Se reportaron 46 desapariciones de mujeres en Tlaxcala el año pasado, cuantifica el CMU

“El día 31 de diciembre de 2013, aproximadamente a las cuatro treinta de la tarde, cuando la menor Nancy Corona Romero se encontraba en la tienda denominada ‘4 Caminos’, que se ubica en la calle Libertad, esquina con Independencia, municipio de Papalotla de Xicohténcatl, Tlaxcala, llegaron dos hombres y se la llevaron por la fuerza, desde entonces se ignora su paradero”, puntualiza textualmente una ficha de búsqueda de la Procuraduría General de la República (PGR).

La media filiación de la menor de 16 años de edad, nacida el 3 de mayo de 1997, la describe como una persona con estatura de 1.45 metros; de tez “morena clara (apiñonada)” y cabello lacio, color negro, a la altura del hombro, agregó.

Nancy Romero tiene “nariz chica, base ancha”, cejas delineadas, boca mediana, labios medios, ojos grandes, color café claro y es de complexión delgada, precisan los datos sobre el físico de la joven.


La ficha de búsqueda de la PGR está exhibida en el edificio de la delegación de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), junto a otras correspondientes a personas de diversas entidades del país, cuyo paradero se desconoce a la fecha.

Rosario Adriana Mendieta Herrera, directora del Colectivo Mujer y Utopía (CMU), informó que esta organización da seguimiento al monitoreo iniciado el año pasado sobre casos de mujeres desaparecidas, a fin de realizar una medición y establecer si están vinculados con el problema de trata de personas.

Recordó que en 2013, el CMU, como observatorio, encontró que en el estado se reportaron 46 desapariciones de mujeres y niñas. Sin embargo, lamentó que la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) no proporcionó las edades de esas personas.

Tampoco el lugar en el que ocurrió el hecho, ni si fueron encontradas o no, ni cómo se localizaron, en caso de hallazgo, “es –señaló Mendieta Herrera– algo que el Colectivo pregunta mucho a la autoridad”.

Sin embargo, la activista subrayó que el CMU ha observado que generalmente se trata de niñas de entre 14 y 17 años de edad, estudiantes de secundaria y de bachillerato.

Expuso que esta organización ha tenido conocimiento de casos de jóvenes del género femenino en esta situación, a través de volantes o avisos impresos colocados en oficinas y en el transporte público de pasajeros, así como en calles.

“Y estarlo viendo constantemente nos indica que hay un problema. Es importante visibilizarlo”, indicó la directora del CMU, quien agregó que las cifras de 2014 en torno a este asunto en particular todavía no se tienen en esta organización.

Pero Mendieta Herrera abundó que la frecuencia con la cual se detecta este tipo de anuncios, “ha llamado la atención” y por ello es que desde el año pasado se inició el monitoreo.

Repasó que según el estudio realizado por Patricia Olamendi, ex directora general del Instituto Nacional de las Mujeres, en 2008 había 4 mil mujeres desaparecidas en Tlaxcala.

“Hablar de ese número en un sitio, en una entidad con población que representa el uno por ciento a nivel nacional, es grave”, indicó y resaltó que también es preocupante que los datos de la PGJE referentes a asuntos correspondientes a mujeres, son limitados en Tlaxcala.

A su vez, María Guadalupe García Vargas, directora del Centro Fray Julián Garcés, apuntó: “Seguido desaparecen niñas y no se sabe el paradero de ellas. Es absurdo que no se reconozca que frente a tantas desapariciones que son denunciadas, no se prenda la alerta de género en el estado de  Tlaxcala”.

Consideró que las autoridades competentes deben trabajar para garantizar y proteger los derechos de mujeres y niñas, especialmente en el tema de trata, “por el que tristemente está marcado nuestro estado a nivel nacional”.

En esto, Mendieta Herrera coincidió y recalcó que es urgente emitir una alerta de género por diversos tipos de  violencia cometidos contra la mujer tlaxcalteca, como el de trata de personas, delito que “sigue siendo grave”, afirmó.

“De 2011 a la fecha hay más de 170 denuncias por trata, en un estado así de chiquito, es grave”, anotó la activista, quien insistió en que el Instituto Estatal de la Mujer (IEM) debe generar condiciones para que la población femenina no sea víctima de agresiones, de desigualdad, de discriminación e inequidad.

Rosario Adriana Mendieta opinó que pese a la realización de redadas u operativos por parte de instituciones de seguridad, “en los que se cierran ciertos lugares, seguimos escuchando que continúan desapareciendo y sigue habiendo captación de mujeres”.

Con base en investigaciones efectuadas por diversas instituciones académicas, municipios de la zona sur del estado, entre ellos Tenancingo y Papalotla, son donde la trata de personas está más acentuada.