No queremos espectáculos mediáticos, sino acciones reales

(I de II)

A partir de 2014, cada 30 de julio se conmemora el Día Mundial contra la Trata de Personas. Como hemos insistido en diversas ocasiones, las conmemoraciones no deben convertirse en eventos de celebración o en meros espectáculos mediáticos; deben ser más bien espacios en los que se evalúa la situación real de la problemática, sin minimizarla.

Tal es el caso del actual gobernador de Tlaxcala, Marco Antonio Mena, quien en el Plan Estatal de Desarrollo (PED) 2017 –2021 (página 171), señala que la trata de personas es una problemática “focalizada en la zona de Tenancingo” (sic) y que “este fenómeno no es exclusivo de nuestro estado y debe ser abordado desde una perspectiva regional”.


Estas aseveraciones muestran que  la vinculación entre las diferentes instancias estatales con las municipales ha sido muy débil y justo la elaboración del PED significaba el momento en el que se debía de haber fortalecido la política pública que combatirá el problema de la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual, la cual no sólo comprende una zona.

Para el caso del trabajo a nivel municipal, en junio de 2016 se solicitó –vía acceso a la información–, a los municipios de Tetlanohcan, Mazatecochco, Tlaxcala, Quilehtla, Ayometla, Acuamanala, Teolocholco, Tlaltelulco, Chiautempan, San Pablo del Monte, Papalotla, Xicohtzinco, Zacatelco, Axocomanitla y Tenancingo –la mayoría de ellos posteriormente señalados en la Solicitud de Alerta de Violencia de Género (AVG)– informar sobre las acciones emprendidas ante la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual; procesos de capacitación a su personal en materia de prevención y detección de la trata; su participación en actividades convocadas por instituciones del gobierno del estado y número de establecimientos a los que se les había otorgado licencia en el giro de bares, centros botaneros, hoteles, moteles y auto hoteles. Es lamentable que los municipios de Mazatecochco, Zacatelco y Axocomanitla no entregaron la información solicitada.

Después de seis meses de insistir, el Centro Fray Julián Garcés obtuvo la información y de ella se derivan las siguientes conclusiones:

Respecto a las acciones realizadas, la mayoría de municipios considera que la única labor para enfrentar la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual es la detención y señala que no les corresponde a ellos, omitiendo su responsabilidad en la prevencion y la canalización de víctimas.

Algunos municipios señalaron que sí realizan acciones, sin embargo, las mismas no corresponden a la acción frente al delito de trata; por ejemplo, alguno señaló como accion “poner lámparas de luz”, y en este caso es importante resaltar que los tratantes pueden enganchar a plena luz del día y en espacios públicos.

Sobre capacitación recibida, 10 municipios refirieron no haber tenido capacitación específica sobre el tema y en donde hubo algún curso, solo fue para personal de la Dirección de Seguridad Pública.

En cuanto a las acciones en vinculación con el gobierno estatal, solamente un municipio, mencionó haber realizado acciones en coordinación con alguna institución del gobierno estatal.

De los permisos de funcionamiento a hoteles, moteles, auto hoteles y centros botaneros en el periodo de 2014 a 2016, se informó que se otorgaron licencias para: 20 hoteles, 20 auto hoteles, 35 moteles, 203 bares y 73 botaneros.

En este sentido preocupa particularmente el caso de Teolocholco, el cual informó que otorgó licencias de funcionamiento a 11 hoteles, tres auto hoteles y 19 moteles; y lo controversial es que el municipio se ubica en el denominado corredor de la trata –vía corta Puebla–Tlaxcala–, a pie de carretera y no se caracteriza como un municipio con vocación turística.

Es claro que durante la pasada administración estatal, a pesar de existir una Estrategia Estatal contra la Trata y una ley en la materia, que obliga a un trabajo coordinado entre gobierno estatal y autoridades municipales, la coordinación nunca se concretó, lo cual contribuyó a que la operación de las redes de trata continuara y que cada vez más municipios se vieran afectados.

Para enero de 2017, las nuevas autoridades asumieron sus cargos y también los diversos pendientes, entre ellas una realidad donde la trata de mujeres y niñas se ha agravado y, a casi siete meses, las acciones ejecutadas para combatir el delito entre autoridades estatales y municipales –y de las que hablaremos en la siguiente colaboración– están enfocadas a evitar que se decrete la Alerta de Violencia de Género en Tlaxcala, pero no se definen como una política pública transexenal.

El fin de semana antepasado vimos como nota de ocho columnas a funcionarios estatales y municipales, tomarse la foto y anunciar una semana de “actividades culturales y recreativas”, en el marco del 30 de julio, Día Mundial contra la Trata. De verdad sería decepcionante que el gobierno estatal y los municipales celebren con espectáculos mediáticos, una fecha tan importante, cuando el delito se ha acrecentado y la dignidad de las mujeres y niñas ha sido pisoteada con  la complicidad de personajes que han tenido alguna responsabilidad en la función pública.

PD. Ojalá y las autoridades encuentren la diferencia entre CELEBRAR Y CONMEMORAR y logren una verdadera coordinación de trabajo, aunque no esté señalado en el PED.