Tan no se cumple con la sentencia

El 25 de noviembre de 2011, el Tribunal Superior de Justicia del Estado emitió una sentencia histórica contra el Congreso local por omisión legislativa con perspectiva de género.

En marzo de 2012, el diputado Silvestre Velásquez Guevara, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, Gobernación y Justicia y Asuntos Políticos daba lectura a cuatro modificaciones, dos al Código Civil y dos al Código Penal, que según esto, daban cumplimiento al mandato judicial. El gran problema es que al parecer los poderes del Estado no se han preocupado por conocer, por entender lo que significa la armonización con perspectiva de género.

Resalta el hecho de que ni la Dirección Jurídica ni el Instituto de Estudios Legislativos del Congreso se hayan preocupado por allegarse de la información suficiente y necesaria para que las y los legisladores supieran que esta tarea no es optativa, sino el cumplimiento de una obligación inherente a su investidura. Tan no se cumple la sentencia que las leyes del estado, en menor o mayor medida, fomentan y fortalecen condiciones de inequidad, injusticia y desigualdad entre hombres y mujeres.


Por ejemplo, el artículo 365 del Código de Procedimientos Civiles determina que sólo las mujeres que acrediten extrema pobreza podrán solicitar que el Estado sufrague la prueba de ADN para que el padre del infante se responsabilice. ¿Cuántas mujeres en extrema pobreza conocen este beneficio? ¿Cuántas la han solicitado? ¿No puede la legislación construirse de tal manera para que las mujeres que no acrediten extrema pobreza no sean excluidas? Tan no se cumple que existe un juicio de inconstitucionalidad promovido por la Comisión Estatal de Derechos Humanos ante la SCJN, por considerar que el Código Penal contraviene los derechos de las mujeres. A la ley, que se supone nos garantiza una vida libre de violencia, no se le ha otorgado ni un sólo peso desde 2008. A conducta igual sanción diferenciada, un hombre puede pedir el divorcio si la mujer está embarazada al momento de contraer matrimonio, pero si él deja embarazada a otra mujer, la esposa no puede pedir la disolución del matrimonio. Así las cosas.




Leave a Reply

Your email address will not be published.