Pretende SEPE no pagar 100 por ciento de salarios caídos a docente que ganó demanda

La docente Magdalena Piscil Baleón, quien mantiene desde el martes pasado una huelga de hambre para exigir su reinstalación en el servicio, informó que la Secretaría de Educación Pública del Estado (SEPE) le ofreció apoyarla en su proceso de jubilación, a cambio de no pagarle el 100 por ciento de sus salarios caídos, lo que contraviene un fallo de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) en ese sentido.

La profesora –quien ganó una demanda laboral que interpuso en 2012 por despido injustificado contra la SEPE para su reinstalación—atajó que su jubilación no está a negociación, en virtud de que es un derecho del que goza como trabajadora del sector.

Desde el martes pasado, Piscil Baleón inició una huelga de hambre frente a Palacio de Gobierno como medida de presión para que la SEPE cumpla con el fallo que emitió la JLCA en 2016 para su reinstalación en la primaria Josefa Ortiz de Domínguez de la comunidad de Tlacualoyan, muncipio de Yauhquemehcan, pero la autoridad se ha negado a cumplir con ese mandato legal.


En entrevista, informó que el miércoles pasado personal al mando del jefe del Departamento de Asuntos Jurídicos y Laborales, Pablo Alvarado Cortés, le ofreció a los abogados que llevan su caso apoyarla con el proceso de su jubilación.

Lo único que pidió una persona que vino de la SEPE es que tuviera en orden todos mis documentos para verificar mi antigüedad, porque Tlaxcala solamente me está dando 14 años de servicio, pero yo estuve fuera del estado, en Tabasco, Nuevo León y el Estado de México. Sobre eso vamos a ver.

Lo que ellos no quieren pagar es el 100 por ciento de mis salarios caídos. Ellos dicen ayudarme para mi jubilación, pero no me van ayudar en nada porque mi jubilación es un derecho del cual yo gozo. Lo único que les pido es que me paguen el 100 por ciento de mis salarios caídos, mis prestaciones y todo lo que marca la ley, aseveró.

La profesora, originaria de Santa Apolonia Teacalco, ratificó su disposición de llegar a un acuerdo con las autoridades, por lo que señaló que si existe la posibilidad de que sea reinstalada en el servicio, la aceptará. “Yo nunca he dicho que ya no quiero trabajar, si me dan la reinstalación con mucho gusto yo voy y trabajo donde me manden, siempre he estado abierta al diálogo, siempre he estado abierta a que si es esa escuela u otra, no tengo problema en irme más lejos de donde yo estaba”.

Reveló que hasta la noche del pasado domingo acudió el secretario de la sección 55 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Ignacio Díaz Grande. “Me dijo que ya hablaron con el titular de la SEPE, Manuel Camacho Higareda, y que ya había propuestas, pero no es así, pues mi jubilación no está en negociación, es un derecho que tengo”.

Sobre su estado de salud, comentó que se encuentra bien a pesar de que solamente ha estado tomando agua y jugos. “Hace un momento vino el doctor de la ambulancia que está en Palacio de Gobierno, me tomó los signos vitales, estoy bien. El jueves también me revisó y me dijo que estaban bajando mis azúcares, me salieron unos ganglios y me dijo que probablemente son por la mala posición en que duermo o la tensión del frío. Me duele un poco el estómago, para sentirme bien solamente tomo jugos y agua”.