Obras de centro comercial en la capital afectan patrimonio cultural y natural: Ramos

Autoridades estatales y municipales así como el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) incumplieron con las normas mínimas para la regulación de la construcción de un centro comercial junto a la iglesia de San Dieguito o capilla de San Diego de Alcalá, ubicada en la capital tlaxcalteca, la que está siendo afectada por las obras de ese magno proyecto.

Así lo denunció la presidente de la asociación civil Tlaxcala Pro Defensa y Conservación del Patrimonio Cultural y Natural, Yolanda Ramos Galicia, quien lamentó que una vez más el Centro INAH-Tlaxcala se preste a este tipo de atropellos arquitectónicos que atentan contra los bienes culturales e históricos de la entidad.

“Concretamente nos referimos a la monstruosa construcción que se lleva a cabo junto a la iglesia de San Dieguito, monumento histórico situado en el Boulevard Guillermo Valle de nuestra capital, la iglesia se encuentra seriamente afectada por los sismos recientes del año pasado”, observó.


La mega construcción, abundó la también investigadora del INAH, albergará un centro comercial que no sólo afecta al patrimonio cultural, sino que destruye la panorámica e invade al cerro el Mirador, de la comunidad de Atempan, que es patrimonio natural de la ciudad de Tlaxcala.

El mega proyecto en cuestión se trata del Parque Vértice que se construye en terrenos donde se encontraba la Planta Nestlé, y que en su parte trasera colinda con la iglesia de San Dieguito, la cual resultó con severos daños por el sismo del pasado 19 de septiembre por lo que las misas se ofician en el atrio.

De acuerdo con Ramos Galicia, este nuevo centro comercial –paradójicamente ubicado frente a otro conjunto comercial– originará conflicto vial en todo el entorno urbano y creará un caos en todos los sentidos. “Y las autoridades de los tres niveles de gobierno, bien gracias”.

“No es posible que, en pleno siglo XXI, no se planifique el desarrollo de nuestra ciudad de Tlaxcala, sino  por el contrario se omiten estudios interdisciplinarios”, apuntó la también ex directora de El Colegio de Historia de Tlaxcala.

“Sí existen permisos de las diversas autoridades competentes en la materia, INAH, la Dirección de Ecología, la Secoduvi, el ayuntamiento capitalino, entre otros, pero no se cumple con las normativas mínimas para regular este tipo de macro proyectos, lo cual permitiría impulsar la sustentabilidad y la protección del patrimonio cultural y natural así como el desarrollo económico con respeto absoluto a nuestra historia y a la sociedad”, expuso.