PRI en caída libre

Para la empresa Integralia Consultores, dirigida por Carlos Ugalde, de las nueve elecciones para gobernador que se celebraran en este 2018, existe una alta probabilidad de que el PRI pierda todas, pero lo más sobresaliente de esos resultados analizados en el programa “La hora de opinar”, conducido por Leo Zuckerman, es que en esas entidades, el partido tricolor obtiene una votación entre 16 y 20 puntos porcentuales. En otras palabras, el PRI va en caída libre a nivel nacional y a nivel local.

Son varias las razones que explican la caída, algunas de ellas se centran en la corrupción en las altas esferas del gobierno federal y en los estados, en la galopante inseguridad que ha dejado saldo rojo en varias entidades del país. 2017 fue el año más violento desde que se tiene registro y, por otra, un bajísimo desempeño económico inferior a la tasa inflacionaria cuyo efecto está en una pérdida de poder de compra y una mayor desigualdad económica y social de un amplio segmento de la población. Según Coneval, el ingreso laboral tuvo una caída que se refleja en el poder adquisitivo de las familias mexicanas.

A lo anterior, la explicación de la caída a nivel nacional y lo local también se debe a las decisiones del primer círculo del gobierno y del partido, entre ellas destacan: 1. La designación de José Antonio Meade está cobrando facturas, el candidato del PRI no conecta con los priistas ni con los ciudadanos, hasta ahora ni siquiera ha podido establecer una agenda de soluciones a los distintos problemas que aquejan al país y al día de hoy está en tercer lugar de las preferencias electorales, muy por debajo del puntero y alejado también del segundo lugar; la percepción de que el PRI perderá la Presidencia se está consolidando. 2. La estrategia de golpear al puntero y al segundo lugar no ha funcionado y los arrebatos de Enrique Ochoa y Javier Lozano, lejos de ayudar a su candidato, lo han colocado en la ambigüedad, cómo creerle que llame a la unidad cuando sus estrategas no paran de denostar a sus adversarios. 3. En el reparto de candidaturas, las decisiones cupulares han generado exclusión, casos como el de Chiapas se reproducen en todo el país, cientos de militantes han sido marginados del proceso electoral. De hecho, el descontento ha crecido en los últimos días provocando rupturas internas en el partido y no hay día que pase sin que se anuncien renuncias tal como ocurrió esta semana en Guanajuato, la desbandada se está convirtiendo en cosa de todos los días. 4. Los pronunciamientos internos del gobierno y del partido están dinamitando desde dentro al candidato y a Enrique Peña Nieto, primero la declaración del secretario de Marina, quien afirmó “que la Marina está preparada para un cambio de régimen”, luego la de Francisco Labastida Ochoa, quien prácticamente vaticinó la derrota del PRI y 6. La percepción de la derrota, las rupturas y las debandadas ya provocaron la exigencia de cambiar al presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, pues varios priistas aluden que gran parte del deterioro y de las expectativas de los resultados se los deben al brabucón y autoritario de Enrique Ochoa.


Ante un oscuro escenario, Enrique Peña Nieto ha tomado plenamente las riendas de la campaña, primero ocupando sus discursos públicos para alertar sobre los efectos del enojo social e irracional que dieran lugar a un cambio de régimen, luego a casi exigir que se reconozcan los supuestos logros de su gobierno, y ahora cortando la cabeza de Enrique Ochoa, según fuentes cercanas, se está en días de la caída del presidente del PRI en pleno proceso electoral, aunado a ello el presidente ha definido que la ruta a seguir es la ocupada en el Estado de México, misma que le permitió ganar a Alfredo del Mazo, haiga sido como haiga sido, por eso no fue casual que el último acto de precampaña haya sido precisamente en el “supuesto bastión del PRI” y ahora resulte que José Antonio Meade encuentre su fuente de inspiración en lo ocurrido en esa entidad. Al parecer la operación billetera para la compra del voto se ha abierto y en breve empezarán a salir los sobres amarillos de las oficinas de gobierno, Peña Nieto, en un acto desesperado, buscará comprar la conciencia de los ciudadanos, replicar el modus operandi que le otorgó el triunfo a su primo.

Sin embargo y aun con los miles de millones de pesos que saldrán a comprar conciencias, es poco probable que el dinero les alcance para detener el cambio de régimen, la caída en las tendencias electorales tanto a nivel nacional como local, es una losa muy pesada de remontar. De hecho, la desbandada continuará en las próximas semanas y los pronunciamientos internos en el partido, en el gobierno y en la escala internacional son la dinamita que harán que el barco se siga hundiendo hasta antes de iniciar la campaña constitucional.

Entre tanto, según diversos estudios, el regalo perfecto para el 14 de febrero es un perfume y quien regala perfumes en diversas épocas del año, solo reafirma que para esa pareja siempre es 14 de febrero, pues estos son atrevidos y centran la atención en alguien, le siguen los zapatos y curiosamente hay quien regala cupones para asistir a las estéticas como signo de cuidado a la belleza y a la autoestima. Ver para creer.