Se han perpetrado 12 feminicidios en lo que va de 2018 y 111 en una década: CMU

En lo que va del año se han perpetrado 12 feminicidios en el estado y en una década ya suman 111 casos; sin embargo, hay una cifra negra debido a que familiares han decidido no seguir un proceso judicial, aseveró Edith Méndez Ahuactzin , directora del Colectivo Mujer y Utopía (CMU).

Esta condición de la entidad fue tema en la XIV asamblea del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), del que el CMU forma parte y el cual se reunió el pasado fin de semana con Olga Sánchez Cordero, quien será titular de la Secretaría de Gobernación (SG) en el gobierno del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, así como con otros personajes.

Recalcó que a diferencia de otros estados, Tlaxcala “no tiene ni una sola sanción” por este delito, desde su tipificación en 2012. Peor aún –agregó-, a partir de ese año a la fecha, hay más de 80 casos sin ser acreditados.


Aunque, en los últimos 10 años la cifra es de 111 feminicidios. El último informe del OCNF indica que a nivel nacional  menos de 40 por ciento se tipifica como tal.

Por número de población, en el estado el número de casos es menor, comparativamente con otros, pero lo preocupante es el actuar de las autoridades, ya que solo en tres la investigación ha sido iniciada como feminicidio. “Tlaxcala es de los pocos estados donde se ve esta situación”.

En torno a la cifra negra, citó que el CMU ha solicitado datos oficiales, vía acceso a la información, pero la cantidad reportada es inferior a la de hechos publicados en medios de comunicación. “Hay una disparidad”.

Agregó que, además, hay entre dos o tres casos que se hacen pasar por suicidios, pues los victimarios “hacen lo posible”. Comentó que en algunas entidades se ha logrado reconfigurar el delito, debido a que las indagaciones se realizan adecuadamente, con la intervención de unidades de análisis y contexto.

Sobre la reunión son Sánchez Cordero, resaltó que en términos generales fue positiva, pues “se observó sensibilización” y un interés de tener acciones cercanas con las organizaciones de la sociedad civil, para acordar la realización de acciones de manera conjunta para la prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres, en función de lo que no ha resultado en gobiernos anteriores y de las “graves omisiones”.

Dijo que también convinieron tomar en cuenta los llamados de organismos internacionales, como la Convención sobre la Eliminación  de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (Cedaw), la cual establece en una de sus resoluciones que en dos años más se revisarán acciones emprendidas en México para atender y erradicar el feminicidio.

Si bien a este encuentro no asistieron familiares de víctimas del estado, sí lo hicieron algunas del Estado de México, debido a la cercanía a la capital del país. “Expresaron que no quieren más de lo mismo, pues hay malas investigaciones, al igual que en otras entidades como Tlaxcala; que hay falta de interés para indagar adecuadamente y con perspectiva de género”, realzó.

Por esta razón –abundó-  el OCNF insistió en que se debe contar con un protocolo nacional para la investigación y acreditación del feminicidio, pero a la fecha se desconoce el avance que hay en este tema; sin embargo, se exigió que donde exista un modelo de este tipo, se revise si efectivamente cuenta con perspectiva de género.

Tlaxcala aún no cuenta con una fiscalía especializada para atender este ilícito, pero algunos estados sí la tienen; sin embargo, se planteó que en estas se formen grupos especializados con enfoque de género, para que no solo se realicen peritajes médicos , sino también antropológicos y sociológicos, por ejemplo.

El problema es que en las entidades donde funcionan “solo se hace el cambio de nombre, pero siguen siendo las mismas personas sin la capacitación adecuada, prácticas y omisiones, pues inician la investigación como homicidio y no como feminicidio”.

El asesinato de una mujer registrado el domingo pasado en el estado “tiene claras señales de feminicidio”, pero si las diligencias no se realizan con esta perspectiva en el camino se va a perder, acentuó.

Asimismo, el OCNF enfatizó la necesidad de que la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (CONAVIM) sea fortalecida y que se establezca un mecanismo para la implementación efectiva de las Alertas de Género.

Demandó la incorporación de los delitos de género en un Código Penal Único; la emisión inmediata de las órdenes de protección y la homologación del tipo penal de feminicidio.

En cuanto al tema de las alertas de violencia de género, Edith Méndez lamentó que algunas organizaciones civiles en Tlaxcala y otros estados, han mencionado que este mecanismo no sirve, “eso –añadió- nos parece bastante grave”, pues el problema es que las autoridades “no están aportando ni coadyuvando para que funcione”.

Confió en que esta herramienta sea impulsada por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, para que tenga otro enfoque y en los estados no se pongan más obstáculos. “Lo que no queremos en el OCNF es que la Conavim sea parte de este sistema omiso y de violencia estructural contra las mujeres”.

Comentó que esta reunión fue solicitada desde hace varias semanas pues el presidente electo “hasta el momento no ha dado una opinión al respecto, no ha mencionado si en su agenda va a incluir el tema de feminicidios y el de violencia contra las mujeres”.

El tema –subrayó  ha sido difícil de abordar, porque las autoridades federales salientes nunca tuvieron a bien en generar acciones estratégicas para combatirlos.