Pide iglesia a autoridades acciones concretas de seguridad

“Hoy lamentamos esa cultura de violencia y de muerte”, por lo que  es tarea de las instituciones generar proyectos, estrategias y acciones concretas para brindar seguridad a la cual todos tenemos derecho, requirió monseñor Jorge Iván Gómez, administrador de la Diócesis Tlaxcala.

Así lo aseveró en el mensaje que pronunció en la tradicional Bajada de la Virgen de Ocotlán, patrona de la ciudad capital, justo en la parada realizada frente al ayuntamiento y a un costado de Palacio de Gobierno.

La procesión inició la madrugada de este lunes, cerca de las 02:00 horas. Inició un recorrido de aproximadamente siete kilómetros, acompañada de feligreses, seminaristas, religiosas y miembros de la Diócesis tlaxcalteca.


Entre cantos, oraciones y las notas de bandas de viento, la virgen tránsitó por algunas calles con tapetes de aserrín multicolor. Como cada año, la primera parada la hizo en la Capilla de Indios.

Más tarde realizó otra en el Hospital General y una en la Central Camionera. En la catedral de Nuestra Señora de la Asunción, 16 sacerdotes concelebraron una misa, en la que la petición fue por “nuestro pueblo que sufre de grandes problemas”.

“Por un mundo que va olvidando los valores de la verdad… y por un mundo marcado por el egoísmo”, expresaron.

Los sacerdotes oraron también  “por un  mundo herido por la inseguridad y la violencia” y anhelaron afianzarlo en uno nuevo de alegría, paz y amor.

Después de la parada en el ayuntamiento, la procesión siguió su trayecto hacia “El Pocito” y posteriormente rumbo a la Iglesia de Ocotlán, a donde llegaría alrededor de las dos de la tarde.