Pide Araceli valorar las propiedades del pulque

“¡El pulque es una bebida artesanal, noble y milagrosa!”,  establece Judith Araceli Morales Villareal. Valora a la bebida por sus propiedades curativas e invita a degustarla.  “¡A rescatarla!”.

Judith Araceli Morales Villareal promueve el consumo del pulque como bebida artesanal, milagrosa y noble a través del Grupo Pulmex en varias partes del estado
Judith Araceli Morales Villareal promueve el consumo del pulque como bebida artesanal, milagrosa y noble a través del Grupo Pulmex en varias partes del estado

La representante del Grupo Pulmex de Nanacamilpa, se ufana de la mejor herencia de sus antepasados.

“Para nosotros es muy importante; estamos tratando de recuperar una tradición que data desde principios de nuestro tiempo”, expone.


Araceli participa con un stand en ferias de artesanías. “Es algo muy sano que nuestros tatarabuelos, bisabuelos y abuelos consumían como algo normal para conservarse sanos”, explica a sus clientes.

“Antes, el pulque natural era como tomar agua. Lo acostumbraban. Era la bebida de la gente del campo”, abunda envuelta en una genuina elocuencia.

“Mi abuelo –cuenta– murió a los 98 años de edad, con toda la dentadura completa. Era una persona perfectamente erguida; si no hubiera sido por el accidente que sufrió seguramente hubiera vivido más tiempo”.

Mientras termina de organizar su stand, Araceli abre un espacio a La Jornada de Oriente y afirma: “El pulque tiene muchas propiedades”.

“Anteriormente la gente era muy longeva; hoy día, la gente mayor no llega más allá de 68 o 70 años de edad y además con muchas enfermedades: diabetes, cáncer, gastritis, tantas y tantas”.

Conocedora a fondo de esta bebida, precisa: “Lo que no se sabe es que el tomar pulque todos los días beneficia a la salud. Brinda energía”.

“El aguamiel sirve para personas diabéticas, pues les ayuda a conservar los niveles de azúcar. Eso sí, no hay cura para esa enfermedad, pero sí ayuda a mantener una condición mejor”, asienta.

“A una temperatura tibia –detalla– permite descongestionar las vías respiratorias. Si se consume al tiempo natural, sirve para limpiar el aparato digestivo. Nos quita úlceras, el reflujo”, ahonda.

“¿Para qué queremos tanto medicamento si tenemos esto?” y si lo ingerimos con moderación nos ayuda a cuidar la salud”.

La experimentada productora remarca las propiedades de la bebida. “El tomarlo no afecta riñones ni el hígado, por el contrario, nos fortalece. Baja los niveles de triglicéridos; son muchas cosas en las que nos ayuda. El pulque es muy noble”, expresa.

“¿Han oído el mito de la mentada muñeca (excremento) del pulque?, pues es eso, un mito, que surgió porque el pulque estaba en auge y cuando la cerveza quiso entrar al mercado, los productores empezaron a decir lo de la muñeca para que la gente se asqueara”, aclara.

“Tan solo hay que saber curar un pulque; al que no sabe hacerlo se le corta. Por eso es una tontería imaginar que le pongan algo así a este producto si muchas veces no admite siquiera una fruta mal mezclada”, subraya.

Araceli dice que un buen pulque “no tiene por qué oler mal; al contrario, se debe antojar probarlo”.

También resalta las propiedades del maguey, planta a partir de la cual se produce el pulque.

“Evita la erosión de la tierra y en el pasado era utilizado para delimitar terrenos. Hoy día, si ya se lo acabaron fue por sacar el gusano y el mixiote”, anota.

“Pero –acusa– no saben realmente lo que están haciendo porque un maguey es como un árbol y también con su destrucción estamos afectando al ecosistema”, dice.

“¡Claro, claro, el pulque es la bebida milagrosa; algo que deberíamos conservar”, añade.

Araceli Morales se queja de la restricción por parte de los gobiernos para autorizar la venta de pulque en establecimientos fijos.

“Nos dicen que no, que porque está saturado, que ya no hay permisos para bebidas alcohólicas, pero ésta es artesanal y tiene alcohol, pero en menos grados que una cerveza, de la que es más fácil consentir su venta en cualquier lugar”.

El tinacal y el Grupo Pulmex están ubicados en San Felipe, municipio de Nanacamilpa. Pertenecen a la familia de don Cenobio Becerra.

“Los precios de venta son porque detrás de ellos está el trabajo de muchas familias. Hay recolectores y resembradores; además el transporte y otros gastos”, señala.

“De esto vivimos, pero –lamenta– está llegando la hora de que esto se está volviendo incosteable… el supuesto apoyo que brindan las autoridades queda en el discurso, por supuesto”.

Admite que hay apoyo del gobierno, pero agrega que existe una asociación de pulqueros “y sólo se benefician ellos, los que están arriba”. Predomina el amiguismo y el compadrazgo.

“Sólo pedimos que nos dejen trabajar junto a quienes, entre comillas, también expenden pulque, pues no es de la misma calidad que la de Pulmex. Nosotros no vendemos cantidad sino calidad. Es nuestro mayor orgullo”.

Actualmente el sector que más lo consume es el de los jóvenes. “Un muchacho nos dijo, cerveza, en la tienda de la esquina, pero pulque solamente en escasos lugares”.