Profepa: aún hay procesos abiertos por contaminación al río Atoyac

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), informó que aún hay procesos abiertos por contaminación al río Atoyac. Foto:Alejandro Ancona/La Jornada de Oriente

De los aproximadamente 145 procedimientos administrativos que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) inició en contra de empresas que realizan descargas en el río Atoyac, cerca de 60 por ciento aún sigue en desahogo, informó el delegado en Tlaxcala, Alberto Ramos Tenorio.

Asimismo, el funcionario afirmó que esta dependencia federal continúa con las visitas de inspección industrial a esas plantas que descargan en este cauce o que se encuentran asentadas a lo largo del mismo.

Explicó que del total de los procedimientos instaurados, entre 50 y 60 por ciento “está en fase procesal conforme al término jurídico”. Se han establecido periodos para desahogar las pruebas, indicó.


Por eso, abundó el delegado de Profepa, aquéllos que fueron iniciados en octubre y en noviembre de 2015 aún continúan su curso, debido a que siguen los plazos legales correspondientes a cada etapa.

Acciones de Profepa son para contribuir al saneamiento 

En febrero del año pasado, esta Procuraduría clausuró nueve empresas altamente contaminantes asentadas a lo largo del río Atoyac, entre los estados de Puebla y Tlaxcala, a través de un operativo, en coordinación con la Comisión Nacional del Agua  (Conagua) y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Derivado de esas acciones, en 2015, la Profepa ha realizado en la entidad tlaxcalteca ocho sobrevuelos con drones, en 13 tramos de dicho afluente, a efecto de ubicar la mayor problemática de  contaminación ambiental.

La finalidad es lograr contener el daño a ese cauce, por lo que la dependencia ha continuado los trabajos para inhibir que las descargas de aguas residuales rebasen a las condiciones particulares o límites máximos permisibles establecidos en la Norma Oficial Mexicana NOM–001–Semarnat-1996, explicó el funcionario federal, en entrevista.

En ese año, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente notificó 60 recomendaciones a 38 municipios de Tlaxcala y a 22 de la entidad poblana, con el propósito de que tomen las medidas necesarias para el  cumplimiento de sus obligaciones en materia ambiental.

Particularmente en el caso de las descargas residuales; esas peticiones también tuvieron el objetivo de encargarles que aseguren el acatamiento a la normatividad ambiental del agua, a través de la vigilancia en sus jurisdicciones respectivas. Todo ello tiene el propósito de contribuir al saneamiento de la cuenca.