Pide Steiset que negociaciones con la UAT se apeguen a lo que marca su contrato colectivo

Tras asentar que son conscientes de las políticas de austeridad y recursos limitados en la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT), el secretario general del Sindicato de Trabajadores y Empleados de Instituciones de Educación Superior del Estado de Tlaxcala (Steiset), Alberto Enrique Méndez Catalán pidió a las autoridades que las negociaciones sobre su pliego petitorio de 2019 sean con estricto apego a lo que establece el contrato colectivo de trabajo vigente.

En rueda de prensa, el dirigente gremial refirió que desde el pasado 18 de diciembre presentó ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) el emplazamiento a huelga para el próximo 8 de febrero contra la UAT por incremento salarial del 10 por ciento y la revisión de las 38 cláusulas del contrato colectivo de trabajo. Mañana jueves sostendrá la primera reunión de avenencia con las autoridades universitarias.

“Estamos solicitando un incremento directo al salario del 10 por ciento y que se modifiquen algunas cláusulas del contrato colectivo, como son renta, pasajes, despensa, que están directamente ligadas al salario, pedimos incrementos a las prestaciones de quinquenios, estímulos, bonos y aguinaldo”, apuntó.


Abundó que el rector Luis Armando González Plasencia ya tiene conocimiento del pliego petitorio, pues el mismo día en que depositaron su emplazamiento a huelga se trasladaron a la oficina del funcionario universitario para presentárselo.

En ese encuentro,  hizo hincapié en que el sindicato está en la mejor disposición de llevar unas mesas negociadoras de respeto y de diálogo, pero sobre todo “dejando muy en claro que deben estar también en irrestricto apego a lo que marca el contrato colectivo de trabajo”.

“La revisión tiene el objetivo de lograr un equilibrio entre los factores de la producción, el capital y las personas como trabajadores, sabemos también que la universidad no es una empresa que tenga fines de lucro, que lo que busca es el mejoramiento de la educación para que salgan estudiantes mejor preparados y nosotros estamos muy acorde y apoyamos esta finalidad”.

Pero, abundó Méndez Catalán, también consideramos que las demandas sindicales de los trabajadores deben ser mejoradas, pues “desgraciadamente, a través de los años, se ha generado un impacto a la economía familiar, por eso es importante que se den incrementos sustanciales que la subsanen”.

En cuestión de revisión salarial, consideró que no podrá ser del 10 por ciento como lo exigen, pues regularmente se autoriza el mismo porcentaje que se otorga a la UNAM, que este año aceptó ya el 3.35 por ciento, “entonces, a veces es difícil romper esos topes, pero creo que existe la disponibilidad y el diálogo por parte de las autoridades universitarias, no nos debemos encasillar precisamente en ese porcentaje”.

“Sabemos que por las políticas de austeridad, no podremos llegar al 10 por ciento de incremento, pero rompiendo una décima o dos, creo que es un avance muy provechoso” para los 549 agremiados al Steiset. También dijo estar consciente de que este año la UAT tendrá un presupuesto prácticamente similar en cantidades al de 2018.

El líder sindical descartó que tengan que llegar a la huelga para lograr un acuerdo.