Ningún feminicidio será ocultado: PGJE; la tercera parte de asesinatos corresponde a mujeres

De aproximadamente 15 homicidios dolosos registrados en lo que va del año, cinco fueron perpetrados contra mujeres y de estos uno ha sido asentado como feminicidio, informó José Antonio Aquiáhuatl Sánchez, encargado de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), quien aseguró que ningún caso se va a ocultar y que se cumplen protocolos en las indagaciones, a fin de que deriven en aplicación de sanciones máximas a los responsables de cometerlos.

Expuso que la mayoría de carpetas de investigación referentes a asesinatos de mujeres, han sido radicadas por homicidio, debido a “un problema técnico-jurídico. Nosotros no podemos iniciarlas por feminicidio como tal, porque cuando nos dan aviso del hallazgo de una persona sin vida, solo así se reporta, sin datos del sexo”.

Sin embargo, puntualizó que se va a tipificar al momento de tener elementos, como el levantamiento de cadáver, el reconocimiento de la persona y “cuando ya vemos efectivamente una línea de investigación probable, que fue por cuestiones de género, es cuando judicializamos”.


Una vez que el asunto se lleva a un juez de control –añadió- es cuando tenemos que tipificar como feminicidio, pero en total son tres momentos: uno, cuando se judicializa; dos, cuando se pide vinculación a proceso de investigación por feminicidio, y tres, cuando se formula acusación para llevarlo a un juicio.

Explicó que en el propio juicio todavía se puede clasificar un homicidio como feminicidio hasta llegar a un juicio oral, por lo que subrayó que el tema se va a poder tocar procesalmente en esas etapas diferentes.

“El feminicidio puede existir, pero jurídicamente no se puede establecer hasta en tanto no haya elementos básicos jurídicos”, recalcó el funcionario que hace unos días quedó a cargo de la PGJE, tras el nombramiento de Tito Cervantes como secretario de Gobierno.

De los cerca de 15 homicidios dolosos registrados en lo que va de este año en el estado –mencionó-, cinco son de mujeres (y representan la tercera parte de la totalidad), de los cuales uno fue tipificado como feminicidio desde un principio, pues se reportó el sexo, la vestimenta y el lugar donde fue hallado el cadáver, es decir, hubo datos suficientes para clasificarlo de esta manera.

Comentó que no hay tiempos específicos para desarrollar las indagaciones, pues son variables y en función de cada caso; “hay homicidios en los que se han obtenido datos importantes, como en los más recientes, donde hay testigos presenciales y hay señalamientos hasta de vecinos”.

“Esos, puede decirse, los podemos terminar muy rápidamente, pero hay otros en los que no hay datos más allá de lo que fue el levantamiento del cadáver y donde mucha gente no quiere prestar esa declaración… la PGJE ejecuta labores de inteligencia mediante cámaras y otro tipo de herramientas, sin testigos necesariamente, pues eso ha dificultado poder avanzar en las investigaciones”.

De los asesinatos de mujeres cometidos el año pasado, el funcionario refirió que a él le correspondió trabajar de manera operativa en la integración  del caso más emblemático, relativo a una joven (Jazmín) ultimada por compañeros de trabajo (sus subordinados) en el municipio de Mazatecochco.

Dijo que la indagación “fue muy rápida” y se logró la detención de dos personas, las cuales enfrentan un proceso para llevarlas a juicio a fin de dictarles sentencia.

Acentuó: “El tema de homicidio y feminicidio no es algo que nos implique una investigación diferente, lógicamente tienen un tratamiento totalmente distinto y más que nada la penalidad que se va a imponer”.

A  la persona que incurre en un homicidio calificado la sanción es de 20 a 50 años de prisión y a la que perpetra un feminicidio, es de 30 a 70 años, precisó.

Aquiáhuatl Sánchez sostuvo que el feminicidio “lo tenemos bien claro en la PGJE, ningún caso se va a ocultar, ahí se tiene la carpeta, lo que se trata es que en su momento se judicialice como tal cuando tengamos elementos jurídicos suficientes”.

Agregó que la PGJE ha sostenido reuniones con grupos sociales y con familiares directos de las víctimas, para explicar la parte jurídica. “Pensarían que por no radicar como feminicidio eso va a implicar una mala investigación o una opacidad, lo cual es falso. Aunque radiquemos como feminicidio u homicidio, la investigación continúa y se va a judicializar en su momento”, remarcó.

Existe certeza de que los protocolos para realizar las pesquisas se cumplen, con la finalidad de que la persona que sea llevada a un juzgado como responsable, “alcance las sentencias máximas”, contestó.

Respecto de los señalamientos de Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), en el sentido de que la situación se ha tornado crítica en la entidad debido a los feminicidios, contestó que se deben tener claros dos temas, el de prevención y el de investigación.

“Porque el trabajo de la Procuraduría debe ser el de la investigación, a partir de que recibimos la denuncia, iniciamos la carpeta y empezamos a trabajar las líneas con policías, peritos y Ministerios Públicos”.

El otro tema -anotó- es importante y también tiene que ver con policías municipales, estatales y federales, a efecto de prevenir no solo el hecho delictivo, sino también el uso de armas de fuego que han sido usadas en muchos casos, por lo que debe haber coordinación entre las dependencias, pues los hechos dolosos se cometen y la PGJE interviene cuando estos ya ocurrieron.  Afirmó que en reuniones de trabajo este es un asunto primordial, donde la Procuraduría intercederá en lo que le corresponda.

Por separado, Angélica Zárate Flores, directora del Instituto Estatal de la Mujer (IEM), señaló que mantiene comunicación permanente con los 60 municipios y que en los que han mostrado falta de interés, se ha realizado labor de sensibilización.

Pero –indicó- las tareas se han enfocado primordialmente en los 13 que integran la lista de la solicitud de alerta de violencia de género por trata de personas con fines de explotación sexual. Sin embargo, en torno a los pronunciamientos de OSC, contestó que en el IEM “se han hecho esfuerzos y no han sido simulaciones”.

En cuanto a las reiteradas peticiones de alerta de género por parte de organizaciones, la funcionaria afirmó que el IEM realiza su labor y que no le corresponde tomar esta decisión de manera unilateral, pero que “seremos respetuosos si así es… hay atención intensa y una red” para ello.