Talavera, patrimonio inmaterial de San Pablo del Monte

La diputada panista, Dulce María Mastranzo Corona propuso al pleno del Congreso local declarar la elaboración de artículos de talavera como patrimonio cultural inmaterial del municipio de San Pablo del Monte, como una estrategia para garantizar su preservación y difusión.

En la sesión ordinaria de este jueves, la diputada originaria de ese municipio presentó al pleno de la LXII Legislatura local la propuesta para realizar dicha declaratoria, la cual aseguró tiene el sustento porque esa actividad artesanal tiene su origen en Tlaxcala y, desde luego, en dicha Comuna existe el mayor número de artesanos dedicados a la actividad productiva.

Ante el pleno, la diputada de la bancada del Partido Acción Nacional sostuvo que de acuerdo con un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en la zona arqueológica del valle de Cacaxtla–Xochitécatl, en el municipio de Natívitas, se realizaron las primeras fusiones de materiales que dieron origen a la talavera.


Abundó que en San Pablo del Monte se elabora la Talavera, “una artesanía cuya producción conserva las técnicas originales que consisten en el moldeado y modelado en torno; así como esmaltado y pincelado a mano con lo que se plasman escenas relacionadas con la historia y el entorno natural que rodea al artesano”.

Mastranzo Corona puntualizó que para el caso de San Pablo del Monte, la elaboración de estas artesanías durante años ha enfrentado diversos problemas para su comercialización y difusión entre la propia población de Tlaxcala, ya que “algunos se han atrevido a afirmar que su producción es exclusiva de Puebla, lo cual está comprobado que es falso”, aseveró.

Ante ello, planteó realizar dicha declaratoria con la finalidad de contribuir a la preservación de la talavera de San Pablo del Monte, pues si bien el 16 de octubre de 2003 se publicó en el Periódico Oficial del estado la resolución por la que se incluyó a San Pablo del Monte dentro de la región geográfica protegida por la Declaración General de Protección de la Denominación de Origen Talavera, es necesario fortalecer y potencializar ese reconocimiento.

Además, estimó que los hombres dedicados a esta actividad podrán hacer frente a diversas dificultades que les impiden comercializar sus productos en igualdad de condiciones, desde la falta de certificación hasta la competencia desleal, a pesar de que su proceso de elaboración cumple en todos los talleres con lo estipulado por la NOM–132–SCFI–1998, “talavera especificaciones”, apuntó.

La propuesta fue remitida a las comisiones unidas de Artesanías y Mipymes, y de Turismo del Congreso para su análisis y dictamen correspondiente.