Reprocha CAP posible aumento al precio de tortilla y no al del maíz

El Congreso Agrario Permanente (CAP) reprobó la intención de industriales de incrementar el costo de la tortilla en el transcurso de este mes, por considerar que el del maíz, materia prima elemental para elaborar este producto, no registra aumento, pues a la fecha se mantiene en alrededor de 4.40 pesos por kilogramo.

José Isabel Juárez Torres, coordinador estatal de esta confederación, criticó que la Cámara Regional de la Industria de la Maza y la Tortilla (Carit) realice un estudio para determinar si ajusta o no el importe.

Lo único que no aumenta es el precio del maíz, porque sigue igual que siempre, muy, muy bajo. Sobre todo le dan preferencia al grano importado de otros países, pero a los nuestros no y además el pago es mínimo, reprochó.


El único beneficio que se obtiene de la cosecha propia –señaló-, es el contar con producto para autoconsumo, por lo que de esta forma las familias campesinas resuelven una necesidad por algún tiempo.

El precio actual de este grano se encuentra establecido entre 4.30 y 4.40 pesos por kilogramo, “es muy limitante”. Recordó que desde hace varios años los productores  agrícolas han exigido un incremento.

Pero mientras tengamos maíz podemos respirar, vivir, ya que es un alimento indispensable en la dieta, no solo en la de la población tlaxcalteca sino en la de todos los mexicanos, enfatizó Juárez Torres.

La situación es preocupante porque los incrementos al salario son raquíticos, comparativamente con los que se aplican a productos de la canasta básica y a servicios como el transporte de pasajeros y al de la energía eléctrica.

El dinero no alcanza para mucho, por eso –remarcó- es muy grave lo que pasa, porque las personas de ingresos menores se verán en aprietos en su gasto familiar.

Siempre es una noticia desagradable cualquier aumento a los precios, ya sea a los alimentos, como en este caso la tortilla; al de los combustibles y a los de todos los productos que son necesarios para la población, añadió.

Recordó que el año pasado también se registró un aumento en el importe de este básico, el cual perjudica más a productores del campo, porque de esta manera también crece la desproporción entre los dividendos del ejidatario y los de los acaparadores e industriales que procesan el maíz.