El PRI aceita su maquinaria e impone a sus candidatos federales

El PRI decidió anunciar sus cartas con las cuales jugará por dos escaños en el Senado de la República y por dos de las tres diputaciones en los comicios federales del próximo 1 de julio.  Serán dos ex secretarios de Gobierno de la administración de Marco Mena, un diputado local y una ex alcaldesa y líder sindical, los abanderados

No importó violentar los tiempos establecidos en sus propias convocatorias y, de plano, la cúpula priista dio por hecho que los ex secretarios de Gobierno, Anabel Alvarado Varela y Florentino Domínguez Ordóñez serán los candidatos al Senado. Se considera que esas candidaturas son de Marco Mena, quien sacrificó la gobernabilidad de su gabinete a cambio de resultados electorales.

En los distritos 01 y 02 federales, la apuesta es con el diputado local, Mariano González Aguirre y Blanca Águila, respectivamente. Al primero ahora sí se le hará aparecer en la boleta de una elección federal; hace tres años declinó en sus aspiraciones por orden de su padre, el entonces gobernador Mariano González Zarur.


Ese distrito, se dice, no se gana con simpatías ni propuestas, sino con mucho pero mucho dinero gubernamental. El partido en el Poder Ejecutivo, tradicionalmente, gana esa posición para su causa.

En el segundo la apuesta es por una mujer. Anabell Ávalos, alcaldesa capitalina, declinó participar en la contienda y su partido tuvo que echar mano de Blanca Águila que ha sido brazo operador priista en el sindicalismo federal, aunque en su espalda trae dos derrotas en elecciones por una curul, perdió en 2009 la elección federal por el distrito 03 y en 2013, cuando compitió por el distrito 08 local.

Con esa jugada e imposición, que llevó a una reestructuración en el gobierno y en el propio PRI, alguno, aunque lo dudo, podría impugnar dichas postulaciones, ya que las convocatorias de elección interna respectivas establecen, en dos numerales, que el registro de precandidaturas sería el sábado 27 hasta las 13 horas, cuando el anuncio de la inminente designación se hizo dos horas antes de vencer el plazo.

Pero además establece que el registro de candidaturas únicas no garantiza la postulación de esas personas, como fue anunciado el sábado, ya que ese carácter lo otorgará la convención de delegados que realizarán los priistas el próximo 16 de febrero. A pesar de ello, la maquinaría priista ya se echó a andar.