Proyecto de nación de AMLO no son utopías ni ocurrencias: Álvarez Lima

Tras varios años retirado del ámbito político estatal y nacional, José Antonio Álvarez Lima, ex gobernador de Tlaxcala, regresa de lleno a esta actividad respaldando el proyecto de nación del candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, para superar los problemas que aquejan a México como país: la corrupción, la violencia, la impunidad, el burocratismo, la desigualdad social y económica, entre otros.

No se trata, sostiene el también aspirante al Senado de la República de esta alianza que integran Morena, PT y PES, de planteamientos utópicos desbordados u ocurrencias, sino que es un plan “que va a ser difícil (concretarlo), como todo lo que vale la pena llevar a cabo, pero que es posible”, sobre todo si el perfil de los colaboradores es similar al del político tabasqueño.

Y para coadyuvar en ello, el ex mandatario estatal deja notar, en entrevista con La Jornada de Oriente, que pondrá en práctica toda la experiencia acumulada a lo largo de su vida como servidor público y representante popular, pero también en sus etapas de estudiante y profesor universitario, como ciudadano tlaxcalteca y mexicano. En el recorrido que ha hecho por el mundo como integrante de representaciones diplomáticas.


Álvarez Lima (mayo de 1942) tiene hoy una visión dura e implacable del PRI: de dinosaurio transmutó a Godzilla. Un Godzilla insaciable de corrupción, de maldad, de autoritarismo, de ineficiencia, de ineptitud. Que cuando se acabó el dinero del petróleo, busco meterle la mano al bolsillo de las personas a través del gasolinazo e impuestos disfrazados, observa.

Rechaza que una eventual llegada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) al gobierno federal, implique el arribo tardío de la izquierda que se vivió en países de América Latina y que hoy está en franca retirada. Considera que la ideología que predominará en la administración de Andrés Manuel López Obrador será de una izquierda renovada y que no se sobrepondrá un modelo económico –neoliberal, neoliberal liberado o neoliberal corporativo–, sino que “va a tomar ejemplos de todas partes”.

Tiene que ser un gobierno, advierte el candidato al Senado de la República, que haga mayor énfasis en la justicia, pero también en la creación de la riqueza y al mismo tiempo no burocratizarse, pues “la burocratización y la corrupción acabaron con el socialismo”. Rechaza también la posibilidad que como presidente, López Obrador concentre en él todo el poder. “Nos enfrentamos a un hombre maduro políticamente, está en la mejor etapa de su vida”, dice del candidato presidencial.

La entrevista con el gobernador que propició la alternancia en la entidad –pues su sucesor fue el candidato impulsado por una coalición encabezada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en 1998—se realizó en su casa de Atlihuetzía, municipio de Yauhquemehcan, y en ella el ex director de Radio Educación y de Canal Once, descubrió los motivos que le hicieron decidir regresar a la actividad política.

“Si nosotros aspiramos a democratizar a la sociedad, como ha sido ese proceso civilizatorio, que empieza con el voto a todos los varones, después se incluye a las mujeres y después a los jóvenes, pues en otro ámbito también tenemos que llevar la democracia no solo electoral, sino en el uso de los recursos públicos”, explica Álvarez Lima con relación a que en su sexenio promovió el cuarto nivel de gobierno: las presidencias de comunidad.

“La idea de dar el voto en las comunidades es continuar la democratización hasta que llegue a las personas, es decir, que cada persona tenga la potestad de recibir la parte de recursos públicos que le tocan en servicios, etcétera, y que no se queden en una minoría, porque también en la distribución de los recursos públicos hay autoritarismo”.

–¿Con López Obrador volverá la austeridad republicana de Juárez, Cárdenas o Ruiz Cortines o la frivolidad de López Portillo y Fox?

–Creo que tenemos una garantía de que las cosas vayan bien en México, porque la personalidad de Andrés Manuel es congruente, es un hombre que dice, piensa y habla de manera integral. Se trata de una persona sincera, honesta y valiente, es lo que yo percibo.

Esta madurez, señala, Álvarez Lima, se ve reflejada en el proyecto de nación que propone el aspirante presidencial, el cual consiste en erradicar la corrupción y la ineficiencia en el ejercicio del gasto público federal, “es decir, transparentar los ingresos y los egresos públicos y establecer sistemas de participación y de contraloría para que ese gasto se haga de manera democrática, transparente y con el uso de la tecnología más sofisticada, para mejorar estos niveles desastrosos que tenemos de miseria y de desigualdad.

“Y de esta manera obligar a los gobiernos de los estados a hacer lo mismo con sus presupuestos y a los gobiernos municipales, con el ejemplo y con el ejercicio de una nueva legislación que penalice el mal uso que se dé, el desorden a estos principios”.

En este proyecto, abunda el ex mandatario, hay programas muy concretos para adultos mayores, de apoyo a las jefas de familia, a los hogares que tengan integrantes con capacidades diferentes y un programa muy novedoso para apoyar con becas a los jóvenes que quieran regresar a estudiar y abrirles fuentes de trabajo como becarios y aprendices.

“A esos muchachos que ahora, despectivamente, les llaman ninis y que son objeto de todas las acechanzas de las delincuencias para hacerse de ellos, se trata de un programa muy novedoso y muy interesante”. También contempla un ejercicio de las compras, de la obra pública, transparente.

“Ese es el primer punto y es perfectamente posible, si Andrés Manuel elige como colaboradores a personas con un perfil similar a la de él. ¡Claro! no se trata que al otro día estén todos los programas, es un tránsito digamos, paulatino, pero va a ir avanzando y al término de un año de gobierno tendremos que ver cambios significativos en todo esto”.

Después, abunda, la idea de Andrés Manuel es convocar, tan pronto sea presidente electo, a una gran reunión nacional donde se inviten a las Naciones Unidas, a líderes religiosos de todo el mundo, a intelectuales y académicos que han participado en países en donde se le ha buscado una solución al problema de la violencia, como en Colombia, Perú, Argentina, Brasil, Sudáfrica, y en algunos países de Asia y de Europa. Algunas ciudades de Estados Unidos y del primer mundo han hecho experiencias exitosas, Nueva York, Chicago, ejemplifica.

“El problema de la violencia no es privativo de México, ha habido otros países que han pasado por esto y han buscado soluciones, entonces hay que tener, como en la medicina, toda una gama que va desde la homeopatía-amnistía hasta la cirugía-reconstructiva. Tener todo para elegir qué le conviene a México”.

Todo esto es posible, pues refiere que cuando gobernó Tlaxcala logró mantener la criminalidad bajo control, pues hubo un asalto bancario y un secuestro en seis años, “nada más. Ahora el hecho de que, como dice Andrés Manuel, las escaleras se barren de arriba para abajo y haya en los niveles más altos personas honestas, que no delinquen, esto también va a ayudar, como en las familias, si el padre no bebe y no fuma, es probable que los hijos no beban y no fumen y al revés.

La austeridad con el que López Obrador ejerza su gobierno también servirá como ejemplo, sostiene. “Por eso a bajar los sueldos a la mitad, hacer gobiernos austeros, a no aviones, no helicópteros, no privilegios, y obligar a los políticos acercarse a los ciudadanos mediante reformas municipales y de comunidad para que conozcan las necesidades ciudadanas, pues hay la tendencia de funcionarios públicos de convertirse en mandarines, mandarines de lo que sea, mandarines de la medicina, de la educación, de la obra pública, de lo que sea”.

Álvarez Lima considera que las fallas de la condición humana, como el egoísmo, el autoritarismo y el egocentrismo, son las que han obstaculizado el desarrollo de la civilización, pues propician la creación de hombres o mujeres fuertes, que a través de diferentes medios, disfraces, técnicas y recursos dominan a los demás y hacen marchitar todos los deseos de igualdad de la gente.

Por ello y para evitar que el poder se concentre en una sola persona, considera necesario que la luche en todos los frentes, pero, sobre todo, “a mi juicio, y eso es lo que hice en mi gobierno en Tlaxcala, en el frente de las comunidades. Hay que hacer que las comunidades participen en la decisión de la distribución de los recursos públicos y en la vida de las comunidades.

“Bajar el poder político y hacer que cada 100 o mil ciudadanos elijan representantes, y restringir cada vez más las facultades del poder nacional para que vaya descendiendo, solo dejarle al poder nacional aquellas cosas como la conquista del espacio, la investigación científica de alto nivel, etcétera, pero lo más que se pueda bajar las decisiones de ecología, de educación, de salud, de policía a las comunidades y a las personas. Eso es un tránsito que el mundo ha caminado muy poco, porque la tendencia es hacer pirámides más altas donde se encumbran cada vez más jerarquías, intermediarios. Necesitamos achatar la pirámide de poder y entregarle más a la población y estar vigilantes porque en cada comunidad y en cada familia surgen hombres, egos, con vocación autoritaria”.

–¿Qué le pasó al dinosaurio?

El dinosaurio se corrompió, se llenó de cáncer. Cuando empieza haber una mayor disposición de dinero público con el petróleo, que empezó a llegar en oleadas de dólares desde 1987, el gobierno, en lugar de distribuir esos recursos, empieza a corromperse, y el ejercicio público comienza a convertirse en el ejercicio del enriquecimiento personal.

“Y eso llega a niveles estratosféricos a finales del siglo pasado y principios de éste, en donde la venta de las empresas públicas se va al capitalismo de cuates, al llegar los ineptos del PAN, en lugar de mejorar la distribución del ingreso, le dan carretadas de dinero a los gobernadores, que se convierten en unos virreyes dispendiosos y enloquecidos, y terminan en casos, si no fueran risibles porque son patéticos, como los Duarte, los Borge, todos esos gobernadores que se volvieron locos con el dinero”.

“Y en ese momento Godzilla se suicida porque ya no puede la sociedad vivir ahogada por un monstruo de ese tamaño, y es lo que le pasó al dinosaurio y por eso va a ganar Morena, porque además de la personalidad de Andrés Manuel, está el gasolinazo, está el SAT, los dos monstruos de Godzilla que comen seres humanos”, dijo Álvarez Lima.