Sexenio que termina deja sabor amargo, pendientes y rezagos: CAP  

Sexenio que termina deja sabor amargo, pendientes y rezagos, aseveró José Isabel Juárez Torres, coordinador estatal del CAP. Foto:Alejandro Ancona/La Jornada de Oriente

En casi todos los dirigentes de organizaciones del Congreso Agrario Permanente (CAP), el sexenio de Mariano González Zarur deja “un sabor de boca amargo”, así como rezagos y pendientes en materia educativa, de seguridad, campo y empleo, aseveró José Isabel Juárez Torres, coordinador estatal.

“Nunca quiso reconocer que cometió errores y actos de corrupción que alimentan la impunidad. No sé que esté informando en estos momentos (en el acto oficial), pero lo de las 11 mil toneladas de fertilizante que se perdieron en 2014, es un ejemplo”, señaló.

El dirigente cuestionó que el mandatario haya declarado que ningún funcionario está obligado a aclarar nada, pese a que terminará su administración con varios pendientes, como el empleo en todos los sectores de la sociedad.


“En cuanto a seguridad, se quejaron hasta los empresarios y ciudadanos comunes, todos percibimos el aumento del abigeato, el robo a casa–habitación, a gasolineras, a transportistas, a cajas populares, a bancos y a cajeros automáticos, sin dejar de mencionar extorsiones y secuestros”.

En materia de salud de los tlaxcaltecas –agregó–, se ha mencionado y demostrado reiteradamente que son altos los niveles de contaminación del río Zahuapan y no se ha hecho nada. Habitantes que viven a las orillas se han enfermado y no se han tomado cartas en el asunto.

Pocos son los avances en este sexenio, dice

Asimismo, en el campo, hay muchos pendientes, pues “la mayoría de funcionarios pide mochada para que agilicen trámites y no les importa si la gente tiene o no, les piden, les exigen que den una parte de los recursos conseguidos a base de marchas y plantones”.

Dijo que los avances del sexenio “son pocos, tal vez los hay, pero no los veo con claridad, salvo que este sexenio hizo nuevos ricos, adelgazó el aparato estatal cancelando plazas laborales, eso lo presume, y avanzó en hacer más pobres a los pobres”.

En tanto, Alejandro López Cortés, campesino de Huamantla, invitado al informe del gobernador, otorgó a esta administración una calificación de 7, pues “siempre se quedan cosas a deber. No se puede tener todo pero se requiere un poquito más”.

“Sólo vinimos a escuchar el informe del jefe –respondió–, ya no se espera gran cosa, ya es el último, casi, casi es despedida. Es prácticamente eso, de ahí a otra cosa, pues no. La situación en el campo siempre ha sido difícil, no hay gran cosa qué platicar; cada año es el mismo. No creo que haya buenas noticias”. Del próximo mandatario “se han escuchado buenas propuestas. Hay esperanza de que sean mejores”.