Necesario, capacitar y certificar en oficios a trabajadores de la construcción: AMIC

La presidente de la Asociación Mexicana de la Industria de la Construcción (AMIC) en Tlaxcala, Claudia Ivette Palafox Hernández observó la necesidad de emprender un programa de capacitación y certificación en oficios dirigido a los trabajadores de este sector, a efecto de elevar la calidad de la mano de obra local para que sea reconocida en el ámbito internacional, pues son cientos los paisanos que prestan sus servicios en el extranjero y no tienen condiciones laborales adecuadas.

Citó que la industria de transformación y automotriz de Tlaxcala han hecho bien el trabajo para capacitar a los operarios, pero en la industria de la construcción “nos queda mucho por hacer”.

Palafox Hernández refirió que la localidad de San Francisco Atexcatzingo, municipio de Tetla de la Solidaridad, se caracteriza por exportar mano de obra para la construcción y eso contribuyó con una parte en los 237 millones de dólares que captó el estado por concepto de remesas en 2017.


“Existen casos documentados donde países como India y China exportan trabajadores en el sector de la construcción en condiciones inhumanas, no muy lejanas a las que pueden experimentar los migrantes mexicanos. En contraste, existen casos de empresas tlaxcaltecas que trabajan para transnacionales con muy buenos resultados en Panamá, Colombia, Venezuela, etc”, agregó.

Sin embargo, reconoció que es difícil medir el número de migrantes que trabajan en el sector de la construcción en los países de Norteamérica, pues en la mayoría de los casos al balancear entre quedarse en su localidad de origen con escasas oportunidades y los riesgos de cruzar ilegalmente hacia otro país, endeudarse o vender lo poco que tienen para pagar el viaje y la gestión, sin olvidar el costo social de la desintegración parcial de familias, la mayoría decide tomar el riesgo de migrar.

Estimó que tal vez el sector más legalizado es el agrícola, donde los paisanos viajan a Estados Unidos y Canadá para el cultivo y cosecha de alimentos, “aunque muchas historias se tejen en esos programas, ya que se pueden dividir por igual los casos de éxito y otro tanto los casos críticos y de abuso hacia los compatriotas”.

Las remesas que reciben los mexicanos, principalmente del país vecino del norte, fueron por más de 27 mil millones de dólares en 2017 en el país, lo cual acelera los mercados, propicia mejor calidad de vida de los familiares que se quedan en México, son el sustento de adultos mayores e incluso existe el programa 3 x 1 migrantes de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) que incentiva las obras de beneficio comunitario.

Por último, mencionó que hace un mes platicó con personal de una constructora colombiana que desarrolla vivienda en zonas exclusivas en Puebla y no tiene pensado regresar a su país, ya que busca más oportunidades en la región  y ahí es donde los jóvenes empresarios pueden apostar para tener contratos, sin necesidad de migrar a otro país.