Nuestra Feria Tlaxcala 2017… Cumple 55 años, pero festeja como ¡191 años!

Nuestra Feria Tlaxcala 2017… Cumple 55 años pero festeja como ¡191 años!

Nuestra Feria Tlaxcala 2017. Al abrir la página web el primer tema que se visualiza es el título “Nuestra Feria”. Sigue la transcripción de un párrafo y una cita de los que no dan la fuente. Quizá lo tomaron de la revista Buen viaje. Pero no se tomaron la molestia de buscar la fuente original.

Llama la atención que repitan el dato. “Esta, es una de las más antiguas del país, cuyo origen data del año 1826”.  En 2012 en La Jornada de Oriente-Tlaxcala publiqué una serie de cinco artículos sobre la feria de Tlaxcala. No encontré el antecedente que confirme ese dato. Ojalá nos hagan llegar su fuente sobre nuestra feria.

El primer artículo se tituló: “La feria de Tlaxcala, 50 años en busca del padre”. Ahí se apunta que: entre los meses de septiembre y octubre, el gobernador de Tlaxcala,… Anselmo Cervantes Hernández, recibe información de que Tlaxcala sería visitada por el presidente Adolfo López Mateos. Es la última gira del gobierno federal. Porque en diciembre se destaparía a Gustavo Díaz Ordaz como candidato a la Presidencia de la República.


Entre las tareas que tiene en mente el gobernador. Está la construcción de un “Centro de Exposiciones Estatales” que se convierta en: “espejo que refleje a los ojos de propios y extraños el esfuerzo que ha desarrollado la gente de nuestro pueblo en todos los órdenes…”

Surge la idea de aprovechar “el kilómetro uno de la carretera a Texmelucan” que fincaría un distribuidor vial en forma de trébol y un moderno puente sobre el río Zahuapan para acceder a la ciudad capital…, Además queda junto al rancho del charro y cuenta con suficiente espacio para el “ganado bravo, vacuno, lanar, porcino, caballar y los stands para las industrias y las artesanías y los productos agrícolas”. Así nace nuestra feria.

El empresario en diversos sectores productivos

En agosto, el gobernador designa un “arquitecto egresado de la Universidad Cuauhtémoc, … [que] se ha desempeñado como empresario” como presidente del Patronato de la Feria. Quizá para estar a tono con la canonización de los Niños Mártires busca información y encuentra la cita de entrada.

Si hubiera sido nombrado con mayor anticipación hubiera podido leer a fray Diego Durán en “Historia de las indias de la Nueva España e islas de tierra firme”.   Descubriría que: “A ocho de Agosto según nuestra cuentan celebraban estas naciones el mes noveno de su año por el órden de veinte días como los demás. Llamaban á la dicha fiesta que en principio de este mes celebraban con todo el regocijo posible Miccailhuitontli el cual vocablo es diminutivo y quiere decir fiesta de los muertecitos y á lo que de ella entendía según la relación fue ser fiesta de niños inocentes muertos á lo cual acudía el vocablo diminutivo y así lo que en la ceremonia de este día y solenidad se hacía era ofrecer ofrendas y sacrificios á honra y respecto de estos niños”.

“… conviene á saber porque era preparación y aparejo de la venidera que la llamaban la fiesta grande de los muertos donde se les hacía á los grandes su solenidad. La figura del signo de este dia era un muerto amortajado á la manera que ellos amortajaban sentado en un asiento el cual imaginaban ellos en aquel tiempo en el cielo y así como planeta de aquellos días lo pintan entre las nubes. Era la fiesta principal de los tecpaneca…”

“… se sacrificaba gran número de hombres…, porque el comer en ellas carne humana la hacían toda doble y solenísima… de aquel día donde había carnicería de hombres y potages de sus carnes…” (Durán 1880:288-291)

Asimismo, tuvieron en su antigüedad rastro de la eternidad

Quizá no se acordó -o nunca ha leído- a Diego Muñoz Camargo: que escribió una Historia de Tlaxcala en la que asienta: “Asimismo tuvieron en su antigüedad rastro de la eternidad, porque después de esta vida sabían y entendían los naturales de esta tierra haber otra vida, que era aquella en donde tenían su habitación y morada los dioses en donde estaban en continuos placeres y pasatiempos y descanso.

Tuvieron asimismo noticia de que había nueve cielos…, donde hay perpetua holganza, porque cuando algunos Caciques de suerte o personas de calidad morían, los enterraban en bóvedas acompañados de doncellas de servicio y con alguna de sus mujeres, y con ellos se enterraban vivos hombres corcovados y enanos…, para el camino que llevaban hasta llegar a la gloria y lugar de los dioses.” (Muñoz 1892:129).

“Cuando algún Cacique o Señor moría, le ponían en unas andas asentado y muy ataviado, …, y llevándolo en sus hombros los más principales de la República, lo llevaban hasta una gran foguera que estaba hecha, acompañado de sus hijos y mujer, lamentando su fin y acabamiento, e iban otros pregoneros de la República pregonando sus grandes hechos y hazañas, trayendo a la memoria sus grandes trofeos, y allí públicamente le echaban en la foguera, y con él se arrojaban sus criados y criadas y los que le querían seguir y acompañar hasta la muerte.

Allí llevaban grandes comidas y bebidas para el pasaje de la otra vida de descansos, y después de quemado recogían sus cenizas y las guardaban amasadas con sangre humana, y les hacían estatuas e imágenes para memoria y recordación de quién fue. (Muñoz 1892:146-152)

Nuestra Feria Tlaxcala 2017… Cumple 55 años

El V y último artículo se publica el 26 de octubre de 2012: “De exposición estatal a gran feria de Tlaxcala”. Apunta que en “50 años lo que inicialmente se piensa como “Centro de Exposiciones Estatales” se convierte en “Feria-Exposición”, después se agrega el adjetivo de “Nacional”, más tarde “Hospitalaria y familiar”, luego alcanza el rango de “Gran Feria Tlaxcala, escaparate de la cultura, tradiciones y costumbres de los tlaxcaltecas; muestra del trabajo y esfuerzo de nuestro pueblo que se afana por vivir mejor”. Y en 2017 simplemente “Nuestra feria”.

Refiriéndose al evento de 2012: “La feria abre el día miércoles con un desfile que recorre las principales calles de la ciudad capital y culmina en el recinto ferial, la mayor parte de los participantes son carros alegóricos de escuelas de educación básica y media superior ya que es responsabilidad, como desde 30 años, de la Dirección de Cultura, Recreación y Deporte de la SEP.

La flor tlaxcalteca también sufre cambios, primero se integra con la Señorita Tlaxcala y comparten ambos cetros luego se separan. La Señorita Tlaxcala también bifurca con Nuestra Belleza. A los 50 años llega como un evento escolar en la que se designan dos reinas: la reina de la feria, y la reina de las flores “Xochiquetzalli”, cuya coronación se hace al final del desfile, en el Teatro del Pueblo.

Para esta celebración (2012), el Patronato se inventa cosas nuevas, entre otras, la representación de la “Fiesta de las Flores Andantes” o Xochiquetzalli “la deidad que es expresión del amor, el sexo, el placer y el orgasmo femeninos”. El 1er Festival de Bandas de Viento”, y la presentación de las cinco orquestas sinfónicas infantiles y juveniles con que cuenta la entidad. En 2017 nuestra feria cumple 55 años.

Cumple 55 años pero festeja como ¡191 años!

Dentro de la cultura gastronómica y después de que la paella -iniciativa de Joaquín Cisneros Fernández- se convierte en “el platillo” de la feria. Ahora se realiza como todos los años, un “Gran Festival de Paellas”. Lo que se complementa con la muestra gastronómica que ha sido convertida en “nuestra gastronomía. Un orgullo tlaxcalteca.”

En una tierra de reses bravas –y hombres mansos, dijo Reyes Heroles- no puede faltar la fiesta brava. Esta se realiza en cuatro modalidades; las conferencias de temas taurinos, las novilladas, las tientas de vaquillas y las corridas de toros. Es de llamar la atención que las ganaderías tlaxcaltecas organizan ocho tientas de vaquillas.

En 50 años, la exposición permanente agrícola, ganadera, industrial, comercial y cultural de Tlaxcala se achica para quedar simplemente en “comercial, cultural, artesanal”. Lo agrícola y ganadero mantiene un espacio reducido, pero es más el ganado menor que se presenta. Los toros de lidia desaparecieron del recinto.

La industria también perdió presencia. De contar con un pabellón creado exprofeso ahora se le acondicionaran instalaciones en el Centro de Convenciones para que 21 empresas, ocho de las que se encuentran en los parques industriales de Tlaxco, Tetla y Huamantla muestren sus productos. Esto refleja –según funcionarios de Sedeco- el potencial en el ámbito industrial y de servicios.

Son 55 años de la exposición, feria-exposición, feria-exposición tradicional y familiar, feria-exposición nacional, Gran Feria Tlaxcala,  y ahora Nuestra Feria. El lugar se constituye en el espacio donde se detiene el tiempo. Permite que las diferencias sociales se olviden. Durante casi un mes, todos se codean con todos. Y al final lanzan un grito al aire asumiendo que lo vivido es lo que nos da identidad. ¡Felices 55 años! Aunque nuestro empresario  le celebre ¡191 años!