Podría crecer a 10 mil hectáreas la superficie de amaranto en 2019: Barrales

Confiado en que Andrés Manuel López Obrador, virtual presidente electo de México, cumplirá en apoyar el Proyecto Alternativo Nacionalista para la Mezcla de Amaranto y Maíz Nativo, Perfecto Barrales Domínguez, presidente estatal del Sistema Producto Amaranto, aseveró que en 2019 podría crecer a 10 mil hectáreas la superficie destinada a este cultivo.

Recordó que esta propuesta para procesar este cereal fue presentada desde hace varios meses al político tabasqueño, la cual “es 100 por ciento nacional, desde la semilla hasta la maquinaria”, además de que podría generar alrededor de 20 mil empleos.

También repasó que al paso de los años el estado ha disminuido la superficie de este cultivo y ha dejado de ser el primer lugar del país en producción, debido a problemas de comercialización y en el precio.


Anotó que en este ciclo agrícola nada más fueron sembradas entre 200 y 300 hectáreas en toda la entidad, por lo que de obtener un mayor respaldo por parte del gobierno federal y estatal, existe la posibilidad de acrecentarla a cuando menos 10 mil.

“Ahora sí vamos a detonar esto, sobre todo para completar todo el ciclo, tanto de cultivo como de industrialización y que la producción se vaya a los programas sociales de la federación. Espero tener un acuerdo con Lorena Cuéllar Cisneros (nombrada por López Obrador coordinadora en Tlaxcala) para que se vaya afinando”, enfatizó.

Agregó que de manera personal expuso a López Obrador este plan, por lo que confió en que será tomado en cuenta, pues “se tiene que hacer porque ya hay un compromiso. Tengo la seguridad de que él lo hará, en su campaña dijo que no nos va fallar”.

De conseguir este respaldo, Barrales Domínguez reiteró que en el estado de Tlaxcala se dispararía de manera importante la producción de amaranto y de maíz nativo, porque serán combinados para obtener una mezcla con alto valor nutricional.

Comentó que existen condiciones para sembrar este cereal en alrededor de 30 mil hectáreas y de obtener una producción de aproximadamente 24 mil toneladas cada año; crear microindustrias y generar empleos “bien pagados”.

Con base en su proyecto, el costo de un litro de atole elaborado con 25 gramos de harina de amaranto, más una cantidad igual de maíz, sería de casi 2.75 pesos, lo cual significaría un ahorro considerable, comparativamente con el de las fórmulas de leche comercial. El agricultor recibiría un pago de 20 pesos por cada kilogramo de amaranto y 10 por cada uno de maíz. ”La utilidad es de 207 salarios mínimos por año y por hectárea”, anotó.