QUIERO TRABAJAR EN EL GOBIERNO PARA MEJORAR MI PAÍS. SIN CREDENCIAL IDEOLÓGICA

Quiero trabajar

Quiero trabajar en el gobierno para mejorar mi país, es la letanía que se repite una y otra vez, entre las personas que hacen fila en las puertas de la casa de transición del presidente electo.

Esta demanda permite recordar el corporativismo creado por Lázaro Cárdenas. La idea fue que la mano del Estado cubriera a los obreros y campesinos. Pero que a lo largo de la historia, termina por beneficiar a la clase media y “a los ricos”.

El sistema político, que transita del Partido de la Revolución Mexicana al Partido Revolucionario Institucional, parece que se actualiza en la figura y las formas del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).


Los mexicanos se acostumbraron a tomar dos canales para hacer sus demandas económicas, sociales, políticas, etc., etc. Una a través de las organizaciones formales, como sucede por ejemplo con el Consejo Coordinador Empresarial.

La otra es la informal. A través de organizaciones ligadas a los grupos que se incorporaron a Morena, a los representantes populares electos. Y esta vez, de manera personal, con los coordinadores estatales de desarrollo.

La creencia de que el presidente puede resolver cualquier problema con solo querer o proponérselo, representa también la esperanza de ser identificado y reclutado para lograr la oportunidad del ascenso social.

La visión de que el partido político en el gobierno, o el gobierno de un partido político es una gran bolsa de trabajo, cobra vigencia y se renueva. Lo que explica la inexistencia del servicio civil de carrera en los tres niveles de gobierno.

Como escribe Cosío Villegas: asegurar las bases y organizarlas permite contar “no solo con un gran número de ciudadanos, sino con los votantes más organizados y activos”. O como destaca Ai Camp: “las credenciales ideológicas han sido relativamente insignificantes”. Quiero trabajar en el gobierno para mejorar mi país.