Se registró enfrentamiento con padres de normalistas

En los primeros minutos de este domingo se registraron actos violentos entre personal de seguridad privada de la caseta de la autopista Tlaxcala–San Martín Texmelucan y padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Los hechos se derivaron porque supuestamente los dos camiones en los que viajaban los padres de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, para no pagar el peaje, rompieron las plumas de las casetas de dicha autopista, que se encuentra entre los límites de los estados de Tlaxcala y Puebla, a su regreso a la Ciudad de México, tras participar en La Marcha–Caravana por la Verdad y Justicia, que tuvo como sede la ciudad de Matamoros, Tamaulipas.

Sobre estos hechos hay dos versiones, una que habla de que por el impacto de los camiones con las plumas uno de los vigilantes de la empresa de la autopista fue aventado, por lo que llegaron sus compañeros a auxiliarlo y luego se registró el enfrentamiento con los pasajeros. Incluso se habla de que les rociaron gas lacrimógeno a los padres de los normalistas desaparecidos de la normal Ayotzinapa.


Además, una versión extraoficial es que los padres de los normalistas provocaron daños a las cámaras de vigilancia y a la caseta de peaje, para luego tomar las instalaciones y retirarse del lugar alrededor de una 1:30 horas de este domingo.

En tanto, a través de las redes sociales se denunció que los padres de los normalistas fueron agredidos por elementos de la Policía Federal (PF) que llegaron al lugar, además de que los uniformados habrían roto un vidrio del autobús donde viajaba Joaquina Patolzin, madre del normalista desaparecido Julio César López Patolzin, en compañía de sus nietos, una menor de 4 años de edad y un bebé de dos meses.

También se habla de que hubo disparos de fuego, sin que se haya confirmado esta versión.

Los padres de los normalistas se dirigieron a la Normal Rural de Panotla, a unos 5 kilómetros de la capital de Tlaxcala, para descansar este domingo.