Sigue a la baja venta de combustible en las estaciones de servicio: GUEPT

Sigue a la baja venta de combustible en las estaciones de servicio:, lamentó la presidente de la asociación Gasolineros Unidos para los Estados de Puebla y Tlaxcala (GUEPT), Luz María Jiménez Almazán. Foto:Alejandro Ancona/La Jornada de Oriente

La venta de combustible sigue a la baja en las estaciones de servicio por el escandaloso volumen de producto robado que se comercializa a la vista de todos, lamentó la presidente de la asociación Gasolineros Unidos para los Estados de Puebla y Tlaxcala (GUEPT), Luz María Jiménez Almazán.

Incluso, advirtió que lo más grave es que este problema no se va acabar por decreto ni con un gobierno por más que sea eficiente o tenga buena intención, sino que debe atacarse por varias vías empezando con sancionar tanto a quien lo vende de manera ilegal como el que lo compra, tiene que convertirse en delito grave el robo, venta y compra de combustible robado, enfatizó.

Luz María Jiménez indicó que mientras la ciudadanía no tome consciencia de que la compra de combustible robado perjudica a todos, “siempre habrá quien lo venda porque hay quien lo compre”.


Por otra parte, mencionó que los empresarios de Tlaxcala comercializan el combustible a un precio que está por debajo del que se ofrece de manera general en el mercado, aun a costa de sus propias utilidades.

“Los empresarios están apanicados, porque a pesar de que hay una liberación de precio, la realidad práctica es que no puedes estar muy por encima del precio que tienen todos porque te quedas fuera del mercado”, comentó.

Sin embargo, el cálculo de precios se “hace de manera artesanal”, ya que Petróleos Mexicanos (Pemex) “nos soltó de la mano y vende el combustible a un precio parejo para todos y cada estación hace su cálculo de a cuánto debe vender el combustible, dependiendo la distancia de la terminal, si es transporte propio o lo lleva Pemex, entre otros factores”.

Pero en el caso de Tlaxcala, las estaciones de servicio venden el combustible  por debajo del costo real y de los gastos de operación.

Algunas venden al mismo precio que Pemex les fija en el portal, sin que sumen el costo de operación, lo que al final provoca una distorsión en el mercado, a costa de las utilidades de los dueños de estos negocios.

“El gasolinero debe aprender a ser más empresario, a estar más pendiente de su negocio, estas no son decisiones que pueda tomar ni la secretaria ni los encargados, es una decisión totalmente empresarial y la responsabilidad es del dueño”, anotó.