¡Que se vayan!

Las posturas oficiales sobre la creación de partidos políticos, como una consecuencia de la democracia, sin importar cantidad ni calidad, en el fondo pierden sentido, porque han abonado poco a esta y se han convertido en una carga muy pesada para el erario que este año (electoral) significó alrededor de 6 mil millones de pesos.

Tanto Nueva Alianza (Panal) como Encuentro Social (PES) se perfilan a perder su registro nacional. Aunque todavía pueden mantener su acreditación en los estados donde hayan logrado el mínimo de 3 por ciento de votación en la elección del pasado 1 de julio.

En septiembre, el Instituto Nacional Electoral (INE) iniciará la liquidación de estos dos partidos, así que el número de estos organismos se reducirá de nueve a siete en el país.


El Panal, con sus apenas 13 años de vida, se extingue justo cuando su progenitora, la maestra y ex lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo, es absuelta de diversos delitos que la llevaron a prisión en 2013.

Al PES no lo salvó la ola lopezobradorista ni el poder divino, aunque sí estará representado en la Cámara de Diputados federal por al menos medio centenar de legisladores federales. Obtuvo su registro en 2014. El especialista Bernardo Barranco traduce la participación de Encuentro Social en el proceso comicial de este año como “evangelismo electoral”, mediante la “irrupción política de los pentecostales”.

El problema no es la existencia de un puñado de partidos, sino que ya en la práctica se despojan de su ideología y optan por el pragmatismo para saciar intereses personales o de grupo. Son la vía de presiones y negociaciones para venderse al mejor postor. Muchos de estos, transformados en cotos de poder y consorcios familiares, han colmado la capacidad de tolerancia de la ciudadanía que a gritos pide que ya se vayan.

Nada se perderá con dos fuerzas políticas menos, pero la puerta sigue abierta a las organizaciones aspirantes a constituirse como partidos, incluidos el PES y el Panal porque en 2019 podrían solicitar nuevamente su acreditación.