Si la ciudadanía no sigue las acciones del nuevo gobierno, no se avanzará: Hernández

Si la misma ciudadanía no da un seguimiento puntual a las decisiones y acciones del nuevo gobierno, no se podrá avanzar en las líneas trazadas en su voto emitido el 1 de julio, a través del cual dio un mensaje de lo que ya no quiere que continúe: impunidad, desempleo, inseguridad, entre otras cosas, aseveró el consejero local del Instituto Nacional Electoral (INE), Daniel Hernández Hernández.

En la sesión ordinaria celebrada por este órgano, en la que fueron aprobados informes de las diversas áreas, el presidente de este, Jesús Lule Ortega, declaró la conclusión del proceso electoral 2017-2018.

Daniel Hernández Hernández puntualizó que la ciudadanía aportó su voto, “el cual lleva varios mensajes, tales como no más impunidad, no más entrega de energéticos a empresas extranjeras, no más deterioro de la economía familiar, no más desempleo, no más inseguridad, incluso, no más afectación al medio ambiente y así en el mismo sentido, no más, no más y varios no más”.


Apuntó que esto es un hecho democrático que formará parte de los anales de la historia del país, ya que refleja las aspiraciones de la sociedad, de lo que ya no quiere que continúe, sin embargo, ante la complejidad de los retos que se presenta, “resulta insuficiente, pues en esencia, son cuestiones aspiracionales, aspecto de gran relevancia”.

Pero –añadió- cabe preguntarse ¿qué debe hacerse? o ¿qué hace falta?; creo que si parte de la misma ciudadanía y sociedad en conjunto, no da un seguimiento puntual a las decisiones y acciones del nuevo gobierno, “no se podrá avanzar en las líneas trazadas en ese voto trazado el 1 de julio”.

“Y más aun, si no participamos de manera crítica, creativa y propositiva para solventar… no podremos ver el cambio y mejora en la calidad de vida de las personas y no faltará quiénes se regocijen y viertan una serie de falacias ideológicas como ha acontecido en los diversos pasajes y etapas de la historia de México”, indicó.

La consejera Edith Salazar de Gante señaló que el Poder Legislativo tendrá una importante tarea en la revisión de las leyes; por ejemplo –dijo-, reconsiderar la forma en que actualmente se reciben y contabilizan los votos, con la idea de implementar elementos modernos que permitan la utilización de la tecnología en la recepción del sufragio, lo que ayudaría a redefinir la participación ciudadana en la vigilancia de las elecciones.

En el ámbito estatal también se deberán tomar en cuenta elementos, especialmente el de la relación establecida entre el organismo nacional (INE) y el local (Instituto Tlaxcalteca de Elecciones), resaltó.

Antes, Jesús Lule Ortega, en su mensaje de conclusión del proceso electoral, destacó que el voto ciudadano “fue respetado en las urnas” y que hasta ahora “tenemos resultados ciertos, creíbles, legales y por todo ello auténticos”.

Afirmó que se han mejorado todos los pasos del proceso comicial, con instrumentos eficaces y probados, aunque perfectibles. “México y Tlaxcala viven hoy su pluralidad política en paz y el único medio que lo permite es y serán sus elecciones limpias, justas, democráticas y creíbles”.

En el recuento, subrayó que en Tlaxcala intervinieron 796 funcionarios del INE y supervisores y capacitadores-asistentes electorales; 13 mil 806 funcionarios de casillas; 30 mil 573 representantes de partidos políticos y 287 observadores electorales.

Por tanto expresó la satisfacción del INE de haber cumplido “cabalmente con todas las actividades”, apegado a los principios institucionales de certeza, legalidad, independencia, imparcialidad, máxima publicidad y objetividad.

Los resultados de la organización “hablan por sí solos”: mil 534 casillas instaladas el día 1 de julio, 100 por ciento de las aprobadas por los consejos distritales e igual número de paquetes electorales recuperados.

“Sólo 31 incidentes menores registrados durante la jornada electoral; un noveno lugar nacional en participación ciudadana a pesar de no tener elecciones concurrentes de gobernador ni ayuntamientos; y resultados electorales, es cierto, parcialmente impugnados, pero todos ellos hasta ahora ratificados por el órgano jurisdiccional federal”.

Refirió que la Junta Local Ejecutiva recibió 13 quejas, de las que solamente queda pendiente una, relativa al rebase de topes de gastos de campaña de la candidata al Senado de la coalición Por México al Frente (Minerva Hernández Ramos). Todos los juicios de inconformidad han sido resueltos.

Agradeció a ciudadanos que participaron  como funcionarios de mesa directiva de casilla, asimismo a observadores y representantes de partidos acreditados ante las casillas, encargados de vigilar directamente la emisión y respeto al sufragio,

“Y una mención muy especial para los electores tlaxcaltecas, que como se ve, se volcaron a las urnas el 1de julio. Mi reconocimiento y felicitación para cuantos participamos directa e indirectamente en la organización y desarrollo de este proceso electoral”. En el mismo sentido se pronunciaron los consejeros locales, entre ellos Ismael Cuapio.

Sin embargo, el perredista Domingo Calzada Sánchez, cuestionó el informe presentado por Lule Ortega, pues consideró que “no todo fue perfecto… no todo es oropel”.

Mencionó que para la Junta Local del INE el proceso se desarrolló de una forma más eficiente y eficaz, pero debe realizarse una revisión de las fallas, porque el “sistema híbrido” de conexión entre este órgano y el ITE tiene “lagunas garrafales” que si no fuera por la votación obtenida “estaríamos ahorita jalándonos los cabellos”.

Criticó las fallas del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) y que se “volvieron” a perder boletas electorales “o se las robaron y todavía no hay una conclusión”; además de algunas observaciones en la integración de consejos distritales.

Reconoció el trabajo en materia de organización y capacitación, pero que los mecanismos para llevar a cabo las elecciones  “no son eficaces”, porque el INE revisa los diversos medios tradicionales para la realización de campañas, como pinta de bardas, programas de radio, anuncios en la prensa y un poco, paulatinamente”, los sitios digitales.

Insistió en tratar de explicarse qué ha ocurrido en esta elección, pues realzó que las diferencias son abismales entre la cantidad de mantas, lonas y pintas, respecto de “la industrial de memes” que circularon en las redes sociales de internet que –sugirió- pudieron haber sido hechas por personas en forma voluntaria o clubes de amigos; “eso impactó. Esta campaña no se jugó en las calles, se decidió en la red, sobre todo porque esta es dominada por computadoras inteligentes”.

“No quisiera pensar o escuchar dentro de nueve meses que esta elección de la que hoy nos enorgullece la legitimidad como mexicanos, no fue una legitimidad espontánea sino algo así como la democracia a control remoto y que esa cantidad industrial de cosas que llegaron a los teléfonos inteligentes de las personas, ni siquiera tuvieron origen en tierras mexicanas”, remarcó al insistir en la posibilidad de ciberataques.

Sin embargo, también asumió que las fuerzas políticas “en nuestra desgracia tenemos que hacer una reflexión de todo esto, de qué es lo que no hicimos bien y cuántas cosas hicimos mal… la tendencia en el escenario es hacia los partidos únicos”.

Al respecto, Jesús Lule Ortega reiteró que el tema de las nuevas tecnologías de la comunicación y su influencia en el proceso electoral, “no le corresponde al INE”, porque la ley no regula redes sociales ni la internet, por tanto solo da seguimiento a campañas “negras” y si recibiera una denuncia investiga el hecho  y lo sanciona, por lo que –recalcó- los órganos legislativos deben cubrir esta laguna.