Recurrente, violación a Ley de Monumentos en el centro histórico de Tlaxcala: INAH

Comerciantes ubicados en el primer cuadro de la capital tlaxcalteca violan de manera recu-rrente la Ley de Monumentos con la colocación de anuncios que dañan el contexto histórico, afirmó el director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Centro Tlaxcala, Eduar-do Emilio Velázquez Gallegos.

Asentó que dicha violación se realiza no obstante de las notificaciones y avisos que entrega de forma permanente el INAH a los propietarios o encargados de esos comercios para que acaten la ley correspondiente y adecúen el tipo de anuncios de sus negocios a los autorizados por el instituto.

En este sentido, criticó que los propietarios o encargados de los negocios se digan sorprendidos por los operativos que lleva a cabo personal del instituto, en coordinación con la autoridad municipal, para retirar los anuncios que incumplen con la norma, pues insistió en que éstos son avisados con tiempo.


“Hay que entender que sí genera un tanto de sorpresa, pero es una sorpresa un tanto velada, toda vez que la norma existe desde que se promulgó la Ley Federal de Monumentos y Sitios Arqueológicos, Artísticos e Históricos, está muy clara la ley en términos de respeto a los contextos históricos”, apuntó.

Velázquez Gallegos recordó que en el Tlaxcala hay seis zonas monumentales, lo que la convierte en la entidad del país con el mayor número de sitios de este tipo, de ahí que “la aplicación de la ley es constante, pero a la gente se le olvida, entonces cuando comenzamos un operativo, que es recurrente, porque no es cierto que se haya hecho hace más de 20 años como decían por ahí, se dicen sorprendidos”.

De acuerdo con el titular del Centro INAH–Tlaxcala, los operativos de retiro de anuncios irregulares en los negocios del centro histórico de la capital tlaxcalteca se aplican cada vez que es posible, “pues esto implica un esfuerzo adicional”.

“Nos acercamos con toda anticipación, tenemos dos años enviando notificaciones a los comerciantes y a los prestadores de servicios y, como comprenderán, ciertamente vemos cómo se daña el contexto histórico con tanto anuncio, pero se cumplen los términos y se tiene que actuar y es cuando causa sorpresa. Es como cuando se conduce sin licencia, entonces llega la autoridad y sanciona”.

Interrogado sobre la aplicación de sanciones a quienes incurren en esta anomalía, Velázquez Gallegos aseveró que antes de imponer multas, primero se hace conciencia entre los propietarios de los negocios para que cumplan la ley, “no de llegar con el terrorismo normativo”.