Saldo blanco en procesión religiosa en Apizaco: PC

Durante la procesión que se llevó a cabo en la ciudad de Apizaco en honor a la virgen de la Misericordia la madrugada de este martes 12 de mayo, las autoridades de Protección Civil (PC) y de Seguridad Pública, Vialidad y Transporte reportaron saldo blanco, a pesar del alto número de católicos que participaron en este evento.

Al respecto, el titular de la unidad de Protección Civil de Apizaco, Alejandro Serrano aseguró que con la finalidad de salvaguardar la integridad de los fieles que se dieron cita la noche del 11 y madrugada del 12 de mayo, el ayuntamiento destinó el número suficiente de elementos para evitar cualquier riesgo.

Destacó que antes y durante la procesión se tomó especial atención en los fuegos pirotécnicos que se quemaron en honor a la virgen de la Misericordia, “para que se quemaran, tomamos todas las medidas necesarias; se supervisó minuciosamente el lugar y el manejo de los fuegos artificiales, con la finalidad de evitar algún accidente que lamentar y afortunadamente todo resultó bien”.


De esta manera fue como por espacio de aproximadamente cinco horas, los fieles católicos caminaron por las principales calles de la ciudad de Apizaco, acompañando a la imagen de virgen de la Misericordia y, al mismo tiempo, pudieron observar las tradicionales alfombras de aserrín que elaboraron los feligreses con ese motivo por las calles de esta demarcación.

Fue así como se realizó la fiesta patronal del 12 de mayo, día de la virgen de la Misericordia, a la que se le rinde culto en la Basílica de la Misericordia, cuya construcción se puede observar en tres naves de piedra labrada al estilo de las catedrales góticas edificadas en el siglo XII, inspirada en el templo de la Sagrada Familia construida en Barcelona, España.

El inmueble consta de tres naves. La nave central cuenta con una longitud de 43.30 metros, 10.70 metros de ancho y 19 metros de alto.

Las naves laterales cuentan con 50.58 metros de longitud, 5.50 metros de ancho y 10.50 metros de alto, cada una. Las pilastras, arquerías, al igual que todo el exterior del templo son de piedra labrada con motivos ornamentales. También cuenta con amplios ventanales que realzan aun más su belleza.

Durante su construcción existió un periodo en la década de los cincuenta del siglo pasado en que la basílica se quedó sin torres a falta de recursos económicos y gracias a Mario Moreno Reyes, mejor conocido como Cantinflas, que aportó económicamente, se pudo concluir el templo. Existe evidencia en imágenes que se encuentran en el interior del museo de la ciudad de Apizaco.