Rectoría. Punto de relación política entre universidad y gobierno.

Rectoría. Punto de relación política entre universidad y gobierno.

Rectoría. Punto de relación política entre universidad y gobierno. “A aquellos que se hacen ilusiones sobre la universidad al margen de los conflictos políticos y sociales, hay que recomendarle una breve mirada a la historia para que comprueben que la universidad ha zozobrado en los mares del liberalismo, democratísmo y fascismo”, escribe Alfredo Tecla en “Universidad, burguesía y proletariado”.

Tecla presenta las características de los modelos de universidad que prevalecen en México hacia 1976: Universidad-Fábrica, Universidad-Claustro y Universidad-Pueblo. Sobre la última apunta “la educación debe capacitar esa fuerza social revolucionaria, no solo haciendo al individuo consciente de lo que es, de su verdadera situación, sino, además, mostrándole el camino de su propia liberación”. (p.153)

Desde su perspectiva las universidades públicas se agrupan en dos grandes líneas. Aquellas que se desarrollan junto o alrededor del gobierno y del partido hegemónico. Y las que están frente al poder alrededor de las opciones de izquierda, particularmente el Partido Comunista.


En algún momento de la vida institucional, los grupos dirigentes de las universidades,  se plantean incursionar como grupo político. Lo que les lleva a ser reconocidos como “grupo universidad”. Así ocurre con las universidades de Colima e Hidalgo y el PRI. En el caso de Puebla, Guerrero, Sinaloa y el PCM.

La UATx surge por la demanda de un grupo político

El nacimiento de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UATx ) es producto de la lucha de un grupo político: Los Gavilanes. En el espacio de influencia del PRI. Augusto Gómez Villanueva, con la intención de convertirse en sucesor de Luis Echeverría,  impulsa una segunda revolución. La idea central es colectivizar el campo y para ello establece una fuerte relación con grupos estudiantiles y movimientos campesinos.

A partir de 1970 en la entidad se suceden una serie de invasiones campesinas acompañadas por la Federación de Estudiantes de Tlaxcala (FET).  Con derecho de picaporte en la Secretaría de Reforma Agraria y del brazo juvenil del PRI; la Confederación de Jóvenes Mexicanos (CJM). “Los gavilanes” se convierten en voceros del movimiento.

Como parte de la estrategia. Los Gavilanes y el grupo dirigente del Instituto de Estudios Superiores de Tlaxcala (IEST) empujan la idea de transformarse en universidad. A lo que se opone, en 1974, el candidato al gobierno del Estado, Emilio Sánchez Piedras.

Esto hace que Los Gavilanes busquen otro camino y aprovechen su relación con Gómez Villanueva. En una visita que hace el presidente de la República a Tlaxcala expresan su demanda. El argumento es ser la única entidad que no tiene universidad, y se les autoriza su creación. Entre el 12 de octubre y el 24 de noviembre se formaliza la erección de la UATx.

Rectoría. Punto de relación política entre universidad y gobierno

Las particularidades en la creación de la UATx definen un tipo de relación peculiar con el gobierno. El ejecutivo local no transforma el IEST en Universidad, separa las escuelas profesionales, deja subsistente el IEST para luego transformarlo en COBAT. Además, se reserva el derecho de designar al primer rector. (Segundo transitorio de la Ley Orgánica de 1976)

Entre Universidad y gobierno del Estado se construye un puente de comunicación. El gobernador es tomado en cuenta para la designación del rector. A cambio, una vez que terminan el periodo para el cual fueron designados, ocupan, en los primeros años, la Oficialía Mayor de Gobierno.

La alternancia político electoral modifica estas reglas. A partir de 1998, los exrectores no son incluidos en el primer nivel de la administración pública. Situación que cambia radicalmente en 2004 cuando un ex rector se convierte en gobernador del Estado, y todos pasan a la administración pública.

Oficialía Mayor. Espacio reservado para los ex rectores

Al concluir su período como rector. Luis Carvajal Espino, acude a un abogado prestigiado a nivel nacional para que realice una interpretación de la ley orgánica y justificar su reelección. Esta se encuentra prohibida en el artículo 19 de la Ley Orgánica: “el rector de la universidad… durará en su cargo cuatro años y podrá ser reelecto por una sola vez, pero no en el periodo inmediato”.

Pero se reelige en 1980. Esto crea inconformidad al interior de la universidad que obliga su renuncia en 1982. En automático se convierte en Oficial Mayor de Gobierno, y después en Secretario de Salud.

El consejo universitario designa en 1982 como segundo rector a Moisés Barceínas Paredes. Algunos nombramientos que hace en su equipo provocan problemas en la estructura universitaria. Lo que determina la presentación de su renuncia. El Gobernador Tulio Hernández lo incorpora como Oficial Mayor de Gobierno.

El tercer rector designado es Héctor. I. Ortiz Ortiz, quien se había desempeñado como encargado de la rectoría en el inter de la renuncia de Carvajal y la designación de Barceínas. Al concluir, la Gobernadora Beatriz Paredes Rangel lo incorpora como Procurador General de Justicia en el Estado, y luego Secretario de Educación Pública.

Posteriormente será electo como diputado federal (PRI 1991-1994). En 1999 llega por tercera vez a la rectoría y de ahí sale como candidato a diputado federal, cargo que desempeña un año para convertirse en presidente municipal de Tlaxcala capital. En 2004 es candidato del PAN y gobernador para el periodo 2005-2010.

El cuarto rector designado es Héctor Vázquez Galicia, quien al terminar es sumado por el gobierno de José Antonio Álvarez Lima como Oficial Mayor de Gobierno y después electo diputado local por el PRI en el distrito II.

La ruptura de la relación. Ni oficialía, ni diputación

El quinto rector es Juan Méndez Vázquez, para el periodo 1992-1995. Es el primero que al concluir no es agregado a la administración pública. En el gobierno está el PRD con Sánchez Anaya quien después lo invita en calidad de asesor.

Alfredo Vázquez Galicia es electo como sexto rector para el periodo 1996-2000. Por conflictos internos presenta su renuncia y tampoco es destinado a la administración pública. En el periodo de Sánchez Anaya es investido como secretario técnico. En 1999 Eugenio Romero Melgarejo es designado rector interino por 2 meses.

Rene Grada Yautentzi es nombrado como octavo rector para el periodo 2000-2005, al término lo sustituye Sandino Lelis, que no concluye el periodo, para ser nombrado Serafín Ortiz Ortiz para el periodo 2005-2009, el que prolonga por 2 años 2009-2011. Pasa  la estafeta a Víctor Job Paredes Cuaquentzi quien no concluye su periodo, y es ascendido Rubén Reyes Córdoba como doceavo rector.

Sexenio del PAN. Una administración de ex rectores

La coyuntura política de la alternancia abre el camino para que el ex rector Héctor I. Ortiz, se decante por el PAN para competir por la candidatura al gobierno del Estado. Posición que alcanza, lo que permite a los ex rectores integrarse al primer plano de la administración Pública.

Héctor Vázquez Galicia es designado Coordinador del Copladet. Juan Méndez Vázquez hace un recorrido por el Instituto de Educación para Adultos, el sistema Cobat, la Oficialía Mayor y la Secretaría de Gobierno.

Alfredo Vázquez Galicia es ungido como director del Instituto de Cultura. Eugenio Romero Melgarejo transita por Educación para Adultos, Sistema Cobat e Instituto del Deporte.

Rene Grada Yautentzi es destinado a la coordinación de los Cecytes y Oficialía Mayor de Gobierno. Sandino Lelis en la Subsecretaría de Educación Superior.

Las nuevas relaciones entre gobierno y Universidad

Adrián Acosta en “Estado, políticas y universidades en un periodo de transición” (FCE, México, 2000) destaca que en tiempos de partido único las universidades se constituyen en espacios de disputa política con el gobierno, lo que determina que en los procesos de negociación del financiamiento público –federal y estatal- fuese requerida la autorización de los gobiernos locales. Lo que tiende “a una despolitización paulatina por la menor dependencia de las mismas con el gobernador en turno”

El cambio de la política pública del gobierno federal, impulsa procesos de cambio en las universidades, pero “las ideologías reformadoras colocaron en el centro de su discurso la relevancia de lo académico…Si bien es cierto que la lógica política dominó el esquema de las transformaciones, la especificidad de las cuestiones académicas exigió, en cada caso, la construcción de rutas especiales de cambios, que permitieran sentar las bases para la despolitización de las decisiones de ésta esfera.”