Rafael Cázares promueve la cultura social

Rafael Cázares busca restablecer un orden democrático y de participación en la Galeria del Agua de Altzayanca, a efecto de que sea concursable la exposición de obras por parte de los artistas
Rafael Cázares busca restablecer un orden democrático y de participación en la Galeria del Agua de Altzayanca, a efecto de que sea concursable la exposición de obras por parte de los artistas

Víctor Hugo Varela Loyola / Después de concretar proyectos culturales sociales en otras comunidades de la entidad, Rafael Cázares emprende otro en Altzayanca desde la perspectiva del tequio y el cual contempla la operación de la Galería del Agua, un espacio desde donde impulsa iniciativas artísticas que permitan a la población transformar su conciencia sobre el medio ambiente.

El artista plástico dirige ahora la red de organizaciones culturales Tequitqui, cuya filosofía está sustentada en el tequio, del náhuatl tequitl, que significa tributo, trabajo, y es una forma ancestral de organización para concretar trabajo y obras de beneficio o interés colectivo.

“Sabemos que en algunas comunidades existe todavía el tequio y para nosotros es una práctica inspiradora, ya que actualmente la organización social se encuentra en crisis, por eso acudimos a esta cultura popular y tradicional y hallamos que había una práctica colectiva y organizacional muy efectiva y digna”, refiere.


Recientemente Tequitqui recibió apoyo del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) a través de un programa reciente que apoya la producción de pintura nacional, aunque se refiere en general a las artes visuales.

“Nuestro proyecto ante el INBA se titula Acuasofía, es decir la sabiduría del agua, que queremos promover desde un punto de vista artístico, promoviendo la concientización de los temas del agua, a través de la emotividad. En el arte existen muchos testimonios de creación artística que tienen que ver con el agua.

“A nosotros –sostiene– nos toca promover una parte bellísima sobre los temas del agua, que no son precisamente los problemas, sino esta parte de conciencia y de vínculo con el agua, el agua en el arte, en la música, en la pintura, en la fotografía. Es una tarea motivadora”.

Rafael Cázares se refiere a la Galería del Agua, un espacio que ha ido construyendo él mismo en el barrio de San Antonio del municipio de Altzayanca, con financiamiento primero de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y posteriormente del INBA.

La Galería del Agua, explica, tiene como propósito atraer la mirada de los artistas sobre los temas del agua para formar conciencia entre la población y contribuir al uso sustentable del líquido. “La infraestructura de este espacio cuenta con tres sistemas para el buen uso del agua, un biodigestor para las aguas negras, un tanque para la reutilización de aguas grises y un aljibe para el almacenamiento de las aguas pluviales”.

En otro sentido, observa, la Galería del Agua es una plataforma de proyectos culturales para artistas, grupos y para la población de Altzayanca en general, un lugar dedicado a la hospitalidad de artistas, pensadores, siendo tan escasas las residencias artísticas en México. “En los últimos dos años han llegado a este espacio unos 20 artistas procedentes de España, Francia, Chile y Estados Unidos, y de otras entidades de la República”.

De acuerdo con el artista plástico, la Galería del Agua tiene en lista nueve programas para operar, si bien en estos momentos están vigentes dos que son respaldados por el INBA que son las estancias de creadores y las exposiciones relacionadas con el uso sustentable del líquido, y de la cual en estos momentos se encuentra montada la muestra fotográfica “Agua rodada” de Gonzalo Pérez.

–¿Hay apertura para quienes deseen participar en este proyecto?
–Claro, tenemos conciencia de que hay que restablecer un orden democrático y de participación, que sea concursable la participación de los artistas, ya que no es lo mismo que un creador obtenga un espacio por sus contactos o sus amistades, a que lo obtenga de una manera competitiva, es mayor el mérito de esta manera.

Conocido por emprender proyectos sociales y culturales en la entidad, Rafael Cázares ratifica su objetivo de “socializar el arte, porque es mi experiencia artística, no encuentro sentido sólo en el comercio. Las artes no son sólo un negocio, es una profesión arriesgada, intensa, desesperante y social.

“Yo tengo la conciencia de difundir las artes y también por lo que he pasado como artista, como pintor, sobre la falta de espacios, sé que tenemos que hacer algo más por las artes, cada día, y nos toca comenzar y poner un granito de arena”.

–¿Qué tan fácil o difícil es encontrar el anhelo de ser artista entre los habitantes de las comunidades?
–En las comunidades persisten inercias culturales como el machismo, el alcoholismo, las adicciones, la falta de empleo por falta de capacidades, los espectros de la pobreza son muy complejos.

“La aportación de las artes en las comunidades son, por ejemplo, cuando hablamos de seguridad, de desarrollo social, se entrecruzan los factores de verdad, certeza y esperanza. No podemos pensar que seguridad es tener un policía en cada esquina, eso no es la seguridad, seguridad es tener certeza, esperanza de trabajo, de bienestar y las artes contribuyen a este desarrollo social.

“Pienso que desde ahí es que la organización va visualizando vocaciones, competencias y oportunidades, en el caso específico de Altzayanca el tema del agua es muy dramático, es el origen de la comunidad, “lugar donde rompe el agua”, pero cada día van surgiendo los problemas del agua, no sólo en este municipio sino en toda la región oriente del estado de Tlaxcala y por eso de manera preventiva estamos impulsando la Galería del Agua”.

Por otro lado, observa que hay una tendencia en el mundo para abandonar las comunidades agrarias, que se conduce a la catástrofe, nosotros estamos en contra de esta tendencia y por eso iniciamos esta intervención en Altzayanca y para proveer servicios culturales de gran calidad”.




Leave a Reply

Your email address will not be published.