARA TLAXCALA. UNA CAPITAL EN BUSCA DE ARMONÍA

Teleférico para Tlaxcala. Una capital en busca de armonía. Una característica del ser humano es lo simbólico. Construye elementos concretos o abstractos con la intención de producir identidad en una persona, familia, grupo o sociedad.

Estructuras que no tuvieron esa intención, pero que se transformaron en emblemas. La torre Eiffel de París. El Big Ben de Londres. La estatua de La Libertad de Nueva York. El Golden Gate de San Francisco. Todas se convirtieron en elemento identitario.

Intencionalmente se han construido edificios con el propósito de darle un sello único a una ciudad determinada. Es el caso del Burj Khalifa en Dubái. El Taipéi 101 en Taipéi. El Empire State en Nueva York o las Torres Petronas en Kuala Lumpur.


En Tlaxcala se cuentan con elementos de identidad construidos ex profeso. La cuna de la nación. La cuna del mestizaje. El matlalcuéyetl. La Malinche. La Maquinita. El toro de lidia y hasta el puente rojo.

Tulio Hernández realiza el intento de convertir al Zahuapan en un río navegable. Hasta la fecha solo existen los muros de contención entre Teotlalpan y el centro expositor. Pero hasta ahora el nivel del agua no se contiene para botar los bergantines.

Alfonso Sánchez Anaya planteó la posibilidad de que La Malinche pudiera dotarse de nieve artificial para convertirla en un polo de atracción de la región centro del país. El esquí invernal sería la cereza del pastel para el turismo de aventura.

En el sexenio de Héctor Ortiz se planteó la posibilidad de prolongar la Rivereña hasta Atlangatepec, por un lado y por el otro, hasta el río Atoyac. Por debajo quedarían una especie de túneles que operarían como planta de tratamiento.

El primer presidente panista de la capital arriba con la idea de construir subterráneos que atraviesen la ciudad para facilitar el tránsito y dejar el centro histórico para el turismo peatonal. Hoy ha surgido una nueva propuesta: construir un teleférico para Tlaxcala.