Pedro dejó el box para triunfar en el atletismo

De joven aspiraba a seguir el ejemplo de su padre en el pugilismo, pero en un accidente en su centro de trabajo perdió las partes más importantes de su cuerpo para triunfar en los cuadriláteros, ya que un corto circuito en un chip de tajo le cortó las dos manos.

Desde entonces, Pedro Meza Zempoalteca ha dado gracias a dios por permitirle seguir vivo y aunque ya no pudo continuar en el boxeo, ahora es atleta que participan en pruebas de fondo, lo que le ha valido tener éxito en justas nacionales e internacionales.

A sus 39 años de edad, este hombre originario de Santa Catarina Ayometla se esfuerza a diario para tener una actitud positiva y sacar adelante a sus hijos, una joven de 17 años de edad y un adolescente de 13 años, para lo cual cuenta con el apoyo de su esposa en las buenas y en las malas, “estoy agradecido con ella, no tengo con qué pagarle todo lo que ha hecho por mí y estamos bien”.


En entrevista con La Jornada de Oriente, Pedro relata que actualmente compite en pruebas de medio fondo y la maratón.

“Practicaba el boxeo, pero el 13 de noviembre de 1999 tuve un accidente en la empresa Enertec, en el que perdí los dos miembros superiores y de ahí me dije que ya no podría boxear, por lo que consideré otras opciones como la natación y el atletismo, al final me incliné por las pruebas de medio fondo y la maratón”, detalla.

Su decisión por practicar el atletismo es porque esta disciplina se presta más para sus posibilidades en el estado, pues la única alberca del Instituto del Deporte del Estado de Tlaxcala (IDET) está hasta el municipio de Tetla de la Solidaridad y trasladarse hasta allá le implica invertir tiempo y dinero desde Santa Catarina Ayometla, “sí me queda un poquito retirado”.

En cambio, destaca, “en el atletismo tengo la pista de Zacatelco cerca, además los lunes y viernes practico en el Parque de la Juventud y los miércoles en Panotla”.

Recuerda que el 16 de septiembre de 2001 participó en una competencia de 3 kilómetros en Ayometla y ganó, “me dije: sí soy de aquí, puedo hacer algo en el atletismo. Inicié entrenando con mi compadre Alfonso Meza Morales, luego con Antonio Nava Álvarez, después con Bernardo García Hinojosa y actualmente con el profesor Luis Ordóñez Valdés”.

–¿Cómo ocurrió el accidente de trabajo?

–En Enertec se fabricaba la tapa y la caja del acumulador, se hacía con inyectores de plástico y un molde que tiene una parte fija y otra móvil. La parte móvil era para cerrar la puerta de seguridad del molde para esperar a que se inyectara el plástico y en 20 o 25 segundos se abría automáticamente el molde y yo sacaba la pieza, explica.

Ahonda que mientras no se cerraba la puerta, el molde no tenía por qué cerrarse, pero en aquella ocasión “abrí la puerta para sacar la pieza y el molde se cerró. Hubo un corto circuito en el micro chip y la puerta me cortó las dos manos”.

A pesar de este desaguisado, Pedro agradece a dios que le hayan auxiliado de inmediato sus compañeros de trabajo, los supervisores y el médico de turno. “Me llevaron al hospital de San José del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la ciudad de Puebla”..

Pedro combinaba el box con su trabajo, ya que a la familia de su padre le gustaba ese deporte.

“Mi padre fue boxeador amateur y uno de mis hermano fue profesional, llegó a pelear 10 rounds y yo llegué a pelear seis. Mi padre nos inculcó este deporte desde que éramos pequeños”. rememora el atleta.

–¿Te decepcionó dejar el boxeo por el accidente?

–No, cuando vi mis manos que estaban prensadas en el molde, mi único pensamiento fue aceptar la voluntad de dios y pedirle que me permitiera vivir porque tenía en ese entonces una hija de 6 años de edad.

“Agradezco a dios que me haya dado esa oportunidad, nunca me he cuestionado por qué me pasó eso a mí, al contrario, he dado muchas gracias y eso ha sido bueno para mí porque he salido adelante, me he sabido aceptar”.

–¿Cómo le ha hecho para salir adelante?

–Una de mis frases es que con voluntad, constancia y disciplina se logran muchas cosas, se triunfa en la vida. Para empezar hay que tener voluntad de vivir, de hacer las cosas lo mejor que se puede, siempre dar un extra. Lo que hagas, debes hacerlo extraordinariamente bien. Como atleta debo ser constante en mis entrenamientos, no debo fijarme si hace frío o calor, tengo que estar concentrado en lo que tengo que hacer y la disciplina implica descansar y dormir bien, son muchas cosas, eso me ha ayudado mucho y doy gracias al creador por darme la oportunidad de volver a nacer para triunfar.

Pedro ha ganado medallas en campeonatos mundiales y en los Juegos Panamericanos de Argentina. En 2013 ganó en Lyon, Francia, la medalla de plata en la prueba de maratón. Años antes ganó preseas en las pruebas de mil 500 y 5 mil metros.

–¿Qué le diría a la población para que salgamos adelante?

–Les hago una invitación a que se integren a una actividad física. En la actualidad es un problema la obesidad, que es la madre de muchas enfermedades. Una de las formas para evitar eso es el deporte. El deporte nos fortalece físicamente e intelectualmente.

“También invito a las personas a que lean para tener pensamientos positivos y optimistas, creo que así Tlaxcala va a crecer. En tanto, las autoridades deben invertir más en el deporte, porque cuando se destinan recursos al deporte, se invierte en tres cosas: deporte, seguridad y salud”.

Explica que se ayuda a la seguridad porque los jovencitos y niños que están en el ocio, si hubiera más infraestructura deportiva, toda su energía la van a descargar en el deporte; asimismo ayuda a la salud porque el proverbio griego dice que cuerpo sano, mente sana y viceversa.

–¿Qué tan importante son las manos para usted?

–Sí son importantes, pero dios me ha dado la habilidad para salir adelante. Tengo mi carro, puedo manejar; como solo, me cepillo los dientes solo, me baño solo. Cuando pierdes un miembro del cuerpo se te desarrollan más otros y es lo que he notado y he estado experimentando. Por eso, la invitación que hago es que nos cuidemos.

–¿Cómo logró desarrollar la habilidad de sus brazos para hacer lo que nos comenta?

–Uno se da esa oportunidad, decir que yo puedo, yo soy capaz, nunca limitarse a decir no voy a poder.

Pedro insiste en su exhorto a la sociedad en general, tenga o no tenga una discapacidad, a que nunca utilice la negación en su forma de vida, “al contrario hay que ser positivos. Cuando hay una crisis económica, hay que despertar el intelecto y no echarle la culpa a los demás, sino empezar por nosotros mismos. México es un país de oportunidades y aquí llega uno hasta donde uno quiere llegar”.

–¿Ha sido discriminado por su condición física?

–No me he dado cuenta, al contrario, he sido aceptado y me han apoyado.