No descarta edil que se practique el huachicol en Terrrenate

Aunque no se ha registrado algún caso relacionado con la sustracción ilegal de combustible o huachicol en el municipio de Terrenate, el edil Felipe Fernández Romero no descartó la posibilidad de que este delito sea una práctica en esta Comuna, si bien no en grandes niveles.

Consideró que el blindaje que se ha establecido en las entradas del municipio, a través de operativos y puestos base de elementos de seguridad y militares, ha permitido que el huachicol no sea uno de los delitos de mayor índice en Terrenate.

“No se han encontrado casos de huachicol, pues han sido blindadas las entradas al municipio, posiblemente sí lo exista, porque no puedo decir que esté totalmente erradicado, pero no en proporciones grandes o de tener una bodega o un almacén, pero pareciera que sí pueda haber”, indicó.


Abundó que entre las acciones para combatir la delincuencia en esta Comuna se realizan rondines y se colocan puestos base en las entradas al municipio, sin ningún horario fijo, sino que son instantáneos, con el apoyo del Ejército, particularmente el destacamento que está en Huamantla, y de la Coordinación Estatal de Seguridad Pública (CES).

Fernández Romero aseguró que su administración ha invertido para mejorar la seguridad en el municipio, pues a principios de año fueron adquiridas tres unidades vehiculares nuevas convertidas a patrullas, se equipó con algunos aditamentos a los elementos y se impartieron cursos sobre el primer respondiente.

Esto ha dado como resultado la posibilidad de que se arme a más de la mitad de los 46 efectivos con que cuenta el cuerpo de policía municipal, pues “cuando llegamos a la administración solamente había cuatro, que tenían acreditados las exámenes de control y confianza”.

Refirió que el delito que más se comete en esa demarcación es el vandalismo, riñas en bailes populares y en celebraciones entre familias, pero “ahorita hemos podido controlarlo”.

Reconoció que por el momento los policías municipales no cuentan seguro de vida, pues “si yo ingreso 20 policías los mandamos primero a los exámenes de control y confianza, si logran pasar, de esos 20 van quedando cuatro, dos o a veces ninguno, entonces seguimos con el trabajo de seleccionar”.

“Ahorita ya tenemos más del 50 por ciento de los policías armados y vamos a empezar a buscarles el seguro de vida, pero no puedo darle seguro de vida a uno y a otro no, porque se hace un desbarajuste ahí mismo, entre la misma organización policial”.