PRESTIGIO ACADÉMICO DE LAS INSTITUCIONES DE EDUCACIÓN SUPERIOR

Prestigio académico

Prestigio académico. La globalización o mundialización provoca que desde finales de los noventa del siglo XX todas las instituciones de educación superior se incorporen a la dinámica de búsqueda de reconocimiento a través de rankings locales, nacionales y mundiales.

Como sucede en muchas de las prácticas de mercado, cual hongos surgen una multiplicidad de asociaciones, organizaciones y empresas encargadas de medir, comparar y otorgar ese reconocimiento. Pero muy pocas logran afianzar un prestigio.

En el plano mundial se pueden contar con los dedos de las manos. Entre estas se encuentran el Times Higher Education (THE) que publica World University Rankings. El Shanghai Ranking Consultancy que edita el Academic Ranking of World Universities (ARWU) y QS World University que difunde el QS.


ARWU anualmente saca a la luz el ranking con las 100 mejores universidades del mundo. Los resultados son separados en dos bloques. Uno que va del 1–500 y otro del 500–1000. En el primero se localiza a la UNAM (201–300). En el segundo al IPN (501–600) y UAM (901–1000).

THE además da a conocer rankings por región. Entre las primeras 100 de América Latina se localizan ITESM (cinco), UNAM (13), UAM (26), UAEMx (51–60), BUAP, UMSNH (61–70), UAQ, UAY, UG (71–80), UASLP, UDLAP, UdeG (81–90), UAS (91–100).

QS posiciona a UNAM (113), ITESM (178), IPN (651–700), UIA (701–750) UAM, UdeG, UDLAP, UP (751–800) UANL, UAEMx, UDEM (801–1000). En el de América Latina ubica: UNAM (cuatro) ITESM (cinco), IPN (30), UAM (32), UIA (35), ITAM (37), UdeG (52), UANL (56), BUAP (88) y UG (99).

En México algunas revistas como América Economía y periódicos como Reforma y El Economista publican rankings de las mejores universidades de México. Mientras que a nivel local no existe ningún tipo de experiencia.

Algunas IES públicas y privadas desarrollan estrategias mercadológicas para obtener reconocimiento de cualquier tipo de organización. Algunas clasificaciones nacionales, por ejemplo, dependen del pago de una cuota. Sin embargo, el prestigio académico de una institución es resultado del trabajo de su comunidad y sus egresados.