Seré empleada del pueblo, no gobernadora paralela ni lucharé contra Mena: Cuéllar

“Voy a ser un empleado, un servidor del pueblo, no más que otra cosa”, sostiene Lorena Cuéllar Cisneros y así niega convertirse en una gobernadora paralela a partir del 1 de diciembre próximo. Aunque acepta que su trato con Marco Antonio Mena Rodríguez no será sencillo, descarta una disputa entre ambos en el ejercicio de sus funciones.

Justo a un mes de la elección del 1 de julio, la política tlaxcalteca, propuesta como coordinadora estatal de programas sociales por el virtual presidente electo Andrés Manuel López Obrador, confía a La Jornada de Oriente que en estos 30 días ha vivido “de todo, todo lo que te imaginas; es un momento de mi vida de mucho compromiso, es el más alto que he sentido, ¡como nunca!, entre presión, una responsabilidad tremenda”.

-¿Más compromiso que la elección de 2016 a la gubernatura?.


-Sí sí sí, nada qué ver. Es una situación sumamente diferente. Porque para un gobierno (estatal) ya se tiene todo organizado, el Plan de Desarrollo, se sabe qué se va a hacer, se tiene al equipo de personas a las que se va a delegar, y en este momento es algo nuevo; somos 32 los que vamos a coordinar delegaciones, en el caso de Tlaxcala implicará a 44 delegaciones federales.

A la fecha ha participado en al menos seis reuniones con el virtual presidente electo y con quienes serán los próximos secretarios de Estado.

“Porque se debe eficientar el recurso que se gasta en el equipo de personal de confianza, el ahorro debe ir destinado a todos los programas sociales; no será tan rápido, porque tendrán que construirse universidades, garantizar que los estudiantes sean becados, que los sectores vulnerables reciban apoyo, al igual que el campo y eficientar la infraestructura. Es una tarea impresionante”, apunta.

-¿Cuáles son los alcances legales de esta nueva figura de coordinadores estatales?; hay mucha incertidumbre al respecto.

-Solamente seremos coordinadores, gente muy cercana al pueblo, en contacto estrecho con él, se visitará todo el estado. Daré audiencias generales, voy a estar en una oficina, pero también quiero estar mucho afuera, para conocer realmente las necesidades.

Insiste en la pretensión de realizar una reestructuración para optimizar recursos humanos y financieros, “porque –subraya- hay muchas dependencias que rentan; algunas se pueden fusionar, en fin. Se analiza la forma en que esta figura será legalmente establecida”.

-¿Van a desaparecer todas las delegaciones a partir del 1 de diciembre?.

-Todas, pero llevará un proceso que no tardará mucho, aún no sabemos si será gradual o de tajo. Hay alrededor de mil 400 programas sociales, algunos no se aplican en Tlaxcala, por eso hago un diagnóstico delegación por delegación, para saber el estado actual en el que opera cada una de esas oficinas.

A propósito del tema, asevera que ha platicado con varios líderes sindicales de trabajadores del gobierno federal y que ha ofrecido trabajar de la mano con ellos, así como respetar sus derechos labores, “porque se deben desempeñar en un ambiente de armonía.  Van a volver a ser libres… ya no habrá represión si no votan por (candidatos del partido gobernante), todo eso se va acabar”.

Remarca que los burócratas de base continuarán con sus actividades de manera normal, “no serán despedidos, no se van a tocar para nada; queremos que estén tranquilos, dando lo mejor, lo máximo; vamos a tratar de tener una excelente relación con los sindicatos”.

Sin embargo, asienta que cuando la administración vigente concluya el personal de confianza de los actuales delegados también dejará de laborar. “Es normal”.

-¿Es una idea equivocada la que tienen algunos gobernadores en el sentido de que los coordinadores serán un gobernador paralelo en las entidades?.

-De ninguna manera, vamos a ser de alguna manera aliados. Lo que queremos es que le vaya bien a nuestro estado, eso es lo que todos tenemos que ver; los gobernadores tienen que ver que vamos a ser figuras de trabajo bien y que hagamos un trabajo paralelo en bien de la ciudadanía, eso es, y lo mayor coordinado posible. Para esto se requiere de sensibilidad y voluntad política, más que nada, para poder hacerlo”.

-¿Ya tuvo acercamiento con el gobernador Marco Antonio Mena?.

-No, hasta la fecha no. Yo preguntaba a algunos delegados federales actuales con los que he tenido acercamiento, para conocer sus funciones y preparar todo el trabajo que voy a llevar a cabo, y me decían que hasta la fecha tampoco lo han tenido con él, eso es gravísimo, no lo han visto; entonces eso no sé cómo se vaya a dar, finalmente lo que tengo que hacer es mi trabajo y cumplir.

“No sé si esto vaya a cambiar, no va a ser nada sencillo porque en mi caso junto con el de Delfina Gómez del Estado de México, nos robaron la elección a la gubernatura, entonces quizá va a ser incómodo, difícil, pero tenemos que trabajar para el estado. Nadie de la administración estatal se ha acercado conmigo ni lo ha intentado”, afirma.

La también diputada federal electa por el distrito 03 puntualiza que el trato estará en función de la forma en que el mandatario tlaxcalteca “quiera trabajar”.

-Hay ciudadanos que la perciben ya como gobernadora tras su nuevo nombramiento.

-No, no sé la gente, pero me percibo con una tremenda responsabilidad en mis manos, mi mente está en eficientar, en organizar, hacer todo más ágil, en tratar que los trámites no se burocraticen, desde luego no lo haré sola; pondré en mi boca las palabras de la gente.

No habrá “palomeo” para los beneficios, pues –reitera- aquí se van a beneficiar todos, ni se van a ver colores, todos serán atendidos, como siempre lo he hecho. Es algo que se nos ha marcado mucho a todos los coordinadores. “Voy a ser un empleado, un servidor del pueblo, no más que otra cosa”.

-¿No será gobernadora paralela?, se le insiste.

-Para nada, eso no tiene ni siquiera el título.

-¿Le fortalece esta designación?.

-Desde luego, nunca me esperaba este halago, porque voy a ser representante del gobierno federal. Tenemos varias cosas que hacer, como la eliminación de oficinas federales, como ya lo comentaba.

“Me parto en pedazos para atender, tengo una lista de espera tremendísima. Hay días en que atiendo a 80 personas, es demasiado el trabajo”, expresa en la entrevista que se realiza en su casa de atención ubicada en avenida 20 de noviembre, en la capital del estado, en donde desde temprana hora hay personas en espera de audiencia.

-¿Lorena Cuéllar se esperaba este nombramiento?, porque participó en la contienda del 1 de julio para un cargo de elección popular, no para ser funcionaria.

-No me lo esperaba.

Explica que tendrá que tomar protesta como diputada federal de Morena el 1 de septiembre, pues un cargo de elección popular es irrenunciable, y precisa que el trabajo de agenda legislativa está avanzado. “Tengo una compañera suplente (Claudia Pérez Rodríguez), ya le hice llegar los temas que teníamos”, añade.

-¿Su suplente trabajará sobre la agenda legislativa que usted planteó?.

-No, yo le hago de conocimiento lo que yo había pensado, si ella lo quiere retomar adelante; ella va a ser independiente, va a tomar sus decisiones y será una diputada  como muchas porque también hizo campaña a mi lado.

-Pero la ciudadanía votó por usted, por sus propuestas en campaña.

-Sí, pero mis propuestas son las mismas que las de Andrés Manuel, entonces ahora la agenda va a ser mucho más sencilla, no como la vez pasada que éramos todo en contra, que íbamos a luchar para que no nos fueran a privatizar el agua, la energía eléctrica, el petróleo; era una lucha, hoy no.

Como parte de la encomienda de López Obrador, Lorena Cuéllar realizará un censo estatal para que los apoyos “lleguen a quien tienen que llegar”. Solo está en espera un formato, para conocer con precisión la información relativa de posibles beneficiarios.

Realza que la corrupción será tipificada como delito grave, para sancionar desde el presidente de la República hasta cualquier servidor público que la cometa, por lo que la ciudadanía debe ser muy responsable y no partícipe, sino contribuir para acabar con esta práctica enraizada en México.

A la próxima representante del gobierno de López Obrador le preocupa el problema de delincuencia en la entidad, además el desempleo. Pero sobre todo los índices de inseguridad “que hoy nos espantan más que nunca”.

Una vez que inicie la próxima gestión federal, diariamente, a partir de las cuatro de la madrugada, preparará información para que a las seis de la mañana, lo que será la Secretaría de Seguridad (con sede en la Ciudad México), ya cuente con su reporte sobre lo acontecido en la entidad.

“No voy a ser responsable de la seguridad del estado –agrega-, pero sí de reportar”. Para ello se coordinará con las dependencias federales y estatales del ramo.

“Todos los días estamos trabajando, no hemos parado, vamos al mismo ritmo de Andrés Manuel López Obrador”, refiere.

-Políticamente usted tendrá un peso y un poder importante, hay a quienes les preocupa que haya una lucha entre Marco Mena y Lorena Cuéllar por los recursos públicos, por ser adversarios en la elección de 2016.

-Sí, un peso muy grande; pero de ninguna manera habrá una lucha, estamos trabajando para el mismo fin, por mi parte no la va a haber, aunque fuimos adversarios, no se puede en este momento involucrar a la ciudadanía por intereses políticos… ni puedo involucrar un sentimiento o una situación con el bienestar social. No veo cómo podría haber inconformidad por el trabajo a favor del pueblo.

“Hoy –recalca- es más grande la responsabilidad que mi situación personal o molestia por el robo de la elección, lo sé; eso ya quedó atrás, no puedo regresar al pasado, la vida me dio una oportunidad maravillosa que nunca hubiera podido imaginar”.

La expriista y ex perredista enfatiza que por primera vez, luego del resultado electoral del 1 de julio, “no soy oposición a un gobierno (federal)” desde un cargo público.

-¿Sus aspiraciones de participar en la elección de gobernador en 2021 siguen en pie?.

-Lo más importante ahora es cumplir con la tarea que actualmente hacen 44 delegados. Es empezar de cero. Es un reto gigantesco.

-¿Del resultado de ese trabajo de coordinadora dependerá 2021?.

-Si la gente ve que se hace un trabajo bueno, responde sola, pero nos debe tener paciencia porque es cambiar muchas cosas. Se acabaron despilfarros, lujos, guaruras, a lo que la mayoría de funcionarios estaban acostumbrados, responde cautelosa.