El plan del Grupo Especializado para sanear el Atoyac-Zahuapan es opaco, señala Olvera

Para Arturo Olvera Rodríguez presidente del Consejo Ciudadano por la Dignificación de Ixtacuixtla, Asociación Civil, el Grupo Especializado para el Saneamiento de los ríos Atoyac-Zahuapan, cumple parcialmente con la recomendación 10/2017 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), pues su plan de restauración no incluye la participación de la población afectada.

“Si bien hicieron el proyecto, nunca dieron información a la sociedad de nada, fue en forma opaca, otra vez. Nunca consensuaron ni lo hicieron del conocimiento de la gente. No fuimos convocados, en absoluto, a nada”, refirió contrario a lo afirmado por las autoridades que la semana pasada presentaron la propuesta de trabajo, la cual prevé la construcción de plantas de tratamiento y la realización de tareas de capacitación, entre otras.

Comentó que hace poco participó en una reunión en la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco), en la que servidores públicos le preguntaron su opinión sobre este asunto, a lo que les respondió que está probado “históricamente que ustedes no tienen capacidad de proponer nada” a la ciudadanía.


Abundó: “El fondo del problema es la corrupción y llenarse los bolsillos con obras medianas, fragmentarias e incompletas”, proyectadas supuestamente para atacar el deterioro del medio ambiente.

Recordó que el mes pasado, en el foro organizado por Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) sobre el saneamiento de esta cuenca, participaron científicos reconocidos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quienes explicaron la gravedad del problema y plantearon algunas alternativas para contrarrestar la contaminación que se registra en el Atoyac y en el Zahuapan.

Dijo que las OSC han tratado de involucrar a la población para que también reciba capacitación, “situación que –acentuó- nunca ha sucedido por parte del gobierno, es la misma historia, nada más que maquillada”.

El activista citó como ejemplo que en el informe anual de actividades del ayuntamiento de Ixtacuixtla (uno de los municipios señalados en la recomendación de la CNDH), se mencionó la construcción de otro pozo de oxigenación, pero no contiene “trampas de captura de metales tóxicos, de venenos”. 

El también químico de profesión resaltó que el sodio es un nefrotóxico que se encuentra en el agua y que actualmente se consume de manera cotidiana a través de dosis que son dos millones 911 mil 735 veces más altas.

Por eso, Olvera Rodríguez externó que cuando escucha hablar a “los señores del gobierno, simplemente a mí, en lo particular, me aburren, porque no saben de lo que hablan, repiten como pericos lo que aprendieron, tal vez en la prensa o en la radio. Ni son estadistas, ni analíticos ni nada”.

En su opinión, los gobiernos federal, estatal y los municipales solamente dan cumplimiento a la recomendación de la CNDH de manera parcial, pues –insistió- “no es un grupo interinstitucional completo, porque falta la parte de la sociedad civil tlaxcalteca.  Subrayó que las autoridades no tienen un interés genuino en torno al problema de la contaminación que enfrenta el río Atoyac-Zahuapan y sus afluentes.